MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

VetMadrid, más avanzado que nunca


Si la fórmula funciona, ¿por qué cambiarla? La Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) dio en el clavo con la ubicación de las salas de conferencias ya el año pasado, y ha repetido fórmula este año. De nuevo, su Congreso Anual constó de dos días y medio de un amplio programa científico, en esta ocasión sobre traumatología y neurología, que se desarrolló en tres salas simultáneas: una central, de mayor tamaño, y dos laterales, más reducidas. Como apoyo a estas dos últimas, la organización volvió a instalar los “corners”, unas zonas con sofás y pantalla situadas fuera de las salas desde donde se podían seguir las ponencias cómodamente en caso de que aquéllas estuvieran llenas.

Según la organización, el congreso, que se celebró entre los días 11 y 13 de marzo en Ifema (Madrid), contó con 2.037 veterinarios inscritos. Además, 205 de ellos participaron en la novedad de este año: el congreso avanzado, desarrollado durante la tarde del jueves 10 de marzo y constituido por unas ponencias de elevado nivel técnico. Por cuarto año consecutivo, VetMadrid se celebró de manera paralela a Propet, la Feria para el Profesional del Animal de Compañía, que contó con la presencia de 235 empresas expositoras. Como en ediciones anteriores, AMVAC organizó también su Congreso de Asistentes en Centros Veterinarios, con la colaboración de ANAVET (Asociación Nacional de Auxiliares Veterinarios). El número de inscritos fue de 325.

Laurent Garosi.
Más difícil todavía
Por primera vez, VetMadrid comenzó su andadura con la celebración de un congreso avanzado, que constó de cuatro ponencias.

En la primera parte, Laurent Garosi, director y jefe del Servicio de Neurología y Neurocirugía de Davies Veterinary Specialists (Reino Unido), habló sobre la espondilomielopatía cervical (EMC). Según indicó Garosi, es un trastorno multifactorial que se caracteriza por una compresión de la médula espinal cervical debido a la estenosis del canal vertebral, resultado a su vez de la malformación vertebral asociada o no a cambios degenerativos secundarios de las estructuras que rodean la médula espinal. “La etiología de la EMC no se conoce bien y siguen sin resolverse muchas cuestiones sobre su patogenia, la evolución natural de la enfermedad y la función de los tratamientos médicos frente a las distintas opciones quirúrgicas que se han considerado para este trastorno”, indicó el especialista. Las dos técnicas quirúrgicas posibles son las de descompresión directa -como la ranura ventral, la laminectomía dorsal o la facetectomía- y las de descompresión indirecta mediante distracción/fusión. “Teniendo en cuenta la heterogeneidad de los tipos de compresión que se observan en la EMC, no es sorprendente que no pueda aplicarse eficazmente una única técnica quirúrgica. “Actualmente, no hay pruebas concluyentes que demuestren que una intervención quirúrgica sea mejor que otras o, en algunos casos, mejor que el tratamiento no quirúrgico”, concluyó Garosi.

Simon Platt, jefe del Servicio de Neurología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) y presidente electo del comité de credenciales del ACVIM, impartió una ponencia sobre el tratamiento de la enfermedad lumbosacra, que engloba un espectro de alteraciones que producen un estrechamiento del canal vertebral o de los forámenes intervertebrales y, en consecuencia, una compresión de las raíces nerviosas o de su aporte vascular. La estenosis degenerativa lumbosacra (EDLS) es una de las causas de síndrome de cauda equina en perros y los de raza grande, especialmente el Pastor Alemán, son los que se ven afectados con mayor frecuencia. En ocasiones se habla de “inestabilidad lumbosacra” pero, según Platt, este término no es correcto, puesto que no se ha demostrado relación entre la inestabilidad y la estenosis del canal vertebral. La EDLS se puede manejar mediante tratamiento médico (si los signos son leves o la cirugía está contraindicada) o quirúrgico (cuando el paciente está más afectado, presenta incontinencia urinaria o fecal o bien déficits motores o sensitivos graves). Como técnicas, se recomiendan la laminectomía dorsal a nivel de la articulación lumbosacra, y la foraminectomía (eliminación parcial del pedículo craneal al foramen intervertebral) y facectomía, que permiten descomprimir el foramen intervertebral.

A continuación, Brian Beale, proveniente del centro Gulf Coast Veterinary Specialists (Texas, Estados Unidos) y presidente del Colegio Americano de Cirujanos Veterinarios, impartió la primera de las dos charlas sobre traumatología y expuso algunas de las claves de la realización de artroscopias, así como sus ventajas e inconvenientes. Beale, especialista en artroscopia (las realiza en el 80% de los casos que trata durante su ejercicio clínico), aseguró que “es una técnica que cualquiera de los presentes puede realizar”. Según su experiencia, aproximadamente la mitad de los perros en cuyas radiografías se distingue claramente una displasia de codo, con no-unión del proceso ancóneo, presentan también fragmentación del proceso coronoides. “Es en estos casos en que la artroscopia se vuelve especialmente útil, porque la fragmentación del proceso coronoides no se aprecia tan bien mediante radiología”, comentó.

