MI CUENTA | REGISTRARME
PortalVeterinaria

Una neurotoxina alivia el dolor de perros con cáncer

También podría ser eficaz para seres humanos


Una única inyección alivió el dolor intenso y crónico causado por el cáncer de hueso en una etapa tardía en los perros, según un estudio publicado en Anesthesiology. “Los perros son parte de la familia y hacemos todo lo posible para liberarlos del dolor y del malestar cuando están enfermos”, dijo Dorothy Cimino Brown, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pennsylvania, Filadelfia. “Además de compartir lazos emocionales con nuestros perros, los humanos comparten muchos de los mismos males que nuestras mascotas sufren cuando luchan contra el cáncer. Al estudiar el positivo alivio del dolor que este tratamiento ofrece a los perros, tenemos la esperanza de que también pueda ser eficaz para los seres humanos.”

La evolución del dolor en el cáncer de hueso en los perros es semejante a lo que ocurre en los seres humanos, en los que la frecuencia y la intensidad del dolor son cada vez mayores durante semanas y meses. A medida que avanza el cáncer, tanto los pacientes humanos como caninos experimentan un dolor que altera su vida, lo que afecta en gran medida a sus actividades diarias y a su calidad de vida. El tratamiento estándar para perros con cáncer de hueso en etapa tardía puede incluir opioides, esteroides y radiación paliativa. Todos estos tratamientos pueden tener efectos secundarios negativos.

Los propietarios de 70 perros aportaron sus animales a este estudio. La mitad de los perros recibieron una inyección de una neurotoxina, llamada sustancia P-saporina (SP-sap), así como una atención estándar. La otra mitad (es decir, el grupo de control) recibió una atención estándar sin la inyección de la neurotoxina. La edad media de los perros era de 8 y 9 años y su peso medio era de 40 kilos. Participaron en el estudio varias razas, incluyendo Rottweiler, Labrador Retriever, Golden Retriever y mestizos.

Las neurotoxinas son históricamente conocidas por la enfermedad que pueden causar, como el botulismo, según afirma la Dra. Brown. Más recientemente, sin embargo, los científicos han aprendido a aprovechar las propiedades de las neurotoxinas para usos positivos. Por ejemplo, el botox se utiliza para eliminar las arrugas y SP-sap se utiliza para disminuir el dolor. La parte de SP de la neurotoxina actúa uniéndose a un nervio sensible al dolor y después la parte “sap” se mete dentro de dicho nervio y lo inutiliza.

Al cabo de seis semanas después de comenzar el estudio, el 74 % (26) de los perros en el grupo de control tuvieron que ser “descubiertos” (es decir, se reveló su estado en el estudio) y se tuvo que ajustar su régimen de alivio del dolor en comparación con el 24 % de los perros (8) del grupo que recibió la inyección. Esta fue una diferencia estadísticamente significativa.

Otros resultados del estudio mostraron un aumento del 6 % en las puntuaciones de intensidad del dolor en los perros del grupo de control, mientras que los perros del grupo SP-sap no tuvieron ningún cambio en la puntuación de la intensidad del dolor. Además, los perros del grupo de control tuvieron un aumento del 8 % en cómo el dolor interfería con sus actividades típicas, mientras que los perros SP-sap tenían una mejora del 5 % en esta puntuación de impacto del dolor. Por último, un perro del grupo control respondió con la mejora de la cojera, mientras que 6 perros del grupo SP-sap se volvieron menos cojos. Si bien estos resultados secundarios no fueron estadísticamente significativos, ya que sólo se evaluaron dos semanas después de la inyección, son prometedores.

“El objetivo principal de esta investigación es identificar los avances en el tratamiento del dolor crónico en las personas y los perros, aprovechando el hecho de que los animales domésticos, durante su vida natural, desarrollan muchas de las mismas enfermedades que causan dolor crónico en las personas”, dijo la Dra. Brown. “Además podemos “medir” este dolor en animales de compañía, como lo hacemos en las personas y cuantificar la gravedad y el impacto en las actividades de rutina, la movilidad y el sueño.”

El efecto positivo de alivio del dolor que tenía el SP-sap fue significativo, según el estudio. Proporciona datos prometedores para pacientes caninos que sufren de cáncer y anima a seguir investigando en el uso de SP-sap para el control del dolor crónico en humanos.

La noticia complete se puede leer en http://www.sciencedaily.com/releases/2013/10/131023090420.htm.

Mas noticias

Las jornadas de AVESA sobre seguridad alimentaria concluyen con estas 19 conclusiones

Imagen de rihaij (Pixabay)

El papel de los hongos en la enfermedad respiratoria equina

Adelantándose al estrés por calor

Rabobank analiza las consecuencias de la PPA en China

Grupo Asís regala un lote de sus productos en Iberzoo+Propet

Noticias de interés

EVENTOS