MI CUENTA |

Dilemas veterinarios en tiempos de la COVID


Franck Meijboom1, Joost van Herten2  y Jan Vaarten3

El ejercicio de la medicina veterinaria y los dilemas éticos están inextricablemente vinculados. El lema de la Real Asociación Veterinaria de los Países Bajos (KNMvD) y de muchas asociaciones es "Para el bienestar de las personas y los animales" puede parecer inequívoca, pero si se estudia más de cerca no lo es en absoluto. Los intereses de los humanos y los intereses de los animales están habitualmente en desacuerdo entre sí. El veterinario se enfrenta constantemente a dilemas y tiene que decidir qué opción, en lada situación dada, es la buena, la correcta y la justa.

En la actual pandemia de coronavirus, en principio esto no es distinto. Sin embargo, las circunstancias y las preguntas y dilemas específicos serán diferentes. El bienestar de los humanos, especialmente la salud pública, está más bajo presión de lo habitual. Es de interés para todos controlar la propagación del virus lo más rápido posible. Esto implica medidas de largo alcance que nos afectan a todos y tienen un efecto directo en los animales y en nuestra libertad y responsabilidad profesional veterinaria.

La pregunta es cómo lidiar con esto como veterinarios. Todo el mundo entenderá que la atención veterinaria no urgente es mejor que se posponga un tiempo. ¿Pero hasta dónde llegar? ¿Qué se define como urgente? Además, algo que no es urgente en este momento puede volverse crítico a largo plazo. Una cuestión similar se aplica al uso de medicamentos y otras formas de tratamiento, que también pueden usarse para pacientes humanos. ¿Cómo lidiar con la escasez y cómo se puede proporcionar una buena atención veterinaria de esta manera?

Lo crucial en todo esto es mantener la calma y no dejarse influir por las adversidades diarias o por exageraciones y rumores en las redes sociales. Incluso más que en circunstancias normales, es importante que el veterinario asuma la responsabilidad y construya sus decisiones sobre un razonamiento bien fundado y válido. Esto implica, como siempre, sopesar cuidadosamente el valor y los intereses del animal, el propietario, la salud pública y también los del propio veterinario. No es fácil, pero al mismo tiempo ofrece la oportunidad de resaltar la importancia del veterinario. Esto se puede hacer siguiendo tres pasos:

El animal es lo central

En la situación actual también es importante enfocarse en el animal y tener en cuenta lo que le interesa. La situación actual limita las posibilidades, pero sigue siendo importante aclarar lo que, idealmente, es necesario para el animal. Esto ayuda a elegir el aplazamiento de tratamientos en su totalidad o en parte o, por otro lado, a considerar la posibilidad de intervenir de inmediato.

Una comunicación clara

Los propietarios no tienen experiencia de la situación actual. Por eso la comunicación es esencial, especialmente los veterinarios clínicos que tienen contacto directo con los dueños de animales. No se trata solo de explicar lo que se hace o no se hace, sino también de explicar el porqué de cada elección. Hay que lograr que el equilibrio entre los diferentes intereses sea transparente para todas las partes involucradas.

Utilice la experiencia profesional

 Además de su conocimiento de la salud y el bienestar de los animales, los veterinarios tienen un amplio conocimiento general de las enfermedades infecciosas y su propagación, una combinación que ahora es muy importante. Esto permite al veterinario desempeñar un papel importante en la evaluación de la información sobre la propagación del virus por humanos y animales y en proporcionar consejos sobre un comportamiento seguro. El aporte veterinario al debate sobre la relación entre la salud humana y animal también es importante. Está vinculado a una discusión más amplia sobre la medida en que nosotros, como profesión veterinaria, realmente apoyamos la idea de One Health. ¿Cuán estricta o ampliamente vemos nuestro papel en la protección de animales, personas y ecosistemas?

Es posible que estos tres pasos no resuelvan de inmediato todos los problemas, pero puede proporcionar un punto de partida para realizar evaluaciones y elecciones cuidadosas y bien informadas. Permiten responder preguntas sobre inquietudes sobre el "aquí y ahora", pero también con la vista puesta en "allí y en el futuro". Precisamente eso es esencial en esta pandemia de coronavirus y le permite al veterinario continuar desempeñando su papel en el bienestar de las personas y los animales.



1Universidad de Utrecht, 2KNMvD, 3FVE.

Artículo publicado originalmente en la página web de la Federación de Veterinarios de Europa.

Mas noticias

Productos Animales de compañia

29 Julio 2021

29/07/2021

Nuevo Luxador Ergo XS

Actualidad Actualidad Veterinaria

29 Julio 2021

29/07/2021

El Colegio de Veterinarios de Huesca convoca su XI Concurso Fotográfico

Empresas Porcino

29 Julio 2021

29/07/2021

El Envase CLAS de Ceva Salud Animal, un 33 por ciento más respetuoso con el medio ambiente

Actualidad Animales de compañia

29 Julio 2021

29/07/2021

“Que un animal muestre un sesgo más optimista o pesimista puede determinar directamente cómo se comporta”

Actualidad Actualidad Veterinaria

29 Julio 2021

29/07/2021

La OIE señala una tendencia a la baja en el uso de los antimicrobianos destinados al sector animal

 
 

EVENTOS