Para terminar, el único ponente español del programa avanzado, Carlos Macías (del Hospital Veterinario de Referencia Bahía de Málaga; reconocido como especialista en Ortopedia y Traumatología por el Royal College of Veterinary Surgeons), habló sobre la implantación de prótesis de cadera, diferenciando entre las cementadas y las no cementadas. Durante su ponencia, Macías remarcó que, “independientemente del tipo de prótesis de cadera que se use, la complicación posoperatoria más habitual es la luxación, al margen de las complicaciones inherentes a la técnica quirúrgica”. El porcentaje de casos en que aparecen complicaciones e infecciones es similar con las cementadas y con las no cementadas, pero Macías afirmó que prefiere utilizar las no cementadas, cuya técnica de procesado permite dedicar más tiempo a asegurarse de que la angulación final del implante es correcta. Por otro lado, el especialista recordó que si el implante es no cementado y ya se ha osteointegrado, es más difícil realizar la excisión.

Carlos Macías.
Traumatología
Durante la jornada del viernes, Carlos Macías impartió una ponencia sobre problemas musculoesqueléticos en animales jóvenes. El ponente recordó a los asistentes la importancia de llevar a cabo un diagnóstico precoz y de plantear un tratamiento lo antes posible. Cuando se refirió a la displasia de codo, Macías indicó que si el paciente en cuestión es de una raza predispuesta a padecer esta enfermedad y la historia clínica y las lesiones que presenta apuntan a ella, “el animal padece displasia de codo hasta que se demuestre lo contrario”. Además, recordó que en algunas ocasiones el clínico espera identificar radiográficamente la existencia de fragmentación de coronoides para confirrmar la displasia de codo, pero se trata de una lesión difícil de ver mediante radiología. Así mismo, el especialista manifestó su predilección por instaurar un tratamiento conservador en aquellos casos en que la cojera sea leve y de corta duración. “A largo plazo, el tratamiento conservador tiene los mismos resultados que el quirúrgico. Si no funciona, siempre se puede recurrir a la cirugía”.

En lo referente a la osteoartrosis, Carlos Macías puso de manifiesto que entre el 70% y el 80% de los perros jóvenes con síntomas clínicos no requieren tratamiento a largo plazo a pesar de que en sus pruebas radiográficas aparezca esta lesión: “Tratamos pacientes, no radiografías; se puede recurrir al tratamiento conservador en un primer momento, y pasar a la cirugía más adelante si el animal desarrolla la sintomatología”.

Brian Beale también trató la displasia de codo en una de sus intervenciones, donde recordó los tres tipos de lesión que nos podemos encontrar: no-unión del proceso ancóneo, fragmentación del proceso coronoides y osteocondrosis disecante. En cuanto al diagnóstico radiológico, Beale indicó que la radiología supone “la primera manera de ver que existe un problema de codo”, mientras que la artroscopia es, en su opinión, una “técnica sencilla” de realizar en esta articulación. Además, permite una mejor visualización de la región que la artrotomía, y hace posible una retirada más completa de los fragmentos. Mediante artroscopia, también es posible evaluar de una forma más precisa el grado de lesión del cartílago del cóndilo medial del húmero, de la apófisis coronoides medial y de la escotadura troclear, lo que permite al cirujano desarrollar un plan a largo plazo para el manejo de la enfermedad y dar al dueño del animal un pronóstico más preciso. “Lo más importante en el manejo de la displasia de codo es que exista una buena comunicación con el propietario, y corregir las posibles falsas expectativas que se haya podido generar”, concluyó Beale.

El Dr. Beale también impartió una ponencia titulada “Actualización en el tratamiento de la osteoartrosis (OA)”. En lo referente a la utilización de AINE, “el pilar del tratamiento médico de la OA en la medicina de pequeños animales”, el especialista indicó que existen pocas diferencias en los resultados obtenidos con los diversos tipos de AINE disponibles para la especie canina, y recomendó tener varios tipos distintos en la clínica, para tener alternativa en caso de que la primera elección que hemos hecho no funcione. Para la especie felina, indicó que prefiere utilizar carprofeno (1-2 mg/kg PO qd y meloxicam 0,05). Refiriéndose al uso de AINE en gatos, Beale remarcó la necesidad de utilizar dosis bajas durante poco tiempo, puesto que se trata de una administración “extralabel” al no estar estos productos registrados para esta especie. Para concluir, Beale recordó a los asistentes las ventajas que aporta la administración de nutracéuticos como los condroprotectores. A este respecto, uno de los asistentes quiso conocer con qué protocolo los administra. Beale remarcó que, al tratarse de un producto seguro, “lo administraría de por vida si el propietario estuviera de acuerdo con ello”.

