MI CUENTA | NEWSLETTER

"La veterinaria necesita unas condiciones laborales adecuadas y el reconocimiento de la sociedad"


Juan Antonio Vicente Báez, presidente del Colegio de Veterinarios de Cáceres y candidato a consejero de la Junta Ejecutiva Permanente del Consejo General de Colegios Veterinarios de España, analiza la actualidad de la profesión.

¿Qué salud tiene ahora mismo la profesión?

Actualmente la profesión veterinaria no atraviesa por su mejor momento, factores como el elevado número de facultades y la consecuente plétora profesional nos han traído hasta una situación cada vez más precaria tanto a nivel económico como laboral. Aunque la veterinaria es un campo con múltiples salidas profesionales, muchas de ellas actualmente están colapsadas y esto nos ha convertido en la profesión sanitaria donde se cobran los sueldos más bajos. 

¿Qué necesidades tienen los veterinarios?

La primera necesidad que tiene la veterinaria en conjunto es que la sitúen en el lugar que por derecho posee a nivel sanitario, con un reconocimiento total en sus prestaciones. Las administraciones tienen que tratarnos con el debido respeto, muchas veces nos ignoran y no cuentan con nosotros en actuaciones en las que deberíamos estar presentes.

Otro tema fundamental es la regulación del número de facultades, es necesario obtener ya numerus clausus a nivel nacional que abarque tanto lo público como lo privado. Controlar el número de egresados que se licencian anualmente en las facultades para lograr una adaptación de la oferta a la demanda. En definitiva, lo que se necesita son unas condiciones laborales adecuadas y el reconocimiento por parte de la sociedad.

¿Por dónde pasa el futuro del sector? 

El sector tiene muchísimos frentes abiertos en función de las distintas áreas de actividad. En primer lugar, podríamos decir que a nivel global se necesita potenciar la especialización y conseguir el reconocimiento de los especialistas en los distintos campos, aquí el Consejo General debe desempeñar un papel clave para regular dichas especialidades, salvo las relacionadas con la sanidad, que es fundamental que estén dirigidas por la Comisión de Especialidades en Ciencias de la Salud, dentro del Sistema Nacional de Salud.

¿Hay muchas diferencias en la profesión según se trate de un veterinario de clínica, de animales de producción o de seguridad alimentaria?

Existe muchísima diferencia entre las distintas salidas profesionales, no tienen nada que ver unas con otras ni en problemáticas ni en formación, por tanto, como comentaba en la pregunta anterior, hay que apostar por la especialización en las distintas áreas de ejercicio profesional y debe ser el consejo general el que lidere este proceso.

¿Cree que la veterinaria es una profesión unida?

La veterinaria es una profesión muy unida, obviamente existe competencia al ser una profesión en su amplia mayoría en ejercicio liberal, pero, todos los veterinarios nos movemos por un objetivo claro y común que es la defensa de nuestra profesión.

¿Cómo considera que la sociedad ve a los veterinarios? 

Uno de los aspectos que tenemos que intentar mejorar es la visibilidad social que se tiene de la profesión veterinaria, es decir, la visión que tiene la gente de esta profesión. La veterinaria en España siempre tuvo un marcado carácter salubrista, muy vinculado a la sanidad local dedicada primordialmente a la preservación de la población humana de los peligros procedentes de la vida animal y medioambiental.

Nos adaptamos a la evolución social y a partir de los años 70 cogen impulso los veterinarios dedicados a los anímales de compañía, que nos han dado durante estos años una proyección social enorme y son ampliamente reconocidos, algo de lo que estamos tremendamente orgullosos. Sin embargo, en este periodo no hemos sabido transmitir a la sociedad que el veterinario participa en muchísimas más funciones y que es el garante de la seguridad de muchos procesos que ocurren en el día a día.

Por este motivo es necesario emprender una campaña que dé a conocer y visibilice estos campos y así conseguir que la gente conozca las diferentes dimensiones de la veterinaria y sobre todo la repercusión que la labor del veterinario tiene en sus vidas.

¿Cuáles son sus planes para mejorar al colectivo si es elegido? 

El proyecto en el que participo de cara a las próximas elecciones del Consejo General busca modernizar la estructura del consejo, adaptarla al siglo XXI. Apostamos por integrar toda la profesión dentro del propio consejo general, contar con profesionales de referencia que colaboren con nosotros y sean los encargados de implementar los programas a desarrollar, es fundamental que se conviertan junto a los integrantes de los colegios en una parte activa de las distintas comisiones que se vayan creando. En este sentido, el consejo general también debe estar abierto y fomentar la participación y debate con asociaciones, sociedades profesionales y sindicatos.

Fortalecer nuestro servicio jurídico es clave para mejorar la defensa de nuestros intereses comunes y también de los colegiados individuales.

La veterinaria debe tener una única voz, que es la voz del Consejo y es este el que tiene que comunicar directamente a todos los Colegios la actividad, la problemática y el objetivo que tenemos de cara al futuro. 

¿Cómo ve la profesión dentro de seis años?

Si conseguimos convencer a nuestros compañeros presidentes y prospera el proyecto que hemos planteado, la profesión dentro de seis años estará mejor posicionada en todos los campos. Es necesario saber el objetivo y los medios para conseguirlo y en nuestro proyecto lo tenemos clarísimo. Puede que el cambio no se logre ni en tres ni en seis años, pero, sí podemos sembrar las semillas, esta es una labor a largo plazo y que debe permanecer en el tiempo para conseguir importantes cambios. 

¿Qué mensaje le gustaría lanzar a la profesión?

Me gustaría mandar un mensaje de optimismo; es decir, tenemos que saber cuál es nuestra meta y a partir de ahí empezar a trabajar para conseguirla. Es fundamental definir la situación de la veterinaria actual y establecer hacia donde queremos evolucionar.

Hay muchos frentes abiertos y tenemos que tenerlos presentes y claros, pero, sobre todo debemos unificar criterios, hablar el mismo lenguaje, para que todos los veterinarios trabajemos juntos en un mismo proyecto. Eso no van a conseguirlo las 11 personas que formen la próxima Junta Ejecutiva Permanente del Consejo General, es una labor de todos, por tanto, necesitamos la integración de la profesión, si lo conseguimos la situación será más positiva y nos espera un futuro más acorde a lo que se merece la veterinaria.

¿Cuáles son sus planes para mejorar el colectivo?

Un aspecto fundamental para mejorar el futuro de la veterinaria pasa por tener una relación directa con la universidad. El consejo general no se puede permitir no estar presente desde el principio en la formación de los que serán los veterinarios del futuro, hay que participar directamente en los planes de estudio para mejorarlos y adaptarlos a la situación real de la profesión, no podemos vivir de espaldas a la facultad, es más, la universidad y la organización colegial tienen que formar un mismo frente.

Mas noticias

La peste porcina africana preocupa también a los productores de alimentos para mascotas

Mónica Alemán, Universidad de California, EE. UU.

“España cuenta con especialistas en medicina interna de excelente calidad que han contribuido con importantes aportaciones”

El Observatorio de la Cadena busca soluciones a la problemática de la industria cárnica transformadora

Modelo de Clínica Veterinaria: Especializado en el rendimiento

Los simbióticos en la dieta de los broilers pueden reducir la colonización intestinal por Salmonella

Noticias de interés

EVENTOS