MI CUENTA |

“La lucha contra el colapso del sistema asistencial pasa por la contratación de inspectores veterinarios y farmacéuticos de salud pública”

Sivepa entiende que así se podrían reforzar las medidas preventivas y de protección de la salud en la calle y denuncia que el déficit de sanitarios asistenciales está agravado por su uso inadecuado frente a la COVID-19.


José Fernández Romojaro, presidente de Sivepa, en una imagen de archivo.José Fernández Romojaro, presidente de Sivepa, en una imagen de archivo.

El Sindicato Veterinario Profesional de Asturias (Sivepa) denuncia que se ha producido una falta de contratación de profesionales de salud pública dedicados a la protección en la calle frente a la COVID-19, y que se ha intentado paliar utilizando personal asistencial que hace más falta en los hospitales, lo que ha ayudado a agotar sus bolsas de empleo. La organización sindical señala que el déficit de profesionales sanitarios obedece en parte a una política de contratación inadecuada. “Esta situación se aliviaría en parte derivando a los profesionales sanitarios adecuados para cada tarea. Además, la lucha contra el colapso del sistema asistencial pasa, inevitablemente y entre otras cosas, por la contratación de inspectores veterinarios y farmacéuticos de Salud Pública para reforzar las medidas preventivas y de protección de la salud en la calle”, explica el doctor José Fernández Romojaro, presidente de Sivepa.

Ante la publicación de una noticia en medios de prensa que asegura que las bolsas de empleo de sanitarios en Asturias están agotadas, Sivepa denuncia que lo que realmente está ocurriendo es la contratación y el empleo inadecuados de los profesionales sanitarios. “Desde el inicio de la crisis no se han reforzado las plantillas de inspectores de salud pública y su trabajo de protección frente a la COVID-19 en la calle no se está haciendo adecuadamente por falta de personal, o lo están haciendo profesionales con perfiles menos adecuados que hacen más falta en la parte asistencial”, apunta Fernández Romojaro.

La organización subraya que ha habido una gran contratación de profesionales sanitarios asistenciales, tales como personal médico y de enfermería, pero que no ha habido contratación y aumento de plantilla en las profesiones sanitarias de perfil preventivo y de protección de la salud. Tal es el caso de veterinarios y farmacéuticos de salud pública, que son los profesionales encargados de la protección de la salud a nivel de calle, y que ha sido la labor sanitaria más imperiosamente necesaria en todo momento desde antes del inicio de la pandemia hasta ahora, y nunca se ha hecho adecuadamente: “Los inspectores de salud pública en Asturias y en España son, fundamentalmente y en su mayoría, veterinarios oficiales de salud pública, y en menor número farmacéuticos de salud pública”, añade.

Estos profesionales no solo han sufrido que sus plantillas no se reforzaran, sino que han visto cómo se les gestionaba con un aumento de burocracia en su trabajo, “mermando su capacidad de protección de la salud a nivel de calle en los momentos en que más necesario está siendo”.

Rayando el intrusismo

En su opinión, lo más incomprensible de todo es que, habiendo un déficit constatado de profesionales para la asistencia, “Sivepa ha detectado que estos se están derivando a labores de control ambiental de la zoonosis COVID-19. Por poner un ejemplo, a la revisión de protocolos sanitarios en ciertos centros y establecimientos. Esta situación es totalmente inaceptable, “a la par que poco eficiente, ya que, además de rayar probablemente en el intrusismo, puesto que la protección en el ambiente de la población frente a las zoonosis es una competencia de los inspectores veterinarios de salud pública (Art. 8.2 Ley 14/86, de 25 de abril, General de Sanidad y Art. 6.2.d Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias), también extrae recursos asistenciales en un momento de máxima necesidad, a la vez que baja la calidad de la protección de la salud a nivel de calle puesto que, para este trabajo de protección de la salud mediante protocolos sanitarios, las profesiones más cualificadas y competentes son los veterinarios y farmacéuticos de salud pública, que son los que están contratados por la Administración para ello por su alta cualificación académica y sus competencias sanitarias”.

Sivepa explica otro ejemplo de este uso inadecuado “y distorsionador” de profesionales sanitarios: “Es la vigilancia epidemiológica, donde también se han derivado profesionales asistenciales e incluso profesionales no sanitarios, en contra de todas las recomendaciones de la Sociedad Española de Medicina Preventiva y Salud Pública, en lugar de contratar veterinarios y farmacéuticos que en otras comunidades autónomas están realizando este trabajo y que cumplen al máximo, y por encima de otros profesionales, los requisitos para hacer un rastreo o vigilancia epidemiológica mucho más eficaz y eficiente que el actual.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

23 Noviembre 2020

23/11/2020

Diagnóstico ecográfico en animales exóticos a un nuevo nivel

Empresas Animales de compañia

23 Noviembre 2020

23/11/2020

Dechra muestra este martes 24 de noviembre cómo diagnosticar las otitis más complejas

Actualidad Animales de compañia

23 Noviembre 2020

23/11/2020

Puntos clave en la lucha contra las resistencias a los antibióticos en la clínica veterinaria

Actualidad Rumiantes

23 Noviembre 2020

23/11/2020

La producción de ovino y caprino ya cuenta con su sello de bienestar animal

Actualidad Actualidad Veterinaria

23 Noviembre 2020

23/11/2020

“Ningún sector puede resolver este problema por sí solo”

Noticias de interés

 
 

EVENTOS