MI CUENTA |

Fesvet lamenta que en las conclusiones del Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública del Congreso siga sin mencionarse a la Veterinaria


El Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública, en una reciente reunión.El Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública, en una reciente reunión.

La Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios (Fesvet) denuncia una vez más la escasa relevancia que se le da a la Veterinaria de Salud Pública en los Grupos de Trabajo de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso, y en particular en el Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública.

Por ello, va a iniciar una ronda de contactos con el Ejecutivo y el Legislativo para tratar de incluir en las conclusiones definitivas de dichos grupos de trabajo sus principales objetivos y las propuestas, que ya fueron enviadas por Fesvet el pasado 29 de junio al Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública del Congreso de los Diputados.

Entre las propuestas veterinarias que incluía el documento están las siguientes:

  • Promoción de la Veterinaria de Salud Pública, entendida como el conjunto de acciones encaminadas a proteger la salud de la población humana frente a peligros biológicos, físicos, químicos o nutricionales derivados de la vida animal o de sus producciones, y que se desarrollan en los ámbitos de la seguridad alimentaria, la salud y bienestar animal, la salud ambiental, la promoción de la salud mediante la formación e información sanitarias, la investigación, y la docencia en salud pública y de la gestión sanitaria.
  • Incorporación y desarrollo de las competencias de la Veterinaria de Salud Pública dentro de la cartera de servicios del Sistema Sanitario Público a través de los correspondientes Servicios Regionales de Salud, en concordancia con lo establecido en art. 8. de la Ley General de Sanidad, y la Ley de Calidad y Cohesión del Sistema Nacional de Salud.
  • Integración en el Sistema Nacional de Salud de todos los eterinarios que desarrollan actividades de control sanitario oficial en el ámbito de la veterinaria de salud pública. Y la creación de la categoría profesional sanitaria “Veterinario de Salud Pública”, homogénea en todo el ámbito nacional, que desarrollaría todas las actividades de control veterinario oficial de protección de la salud, desde la producción primaria, con especial incidencia en la prevención y lucha contra las enfermedades animales, a la calidad alimentaria y la producción alimentaria posprimaria; la tutela de las acciones preventivas frente a las zoonosis alimentarias y no alimentarias, y en general las de prevención de la enfermedad de las personas frente a peligros procedentes de la vida animal y sus producciones.
  • Creación y desarrollo de una especialidad propia, dentro del modelo de formación especializada en ciencias de la salud establecido en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, de Veterinaria de Salud Pública, con el fin de garantizar unas prestaciones de la máxima calidad a los ciudadanos en la protección de su salud.
  • Consideración plena de todos los centros de trabajo de los veterinarios como centros sanitarios, ya que son barrera esencial para el mantenimiento de la Salud Pública Comunitaria. 
  • Desarrollo efectivo del registro nacional de profesionales sanitarios para la profesión veterinaria, y reconocimiento real de la veterinaria como profesión sanitaria en todos los ámbitos sociales y administrativos de actuación, que abarcan tanto el ejercicio público como privado, tal y como recoge la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias.

Reestructuración de la Salud Pública

Igualmente, Fesvet aboga por la modificación de las estructuras de Salud Pública, y lo hace a través de las siguientes propuestas:

Integración orgánica

Fesvet propone la integración orgánica y eficaz de todas las estructuras de Salud Pública dentro del Sistema Nacional de Salud, tanto a nivel ministerial como autonómico.

En el Ministerio de Sanidad esto supondría elevar el rango de la actual Dirección General de Salud Pública con la creación de una Secretaria de Estado de Salud Pública, en la que quedaría encuadrada una Dirección General de Veterinaria de Salud Pública.

En las comunidades autónomas, incorporar a las direcciones generales de Salud Pública dentro de sus respectivos Sistemas Regionales de Salud, y desarrollar un Servicio Regional de Salud Pública.

Esto evitaría la descoordinación actual y por otro lado su aislamiento y marginación presupuestaria a la par que elevaría la coordinación entre la protección en salud pública, la epidemiovigilancia y la asistencia y prevención de atención primaria y hospitalaria.

