MI CUENTA | REGISTRARME
PortalVeterinaria

Los veterinarios advierten de los peligros de las garrapatas

Dermacentor variabilis y Amblyomma americanum transmiten la cytauxzoonosis


Cytauxzoon felis es un parásito que infecta a los gatos domésticos y provoca la denominada cytauxzoonosis. Tiene una tasa muy alta de mortalidad. Susan Nelson, una veterinaria y profesora en el Kansas State University's Veterinary Health Center, dice que se pensaba que esta enfermedad la transmitía solo la garrapata Dermacentor variabilis, pero ahora la puede transmitir por la garrapata Amblyomma americanum, que es bastante frecuente en el noreste de Kansas.

“La mayoría de la gente probablemente ha visto una Amblyomma americanum”, dijo Nelson. “Son las que tienen un punto blanco brillante en la espalda.”

La cytauxzoonosis no afecta a los seres humanos o perros. En inglés se llama bobcat fever porque el lince rojo o gato montés de Norteamérica (Lynx rufus) es el principal reservorio de la enfermedad, ya que normalmente no es fatal para ellos.

La mayoría de los casos de cytauxzoonosis ocurren entre marzo y septiembre, lo que coincide con el tiempo en el que los gatos tienen más probabilidades de encontrar garrapatas. A finales de la primavera y principios del verano es el momento de máxima población de garrapatas en Kansas.

Nelson dice que los gatos que viven fuera de los límites de la ciudad tienen un mayor riesgo de contraer cytauxzoonosis, ya que tienen más probabilidades de encontrar garrapatas en un entorno rural. Sin embargo, eso no significa necesariamente que el gato que viva en la ciudad no pueda coger la enfermedad. Si el gato ha contraído la enfermedad, pueden pasar entre 5 y 20 días antes de que aparezcan los síntomas.

“En primer lugar, el propietario notará que el animal está muy aletargado y cansado”, dijo Nelson. “Su apetito se va a reducir. Al tocarlos pueden estar muy calientes, ya que tienden a presentar fiebre alta en las primeras etapas de la enfermedad. A medida que la enfermedad avanza, es posible que aparezcan problemas respiratorios, deshidratación y que el blanco de los ojos o el interior de sus oídos podría empezar a tener una apariencia amarilla, ya que comienza la ictericia. Su temperatura corporal comienza a caer, a medida que se acerca a las etapas finales de la enfermedad”.

Un gato puede estar infectado, incluso si el propietario no ve una garrapata en el animal, ya que el parásito puede haberse alimentado y caído del gato antes de que el animal comenzara a mostrar síntomas de la enfermedad.

No hay vacuna disponible para esta enfermedad. El tratamiento puede ser costoso y, a menudo sin éxito, por lo que es importante tomar medidas de precaución para evitar que el gato sea mordido. Nelson dice que lo mejor que se puede hacer es mantener al gato dentro de casa. Si el propietario no puede hacer eso, entonces debe mantener su jardín bien cuidado.

“Si al gato le gusta estar en el jardín, hay que tratar de mantener el césped muy corto”, dijo Nelson. “A las garrapatas les suelen gustar los pastos altos. Los arbustos se deben recortar y hay que eliminar los residuos alrededor de la casa. Hay que revisar todos los días al gato en busca de garrapatas y buscar entre sus dedos. Si el gato vive con un perro, hay que asegurarse de que se está utilizando algún tipo de control de garrapatas en el perro, ya que podría llevar garrapatas a su casa, que podrían alimentarse del gato”.

Nelson también sugiere que el propietario debería hablar con su veterinario acerca de los productos para el control de las garrapatas para determinar cuál es el mejor para su mascota.

El artículo completo se puede ver en: www.sciencedaily.com.

Mas noticias

Las jornadas de AVESA sobre seguridad alimentaria concluyen con estas 19 conclusiones

Imagen de rihaij (Pixabay)

El papel de los hongos en la enfermedad respiratoria equina

Adelantándose al estrés por calor

Rabobank analiza las consecuencias de la PPA en China

Grupo Asís regala un lote de sus productos en Iberzoo+Propet

Noticias de interés

EVENTOS