MI CUENTA | NEWSLETTER

Rechazo absoluto a la apertura de más facultades de veterinaria


Imagen: PixabayImagen: Pixabay

La profesión veterinaria se une y suma al malestar y rechazo absoluto de la Conferencia de Decanos y Decanas de Veterinaria de España, que ha pedido la paralización de la apertura de un nuevo grado en una universidad privada de Madrid. Las reacciones generalizadas en toda España no se han hecho esperar ante esta noticia que, en opinión de todos los sectores relacionados, puede provocar una precarización profesional con niveles muy preocupantes. Esto conllevaría, además de “salarios indignos, trabajos poco dignos, etc.”, según explican desde la propia Conferencia de Decanos, “problemas en la asignación de recursos económicos, pérdida de la calidad docente, incumplimiento de los estándares de formación dictados por la Unión Europea, sobresaturación del mercado laboral o aumentar la precariedad laboral”.

La noticia viene de lejos, dado que en junio ya emitió un comunicado en el que informaba sobre la situación actual de la docencia en veterinaria en España ante los proyectos de creación de centros privados en Alicante (UCAM) y Madrid (Universidad Europea de Madrid). En este sentido, España incumple la recomendación de Europa de tener una facultad de veterinaria por entre 7 y 10 millones de habitantes para disponer de servicios veterinarios eficientes. "Contamos ya con 13 facultades, una por cada 3,9 millones de habitantes. Esta situación provoca que nuestro país sea motivo de fuerte crítica en los foros sectoriales europeos. Somos, con Portugal y Reino Unido, los únicos países de la Unión Europea con centros privados", recuerdan desde el Colegio de Veterinarios de Madrid.

La veterinaria nacional no se ha quedado callada y las reacciones se suceden por todo el territorio, como confirma el colegio madrileño: “Compartimos plenamente los informes y comunicados elaborados a raíz de esta noticia por parte de la Conferencia de Decanos y Decanas de Facultades de Veterinaria de España y de la propia Asociación Europea de Facultades de Veterinaria, que obviamente,  son coincidentes en su totalidad con la postura del colegio”.

La veterinaria española se une tras saltar la noticia. De hecho, el Colegio de Veterinarios de Madrid, junto al Consejo General y en colaboración permanente con la Conferencia de Decanos y Decanas y las Asociaciones Europeas del sector, ha trasladado una carta a las autoridades de la Comunidad de Madrid responsables de adoptar la decisión de autorizar esta apertura para mostrar su “rechazo al proyecto” fundamentado en un texto hecho público que se puede consultar en la web del colegio.

En este sentido también se expresa la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC), que recuerda “el grave problema que supone el excesivo número de facultades de veterinaria y de egresados en los estudios en nuestro país”. Así, pide estar alerta ante “las consecuencias de la imprudente decisión política que conllevaría aceptar la propuesta de la Universidad Europea de Madrid para una profesión que, según en Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), incrementó el paro en un 11,28% en el último trimestre”. 

La asociación recuerda que el anuncio de la posible apertura, llevado a cabo por la universidad y que tendrá una inminente resolución, “no haría más que agravar la situación, conllevando graves problemas en la asignación de recursos económicos, sobresaturación del mercado y precariedad del mismo”.

Cifra insostenible

Unos 1.400 alumnos se matriculan cada año en Veterinaria en España en las 13 facultades que existen actualmente, una cifra “insostenible” en opinión del sector “y una de las principales causas de la precariedad laboral de la profesión”. Según datos oficiales, y en comparación con otros países europeos como Francia o Alemania, el PIB de los países y su población, en España en la actualidad hay un exceso medio de 9.400 veterinarios. Una cifra que no parará de aumentar si no se consigue controlar el número de facultades y de matriculados en los estudios. 

AMVAC, igual que otras instituciones, solicita formalmente a los responsables de esta propuesta la “paralización inmediata” de la implantación del Grado en Veterinaria en una nueva facultad. De igual modo, “abogamos por un control real en el número de facultades de veterinaria en España, y del número de matriculados, que ayuden a la dignificación real de la profesión”.

Mejorar la calidad de la formación

Por su parte, la Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios (Fesvet) ha pedido “una veterinaria digna y de calidad” ante esta noticia y también muestra su oposición. La entidad ha emitido un comunicado en el que refleja su rechazo. “Fesvet es contraria a más aperturas y apoya la campaña de movilizaciones impulsada por la Conferencia de Decanos y Decanas de las Facultades de Veterinaria de España y el resto de instituciones veterinarias”, explica.

Fesvet, entre otras cuestiones, apuesta por mejorar la calidad de la formación del veterinario, “para lo que consideramos necesario, además de no aumentar el número de facultades, reducir el número de alumnos por centro de las ya existentes, aumentar la dotación en medios materiales y humanos y elaborar unos planes de estudio flexibles que se adapten a la realidad cambiante del ejercicio profesional”.

Mas noticias

45° Congreso de WSAVA y 26° EuroCongress de FECAVA

¿Son susceptibles de mejora genética las características queseras de la leche de oveja Assaf?

¿Son fiables los test de detección de alergias en saliva y suero?

Relación entre el consumo de energía metabolizable y el crecimiento en perros

España se convierte en el segundo suministrador de porcino de China

Noticias de interés

EVENTOS