MI CUENTA | NEWSLETTER

Un sistema patentado hace una década podría ser la solución al problema de los excedentes de purines

El sistema para separar el nitrógeno tendría un coste de puesta en marcha de 60.000 euros como máximo


La que se ha dado en llamar crisis de los purines está siendo primera plana de la actualidad agropecuaria y medioambiental en España desde hace bastantes semanas, una vez que el Ministerio de Industria manifestó su intención de reducir drásticamente y con efecto retroactivo las subvenciones a las plantas de cogeneración eléctrica a partir de purines porcinos. La reacción de las empresas responsables de estas plantas fue inmediata: las 29 existentes en el país se cerraron y, como consecuencia, los miles de porcicultores perjudicados sólo tienen como opciones verter ilegalmente el purín o cerrar sus explotaciones.

Se han empezado a proponer diversas soluciones para paliar este gravísimo problema, que ha generado airadas protestas por parte de los ganaderos, como la que acabó con el vertido simbólico de purines en la puerta del Ministerio de Industria, en Madrid. Desde cambios en la alimentación de los cerdos que reduzcan la cantidad de nitrógeno de los purines hasta sistemas como el que patentó ya hace una década el aragonés Alfonso Azorín Corral y que ahora cobra de nuevo interés para los porcicultores.

Un coste estimado de puesta en marcha de entre 36.000 y 60.000 euros

Azorín Corral declaraba en las páginas de El Periódico de Aragón que un sistema patentado por él hace ahora unos 10 años aportaría una solución barata y sencilla a los propietarios de las explotaciones porcinas para rentabilizar sus purines, tanto a los que los estaban llevando a las plantas de tratamiento como al resto. Su experiencia como técnico de mantenimiento en refrigeración le permitió idear un sistema de separación del nitrógeno de los purines que disminuye la cantidad de contaminantes que llegan al suelo (nitrógeno, fósforo y potasio), permite producir sulfato o nitrato amónico que se rentabilizarían como abonos industriales y, además, esteriliza el abono orgánico resultante del purín ya que el proceso se lleva a cabo a 125 ºC.

Según Azorín, la puesta en marcha del aparataje necesario estaría entre 36.000 y 42.000 euros, “a lo sumo 60.000”. El inventor aragonés se pone a disposición del sector porcino y se puede contactar con él a través del correo electrónico alfonso@alfazo.e.telefonica.net.

Mas noticias

Nuevo método de detección de enfermedades cardiacas en gatos

Hacia un modelo más respetuoso con el medio ambiente

Los veterinarios tienen voz y voto en la CEOE

La clínica veterinaria Vetamic se incorpora al grupo AniCura

Bayer pone en marcha la Petshop Academy

Noticias de interés

EVENTOS