Unificación del Cuerpo Veterinario de la Administración del Estado

Otra propuesta es la unificación del Cuerpo Veterinario de la Administración del Estado en un mismo organismo dependiente del Ministerio de Sanidad e integrado en el Sistema Nacional de Salud, que abarcaría todas las competencias de la Veterinaria de Salud Pública (el control de higiene, la tecnología y la investigación alimentarias, así como la prevención y lucha contra la zoonosis y las técnicas necesarias para la evitación de riesgos en el hombre debidos a la vida animal o a sus enfermedades).

Fesvet propone que esta estructura tenga rango y nomenclatura de “Dirección General de Veterinaria de Salud Pública”. Este modelo se debería trasladar a las comunidades autónomas integrando las direcciones generales de Salud Pública de cada comunidad autónoma en sus respectivos Sistemas de Salud y formando dentro de cada una de esas direcciones generales una Subdirección de Veterinaria de Salud Pública que agrupe igualmente todas las competencias mencionadas.

Estas estructuras agruparían orgánicamente a todos los veterinarios de las administraciones públicas. Aquellos veterinarios que actualmente dependen “orgánicamente” de otras autoridades diferentes a las sanitarias (como autoridades agrícolas y ganaderas o de medio ambiente), pero que realizan funciones de Veterinaria de Salud Pública, pasarían a depender orgánicamente del Sistema Nacional de Salud a través de la Dirección General del Ministerio o de las Subdirecciones Generales de las comunidades autónomas “de Veterinaria de Salud Pública”, pero conservarían dependencia “funcional” del Ministerio o Consejerías en las que desempeñan sus funciones en la actualidad.

Esta unificación acabaría con numerosos problemas crónicos de descoordinación o vacíos de control en Salud Pública, como es el caso de las zoonosis que no afectan a los animales de producción pero que tampoco caen en el campo de la seguridad alimentaria y que, sin embargo, sí caen dentro de las competencias de la Veterinaria de Salud Pública, o los animales que entran a matadero pero aún no han sido descargados y actualmente no son competencia clara ni de Sanidad ni de Ganadería.

Una de las evidencias más claras de las disfunciones en la prevención y protección de la Salud Pública derivada de una organización anómala e ineficaz, se ha visualizado en el Cuerpo Veterinario de las administraciones públicas durante esta crisis. Si todos los veterinarios oficiales que desarrollan competencias de Salud Pública hubieran estado integrados con dependencia orgánica en el Sistema Nacional de Salud, con toda probabilidad, se hubieran utilizado con máxima eficiencia en todo el Estado sin aumentar el gasto público y reduciendo el riesgo en Salud Pública, y por tanto reduciendo también los enfermos y fallecidos, y reduciendo también el gasto sanitario.

Consideración de los centros de trabajo veterinarios como sanitarios

Fesvet apunta al desarrollo efectivo del artículo 24 de la Ley 33/2011, General de Salud Pública, considerando Centros Sanitarios a todos los efectos a los centros de trabajo de los veterinarios, creando a su vez una red de vigilancia temprana de zoonosis e indicadores de salud a partir de dichos centros veterinarios, directamente conectada con las autoridades sanitarias a través de la Dirección General de Veterinaria de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y de las Subdirecciones Generales de Veterinaria de Salud Pública de las distintas comunidades autónomas.

Las enfermedades zoonóticas y emergentes que afectan a los seres humanos proceden, entre el 60 % y el 80 % de las ocasiones, de los animales, y es en ellos donde se detectan por primera vez. Por otra parte, existen numerosos indicadores de salud humana que se manifiestan en los animales y que ayudarían enormemente a detectar, controlar, disminuir o eliminar riesgos para la Salud Pública. Por estas razones, esta proposición aumentaría enormemente la eficacia de la protección en Salud Pública sin apenas modificaciones presupuestarias o aumentos del gasto.

Mas noticias

Articulos Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Nuevo protocolo quimioterapéutico para el linfoma multicéntrico o mediastínico felino de alto grado

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Calier dona 50 ordenadores para apoyar la formación de jóvenes durante el curso 2020-2021

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Grupo Zendal convoca la II edición de los Internacional Zendal Awards

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

El Vet Symposium 2020 de Royal Canin tendrá formato de streaming

Actualidad Porcino

30 Julio 2020

30/07/2020

Desarrollan un nuevo método que detecta más fácilmente el virus de la PPA

Noticias de interés

 
 

EVENTOS