MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Una nueva prueba genética muestra la contribución de las heces de perro a la contaminación del agua

Los residuos de los perros transportan bacterias resistentes a los antibióticos


Los estadounidenses aman a sus perros, pero no siempre les encanta recoger sus excrementos. Y eso es un problema: las heces de los perros que se quedan en el suelo acaban en los cursos de agua y a veces transportan bacterias –incluyendo cepas resistentes a los antibióticos– que pueden hacer enfermar a las personas. Actualmente los científicos han desarrollado un nuevo test genético para averiguar cuántos perros están contribuyendo a este problema de salud, según un informe de la revista ACS Environmental Science & Technology.

Orin C. Shanks, Hyatt C. Green y sus colaboradores afirman que los cursos de agua son susceptibles a recibir muchas fuentes de contaminación fecal, incluyendo filtraciones de aguas residuales y excrementos de los animales de granja y silvestres. La contaminación causada por las heces de perros es un problema, ya que pueden albergar cepas de E. coli resistentes a los antibióticos y otras bacterias y parásitos que pueden infectar a los seres humanos –y hay casi 70 millones de perros domésticos en Estados Unidos. Los científicos han tenido pocas herramientas para determinar hasta qué punto los residuos de los perros se están añadiendo a los agentes patógenos de los ríos, lagos y playas. Los métodos actuales buscan ciertos genes de bacterias intestinales que terminan en las heces del perro. Sin embargo, esto no es infalible –la microbiota de los seres humanos y de los perros domésticos con los que conviven con frecuencia se superponen, lo que complica el análisis. Por este motivo el equipo de Shanks se dispuso a crear una prueba más específica.

Los investigadores desarrollaron un nuevo método de pruebas genéticas para detectar específicamente la contaminación fecal canina en el agua. Identificaron 11 marcadores genéticos que eran comunes entre la mayoría de las muestras de perros, pero que faltaban en los seres humanos. Para determinar si su método funcionaría para aplicarlo en los análisis de agua habituales, se tomaron muestras de agua de lluvia de un jardín de lluvia (en inglés rain garden) donde la gente suele caminar con sus perros. La técnica detectó con éxito algunos de los mismos marcadores que habían identificado como evidencia de residuos canina, lo que sugiere una futura aplicación de los métodos desarrollados recientemente para monitorear la calidad del agua.

Puedes leer la noticia completa en http://www.sciencenewsline.com/articles/2014100119350005.html

*Hyatt C. Green, Karen M. White, Cathy A. Kelty, Orin C. Shanks. Development of Rapid Canine Fecal Source Identification PCR-Based Assays.Environmental Science & Technology, 2014; 140924070331009 DOI:10.1021/es502637b

Mas noticias

Actualidad Animales de compañía

29 Julio 2022

29/07/2022

La crioterapia utiliza temperaturas bajo cero para tratar neoplasias

Empresas Porcino

29 Julio 2022

29/07/2022

Acciones formativas sobre el PRRS en 11 ciudades de toda España

Actualidad Rumiantes

29 Julio 2022

29/07/2022

El 80 % del espacio expositivo de Sepor está ya confirmado a falta de tres meses para la feria

Actualidad Actualidad Veterinaria

29 Julio 2022

29/07/2022

Una investigación señala cinco zonas “muy prometedoras” para la reintroducción del lince ibérico

Actualidad Animales de compañía

28 Julio 2022

28/07/2022

Comprender a perros y gatos puede prevenir el desgaste de las relaciones

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS