MI CUENTA |

La OIE llama a no bajar la guardia ante las enfermedades de fauna silvestre que pueden amenazar la salud humana


El grupo de trabajo sobre fauna silvestre de la Organización Mundial de Salud Animal (OIE), que lleva trabajando desde 1994, ha advertido de la importancia de detectar de manera precoz las amenazas de alto impacto para la salud animal que puedan suponer una amenaza zoonótica.

Algunas de las más recientes enfermedades emergentes están asociadas al comercio no regulado de fauna silvestre y con una falta de conciencia de los riesgos que los posibles hospedadores animales intermediarios pueden pueden acarrear a los humanos.

A enfermedades ya conocidas como el SARS o el ébola se ha añadido ahora la COVID-19, cuyo origen es muy probable que esté también en la fauna silvestre. Por eso es muy importante no olvidar nunca el concepto One Health (una sola salud), ni la relación entre humanos, animales y ecosistema para preservar la salud global, así como la necesidad de contar con sistemas de vigilancia integrados que protejan al mismo tiempo el bienestar de los animales y la diversidad biológica.

Detección precoz de amenazas

Por ello, el grupo de trabajo de la OIE sobre la fauna silvestre recuerda que la detección temprana de amenazas de alto impacto para la sanidad animal y la salud humana para aplicar medidas de control apropiadas es fundamental. Esto sólo puede lograrse mediante la notificación oportuna de la aparición de enfermedades de los animales silvestres y domésticos. Para ello, existe la plataforma WAHIS, con una parte propia dedicada a los animales silvestres.

La notificación de las enfermedades de la fauna silvestre incluidas en la lista de la OIE se ha mantenido constante a lo largo de los años. Sin embargo, desde 2012 se observa una tendencia a la baja en las notificaciones de las enfermedades no incluidas en la lista de la OIE.

Teniendo en cuenta la posible amenaza que representan para la sanidad animal y la salud humana, el grupo de trabajo revisó recientemente los criterios para la notificación voluntaria de las enfermedades que no figuran en la lista de la OIE. De esta forma, se pretende facilitar las actividades de notificación y, en última instancia, contribuir a documentar y generar conocimientos sobre los nuevos agentes infecciosos y no infecciosos de la fauna silvestre.

Además, el grupo preparó más de 20 fichas técnicas de enfermedad  cuyo objetivo es proporcionar información clara y detallada sobre estas enfermedades, facilitando así su notificación a la OIE por parte de los miembros.

Enfoque colaborativo para el éxito

La actual pandemia de la COVID-19 ha hecho que destaque la importancia de la colaboración intersectorial para hacer frente a sus efectos devastadores y prevenir eventos similares en el futuro. La OIE reconoce la importancia de consolidar asociaciones con el fin de lograr objetivos comunes.

De este modo, el grupo de trabajo lleva a cabo sus actividades en coordinación con organizaciones internacionales socias de la OIE que trabajan en el campo de la fauna silvestre o la biodiversidad. Con el fin de reforzar este enfoque colaborativo, el grupo estudió la posibilidad de establecer nuevas asociaciones en el futuro, con el objetivo de una mejor coordinación del trabajo en la interfaz humano-animal-ecosistema y con un interés particular en la conservación de la fauna silvestre y la biodiversidad y en su relación con las cuestiones sanitarias.

La economía y el suministro de alimentos se ven amenazados

El grupo de trabajo de la OIE ha recordado también que las enfermedades de los animales continúan propagándose por todo el mundo y algunas de ellas representan una carga para la economía mundial y hasta amenazan con interrumpir las cadenas de suministro de alimentos.

La OIE se esfuerza por controlar estas devastadoras enfermedades animales y ha puesto en marcha estrategias de control a nivel mundial. Si bien la mayor parte de las repercusiones se observan en las poblaciones de animales domésticos, la OIE reconoce la importancia de la interfaz animales silvestres-ganado en el marco de estas estrategias, no sólo para garantizar una aplicación eficaz, sino también en el contexto de la salvaguardia de la fauna silvestre.

En el año transcurrido, el grupo de trabajo contribuyó a reforzar las estrategias de control de algunas de las enfermedades de mayor impacto, como la peste de pequeños rumiantes, la peste porcina africana o la rabia, y emitió recomendaciones sobre la susceptibilidad de los animales silvestres y el control de enfermedades en estas poblaciones, que permiten acciones reforzadas y coordinadas.

Mas noticias

Eventos Agenda

19 Septiembre 2020 - 22 Septiembre 2020

19/09/2020 - 22 Septiembre 2020

Allen D. Leman Swine Conference

Eventos Agenda

19 Septiembre 2020

19/09/2020

Curso práctico de Microcirugía Ocular en patología de la Córnea

Empresas Animales de compañia

18 Septiembre 2020

18/09/2020

El embudo de ventas aplicado a la clínica veterinaria

Actualidad Salud pública

18 Septiembre 2020

18/09/2020

Los veterinarios canarios se ofrecen como rastreadores del coronavirus

Actualidad Animales de compañia

18 Septiembre 2020

18/09/2020

La WSAVA lanza una encuesta para conocer cómo ha afectado la pandemia a los centros veterinarios

Noticias de interés

 
 

EVENTOS