MI CUENTA |

Ana, veterinaria en Inglaterra: “Nunca me he sentido rechazada por ser extranjera”


Su nombre es Ana, y es una más entre los numerosos jóvenes licenciados en Veterinaria que han decidido salir al extranjero a trabajar. Y eso que nunca había pensado en trabajar fuera de España; como máximo, realizar su último año de carrera en el extranjero, para perfeccionar su inglés.

Ana es una veterinaria de vocación, de las que cuando les preguntaban “¿Qué quieres ser de mayor?” respondía siempre sin dudarlo: “Veterinaria”. Seguramente influyó mucho el entorno familiar: su padre también es veterinario, militar y especialista en équidos. “Desde pequeña me encantaba acompañarlo, visitar diferentes lugares y pueblos, el caso era estar rodeada de animales. Siempre he sentido admiración por el trabajo que tenía mi padre y él me ha enseñado lo bueno y lo malo de esta profesión”, explica Ana.

Clínica veterinaria

En 2013 entró en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, y conforme sus años de carrera fue teniendo cada vez más claro que lo que más le gustaba era la clínica, así como un especial interés por la cirugía de tejidos blandos “Por eso, durante mis años de estudiante he realizado prácticas en diferentes clínicas, sobre todo de pequeños animales”, recuerda Ana, que no obstante tiene en mente un objetivo que no olvida: las oposiciones militares, que siempre han sido su primera opción.

Hace ahora un año, en julio de 2018, Ana terminó sus estudios universitarios. “No me considero una estudiante excelente”, confiesa, “me dedicaba a aprobar las asignaturas, ir a curso por año e intentar disfrutar todo lo posible”.

Pero con su graduación llegó el momento de mirar hacia el futuro, y comenzó a mandar su currículum a clínicas de Inglaterra de la emprea Independent Vetcare, “que ofrecen un programa para nuevos graduados”, explica. En septiembre la llamaron para realizar una entrevista en la clínica Oakfield Veterinary Group, cerca de Birmingham; hoy continúa ahí, trabajando.

Jornada de trabajo

¿Cómo es un día de trabajo para una joven veterinaria española en Inglaterra? “Trabajo unas 10 horas al día, durante cuatro días a la semana y fines de semana libres, explica Ana. “Eso me permite tener un día de descanso o day off, como lo dicen aquí, además de trabajar un sábado de cada mes”.

Su jornada laboral comienza a las 8:30 de la mañana, admitiendo a las mascotas que deben operarse ese día. De 9 a 11 horas pasa consulta, mientras las enfermeras (“en Inglaterra existe la carrera de enfermaría veterinaria”, recuerda) preparan a los pacientes para las operaciones; les colocan la vía, les sedan y hacen las analíticas preanestésicas, si se necesitan, también controlan la anestesia durante la cirugía.

Una vez acabadas las consultas empiezan las operaciones. Las más rutinarias son esterilizaciones de perros, gatos y conejos, así como limpiezas de boca. “En Inglaterra lo mínimo que se pide a un veterinario es saber castrar y esterilizar perros y gatos. Normalmente somos dos veterinarios trabajando en la clínica y nos organizamos para hacer cada uno las diferentes operaciones de ese día, no solemos ayudarnos mutuamente durante las cirugías, digamos que eso es perder mucho tiempo, así que no te queda otra que aprender a operar solo”, detalla Ana.

Las consultas vuelven a empezar a las 14:30 horas, lo que significa que de 11:00 a 14:30 horas hay que levar a cabo las operaciones citadas para ese día y tener tiempo para comer antes de empezar de nuevo con las consultas que acaban a las 18:30 horas, cuando la clínica cierra. Ana resume su día a día de esta forma: “Hay días que apenas hay trabajo y otros que no tienes tiempo para comer, pero así es la vida de un veterinario de clínica”.

A esta joven veterinaria española le llama la atención la eficiencia que se les exige a los veterinarios, y destaca que todo está muy estudiado y protocolizado. “El tiempo de consulta de cada paciente es de 10 minutos, si es algo más complejo puede ser de 20 minutos, y sorprendentemente, da tiempo. Es algo que en España me parecería imposible”.

Pero en esta ecuación los clientes también influyen, ya que “son muy puntuales, algo fundamental para que ese sistema funcione, y valoran mucho el tiempo del veterinario”. En general, comenta Ana, la profesión veterinaria en la sociedad inglesa está muy reconocida, valorada y respetada, y esto tiene su reflejo en un sueldo es más elevado.

Sorprendida para bien

“En general, los ingleses me han sorprendido para bien, les encantan los españoles y nunca me he sentido rechazada por ser extranjera, aunque siempre hay excepciones”, afirma Ana, que se considera muy afortunada porque todas las personas que trabajan con ella le hSoan ayudado mucho a adaptarse y hacerle las cosas más fáciles.

“Mi inglés al principio era bastante cuestionable, me costaba mucho hacerme entender y entender a los clientes, por lo que el inicio fue duro”. Esto la relegó durante los primeros meses a consultas de vacunaciones o consultas que no necesitasen un diagnóstico y tratamiento, “ya que el diálogo en esos casos es muy importante”. Igualmente, al estar en un programa de nuevos graduados, sabían que su experiencia previa era mínima, y por tanto la ayudaban más. “A medida que la confianza en mí misma iba creciendo, mis responsabilidades también”.

Tras casi un año de trabajo en el extranjero, Ana no se arrepiente de su decisión. “He aprendido muchísimo en muchos aspectos y estoy muy agradecida con lo vivido aquí”. Pero eso no quita para se haya cerciorado de la verdad del dicho de que “como en España en ningún sitio”, ya sea por la comida, por el clima o por la forma de vida. “En este país (excepto Londres y grandes ciudades) da la sensación de que solo viven para trabajar y es que entre semana no se disfruta, sales del trabajo y casi todo está cerrado, porque aquí el horario de vida es completamente diferente”, sentencia Ana.

Así, la aventura inglesa de Ana tiene ya fin, y en diciembre de este año volverá a España “para centrarme en estudiar y en conseguir lo que creo que es mi verdadera vocación, la veterinaria militar”.

Un día en la clínica con Ana

Mas noticias

Empresas Animales de compañia

24 Septiembre 2020

24/09/2020

Virbac pone a disposición de los veterinarios las charlas online sobre Stelfonta y el mastocitoma

Empresas Animales de compañia

24 Septiembre 2020

24/09/2020

El uso del equipamiento en el centro veterinario

Articulos Animales de compañia

24 Septiembre 2020

24/09/2020

La terapia láser ofrece grandes ventajas en el tratamiento de enfermedades articulares en perros y gatos

Articulos Porcino

24 Septiembre 2020

24/09/2020

Causas, seguimiento y gestión de la sobreabundancia de ungulados silvestres en Europa

Actualidad Actualidad Veterinaria

24 Septiembre 2020

24/09/2020

Los veterinarios ya tienen una formación específica para ser rastreadores de COVID-19

Noticias de interés

 
 

EVENTOS