MI CUENTA | NEWSLETTER
PortalVeterinaria

La vacunación es una cuestión de salud pública


Imagen: PixabayImagen: Pixabay

La noticia del brote de rabia en Ceuta hace apenas unas semanas encendió la luz de alarma en todo el sector veterinario, no solo en lo que a los animales de compañía hace referencia, sino también a la producción animal. La necesidad de la prevención de enfermedades a través de la vacunación responde a una cuestión de salud pública, dado que las zoonosis no entienden de especies. De ahí la trascendencia del enfoque One Health: solo a través del concepto de una sola salud se puede proteger de manera efectiva a los animales, bien sean de compañía o de producción, a los seres humanos y al medio ambiente. 

Una salud es un enfoque concebido para diseñar y aplicar programas, políticas, leyes e investigaciones en el que múltiples sectores se comunican y colaboran para lograr mejores resultados de salud pública. Muchos microbios afectan tanto a animales como a humanos cuando unos y otros viven en un mismo ecosistema. Los esfuerzos de solo un sector no pueden prevenir o eliminar el problema. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud pone como ejemplo la rabia, que solo se previene de manera eficaz actuando sobre la fuente animal del virus; vamos,  vacunando de manera preventiva a los perros. Esta muestra se puede hacer extensiva a los animales de producción, que también están en contacto con las personas.

Esta coherente postura la defiende todo el sector veterinario, como por ejemplo explicó hace unos días la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC), que instó a que el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, apoyado en criterios de los veterinarios públicos y privados, establezca un programa de pautas vacunales homogéneas frente a la rabia para toda España.

Así, la sanidad debería responder a un enfoque integral, en el que todas las comunidades autónomas trabajasen en la misma dirección, algo que, por ejemplo, no sucede con la vacunación antirrábica en el sector veterinario: “El caso más destacado es el de la rabia. En España, la obligatoriedad de la vacunación es competencia de las comunidades autónomas y las normativas son variadas. De manera que encontramos, desde comunidades muy restrictivas donde la vacuna es obligatoria de forma anual, hasta comunidades donde la vacunación es voluntaria. Actualmente, las comunidades donde la vacunación (sobre todo en perros) es voluntaria son Cataluña, Galicia, País Vasco y Asturias (en esta última solamente es obligatorio vacunar perros potencialmente peligrosos). En el resto, la vacunación es obligatoria”, explica a Portal Veterinaria la doctora Cristina Castillo, del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de Lugo de la Universidad de Santiago de Compostela.

La doctora Cristina Castillo, durante una de sus conferencias.La doctora Cristina Castillo, durante una de sus conferencias.

La experta ahonda un poco más en esta cuestión: “Un reciente estudio publicado en mayo de 2019 por las universidades de Swansea (Reino Unido) y Queensland (Australia) alerta de que las condiciones ambientales, influidas por el cambio climático, tienen más influencia de lo que se pensaba en la transmisión interespecies de determinadas enfermedades, como la rabia”, explica la doctora Castillo.

Vacunar es proteger

La vacunación ayuda a preservar la salud de animales y seres humanos: “Vacunar es proteger y mantener la salud pública. Este acto no ha de hacerse extensivo solo a los perros, ya que gatos y conejos de compañía, cada vez más frecuentes en las consultas, deben de ser protegidos mediante las pertinentes vacunaciones”.

¿Cómo debe ser el programa de vacunación? La doctora Carillo lo explica: “Debe adaptarse a la epidemiología que afecte al animal y al grado de exposición a la infección o riesgo de contagio. Del mismo modo, previo a la vacunación, habrá que proceder a la desparasitación, tanto interna como externa. Aparte de la edad y el estado inmunitario de la madre, unos de los factores que condiciona el programa de vacunación es la zona geográfica en la que habite la mascota, ya que determinadas áreas geográficas presentan una mayor prevalencia de enfermedades. En zonas rurales, en las que no todos los animales están vacunados adecuadamente, o en áreas en las que existen animales silvestres (corzos, lobos, ratas, por ejemplo) el riesgo de infecciones es mayor, y la vacunación debe ser más completa”.

Mas noticias

CEVE señala medidas para que los animales no contraigan listeriosis

¿La presencia de vocalización artificial afecta a las cerdas y a los lechones en lactación?

Los veterinarios, imprescindibles ante un brote de origen alimentario como la listeriosis

AMVAC recuerda que tener un animal de compañía es una gran responsabilidad

El Hospital Veterinario Valencia Sur se incorpora a AniCura

Noticias de interés

EVENTOS