Durante la ronda de preguntas, uno de los asistentes quiso conocer la experiencia del ponente en el uso de ácido hialurónico. Beale comentó que prefiere utilizarlo intraarticularmente porque así ha logrado mejores efectos que mediante administración intravenosa. “El ácido hialurónico, que funciona mejor en estadios tempranos, ayuda a disminuir la inflamación y es particularmente útil cuando existe un elevado grado de sinovitis”, indicó.

Alejandro Luján.
Neurología
En su ponencia “Temblores y espasmos”, el francés Laurent Garosi recomendó descartar en primer lugar la intoxicación y las enfermedades metabólicas como causas de la sintomatología clínica. Como ejemplo de estas últimas, el ponente mostró imágenes de una perra afectada de piometra que mostraba temblores en los pabellones auriculares. Tras realizarle la ovariohisterectomía, el animal dejó de sufrir temblores. “Una vez descartadas ambas causas, toxicológicas y metabólicas, suelo instaurar un tratamiento inmunosupresivo con o sin diazepam 0,5 mg/kg BID, durante cinco días. Por otro lado, Garosi recordó que es importante no confundir los temblores con la debilidad.

Alejandro Luján, diplomado por el European College of Veterinary Neurology (ECVN) y cuyo ejercicio clínico se desarrolla en la Clínica Veterinaria La Merced de Calpe y el Hospital Ars Veterinaria de Barcelona, fue otro de los especialistas en neurología seleccionados por AMVAC. En una de sus charlas, sobre diagnóstico de enfermedades infecciosas del sistema nervioso, Luján recordó la importancia de factores predisponentes como la dieta o el ambiente. Con respecto al diagnóstico, Luján recordó que unos resultados anómalos de la analítica sanguínea nos ayudan a confirmar la existencia de un proceso infeccioso. Se debe realizar un frotis sanguíneo, que en ocasiones permite el diagnóstico directo del agente causal. El perfil bioquímico debe ser lo más completo y el análisis de orina obtenida mediante cistocentesis aséptica, junto con la citología del sedimento puede ser diagnóstico en determinados casos como en enfermedades fúngicas. El cultivo de orina puede identificar la bacteria o el hongo responsable de una discoespondilitis. El análisis del LCR permite constatar la inflamación del SNC en la mayoría de las infecciones del SNC. La punción se debe realizar lo más cercana a la lesión si ésta es focal o en la cisterna lumbar si el problema es generalizado con el fin de aumentar la probabilidad de conseguir un resultado significativo. La radiología en ocasiones puede orientarnos, como por ejemplo cuando existe una obstrucción de las bullas timpánicas. “Para localizar la lesión, el mejor método de diagnóstico es la resonancia magnética pero, para conocer la causa, siempre debemos extraer y analizar muestras de líquido cefalorraquídeo o biopsiar”, remarcó Luján.

Por su parte, Simon Platt, durante su ponencia sobre cojeras de origen neurológico, remarcó lo importante que es conocer las zonas cutáneas que corresponden a cada nervio para optimizar la exploración del paciente. “La exploración neurológica del paciente es la herramienta más útil; el diagnóstico por imagen únicamente nos confirmará lo que la exploración nos ha indicado”. Con respecto a la etiología de la cojera de origen neurológico, Platt comentó que lo más frecuente es que se produzca debido a un traumatismo. La característica que mejor define a la cojera por traumatismo es que no empeora, pero el problema es que puede parecer que sí lo hace, lo cual dificulta un poco el diagnóstico. En caso de que la causa de la cojera sea una enfermedad inflamatoria de la raíz nerviosa correspondiente, la cojera es progresiva y crónica. También es posible que haya más de un miembro afectado a la vez. Si el origen es neoplásico, aproximadamente en el 30% de los casos podremos palpar la masa tumoral, y el pronóstico de la enfermedad dependerá de su localización anatómica. “Siempre hay que considerar el origen neurológico de la cojera, a la vez que el muscular y ortopédico. El tipo de presentación, aguda o crónica, y la progresión de la cojera son las que determinan el pronóstico. El grado de atrofia y los reflejos son los mejores indicadores de implicación nerviosa”, apuntó Platt.

En otra conferencia, Platt eligió hablar de las miopatías y enfermedades de unión neuromuscular, así como de las polineuropatías. Tal y como manifestó el especialista, las causas son distintas en los casos en que la presentación es aguda y en aquellos en que es crónica. “Cuando la presentación es aguda, las causas más habituales son idiopáticas (polirradiculoneuritis), botulismo, parálisis por garrapatas, miastenia gravis de carácter fulminante o intoxicación por organofosforados”. La polirradiculoneuritis es la causa más común de esta patología en perros; es posible que exista implicación de los pares craneales y el diagnóstico se realiza por electrodiagnóstico o por exclusión. Tiene un efecto autolimitante, y requiere entre 4 y 6 semanas de cuidados intensivos de soporte. Se puede sospechar que el botulismo es la causa cuando existen varios animales afectados a la vez, y especialmente si conviven y habitan en exterior (el caso más típico es el de los perros de caza que ingieran aves muertas contaminadas). Con respecto a la miastenia gravis, Platt recordó que el diagnóstico definitivo se realiza mediante titulación de anticuerpos; se trata de una enfermedad que afectará al animal de por vida y, aunque se controle, muchas veces es causa de muerte. El tratamiento de por vida puede ser complicado.

En lo referente a la especie felina, Platt indicó que la miastenia gravis es muy rara. Como esta especie tampoco sufre la infestación de garrapatas, la causa más habitual de miopatías es una hipokalemia. La hipokalemia en gatos causa una debilidad generalizada aguda, dolor muscular y ventroflexión persistente del cuello. Los signos clínicos están asociados a una disminución de las concentraciones de potasio (< 3,0 mEq/l) y a un aumento marcado de la actividad de la CK. Tras el tratamiento con potasio parenteral y oral los signos de la polimiopatía se resuelven y la actividad de la CK vuelve a sus valores normales. La pérdida de potasio por vía renal se asocia a fallo renal crónico y es la causa más importante de hipokalemia en gatos. Enfermedades como la tirotoxicosis, la terapia diurética, vómitos crónicos, diarreas o enfermedad hepática también pueden dar lugar a hipokalemia en gatos. En cuanto a las presentaciones crónicas, la causa más común es la inflamatoria (idiopática o infecciosa). En estos casos hay que biopsiar el músculo.

El ponente habló también de la toxoplasmosis en cachorros, una enfermedad tratable que puede convertirse en intratable en animales jóvenes debido a la atrofia muscular y a la contracción articular que se produce como consecuencia de ella, mientras los huesos siguen creciendo. Además de tratar la enfermedad infecciosa, Platt recomienda administrar prednisona (1-2 mg BID, 14 días) y continuar con el tratamiento al menos durante 4-6 semanas. “Las enfermedades neuromusculares pueden presentari similitudes con las neurológicas. Algunas tienen buen pronóstico, mientras que otras pueden ser fatales. El pronóstico depende de la sintomatología y de la enfermedad subyacente de que se trate”, indicó a modo de resumen.

Propet continúa creciendo
La cuarta edición de Propet, la Feria para el Profesional del Animal de Compañía, se cerró con unas buenas cifras de participación profesional.

La cita, organizada en colaboración con AMVAC, alcanzó según datos de Ifema, crecimientos de más del 12% en varios de sus parámetros, y contó con la presencia de 235 empresas, de las que 127 provenían de 18 países distintos. La superficie del certamen, ubicado en el pabellón 9 de la Feria de Madrid, se incrementó en un 12,57%.

De este modo, Propet sirvió como una ventana para que los profesionales del sector de las mascotas pudieran actualizarse en el conocimiento de productos y accesorios para animales de compañía.

De forma paralela a la exposición comercial, en Propet se llevó a cabo un completo programa de actividades, con un eminente sentido práctico y formativo: el Congreso de Adiestradores, coorganizado por la Asociación Madrileña de Adiestradores Profesionales (AMAP); la Jornada para Criadores Felinos; el Curso de Manipulador de Animales en Centro de Venta; el II Congreso de Entidades de Protección Animal, a cargo de la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (FAPAM); y una nueva edición del Congreso de Peluqueros.
Stand de Grupo Asís Biomedia, el grupo editorial propietario de Argos y Portal Veterinaria Argos, en Propet 2011.

Mas noticias

Eventos Agenda

18 Mayo 2024 - 17 Noviembre 2024

18/05/2024 - 17 Noviembre 2024

Programa en Fisioterapia

Eventos Agenda

18 Mayo 2024 - 15 Febrero 2025

18/05/2024 - 15 Febrero 2025

Programa en Anestesia

Artículos Animales de compañía

17 Mayo 2024

17/05/2024

La gabapentina es una opción segura y efectiva para tratar trastornos de comportamiento en perros

Actualidad Actualidad Veterinaria

17 Mayo 2024

17/05/2024

El investigador veterinario valenciano José Rafael Penadés, nombrado “fellow” de la Royal Society británica

Actualidad Rumiantes

17 Mayo 2024

17/05/2024

El Instituto de Ganadería de Montaña de la ULE busca mejorar la producción del ganado caprino

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS