MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Una mejor comunicación es clave para aminorar el agotamiento profesional veterinario

Un grupo de investigadores calculó que el burnout ocasiona pérdidas de 2.000 millones anuales al sector, y con esos datos en la mano ahora quieren buscar soluciones a esta situación.


Un estudio llevado a cabo este año por la Universidad de Cornell llegó a la conclusión de que el agotamiento profesional o burnout ocasionaba pérdidas de 2.000 millones de dólares anuales a la industria veterinaria, casi el 4 % del valor total del sector. Tal y como señala Clinton Neill, profesor asistente de economía y administración veterinaria en la Universidad de Cornell y director del estudio, publicado en Frontiers of Veterinary Science, es importante poner cifras a este problema, ya que “lo hace tangible”. Coincide en este planteamiento con Charlotte Hansen, subdirectora de análisis estadístico de la Asociación Médica Veterinaria Estadounidense (AVMA), quien señala que “cuando oímos hablar sobre el agotamiento profesional, a menudo no entendemos el coste de este”.

Neill y Hansen señalan que es fundamental mostrar la repercusión financiera del burnout en Veterinaria para comenzar a tomar medidas que alivien el problema. La investigación de Neill mostró que más de la mitad de los veterinarios sufrían de agotamiento, según 15.315 encuestas realizadas a profesionales en los Estados Unidos que sirvieron para calcular la prevalencia del agotamiento, la rotación y la reducción de las horas de trabajo.

Según este y otros estudios sobre la prevalencia del agotamiento profesional en Veterinaria, el agotamiento es mayor entre los veterinarios recién graduados, los que tienen una deuda educativa alta, los que pasan mayoritariamente su tiempo con perros y gatos; y entre las mujeres. El costo del agotamiento por veterinario oscila entre 17.000 y 25.000 dólares al año, según el estudio, y es una estimación conservadora, comenta Neill, quien añade que el costo razonable es entre dos tercios y tres cuartos del salario de un veterinario. “Si una consulta promedio genera seiscientos o setecientos mil dólares al año, y tengo dos veterinarios agotados, eso podría costarme hasta cincuenta mil dólares”, apunta. “Eso es bastante dinero en ingresos y ganancias que pueden estar afectando el negocio”.

En busca de soluciones

El siguiente paso es, con los datos en la mano, intentar buscar soluciones a esta situación. "Este es un problema laboral que afecta a la industria", explica Neill, "por lo que queremos brindar una visión diferente, desde un punto de vista organizacional, en lugar de decirles a las personas individualmente que deben afrontarlo ellos solos”. Para encontrar soluciones al burnout veterinario, los investigadores se han unido con la Dra. Sunita Sah, directora del Instituto de Liderazgo Académico de la Universidad de Cornell y profesora asociada de administración y organizaciones, que declara: “Si implementan las intervenciones correctas, los gerentes pueden marcar una diferencia mayor de lo que los individuos pueden hacer por sí mismos para aliviar el agotamiento en sus negocios”.

Hansen, que también colaborará en esta fase de la investigación, está de acuerdo. “Debemos dejar de lado las soluciones individuales, porque no impactan a gran escala”, afirma. “El agotamiento no es solo un sentimiento que alguien puede superar por su cuenta. Se necesitará un cambio en todo el sistema para aliviarlo”.

Los investigadores sugieren que la Veterinaria tome ejemplo de la medicina humana, que ha demostrado con éxito un enfoque doble para abordar los problemas relacionados con el trabajo y brindar apoyo en la vida personal del trrabajador.

“Para las soluciones laborales, los gerentes pueden mejorar sus procesos de comunicación y trabajo en equipo que faciliten la discusión sobre la mejor forma de trabajar y superar los problemas”, explica Sah. La comunicación abierta puede conducir a mejoras que sirvan a todos, al mismo tiempo que crea un entorno psicológicamente seguro para que los empleados expresen sus preocupaciones sin temor a represalias, agrega. “Se ha demostrado que los entornos de trabajo que son percibidos por el equipo como psicológicamente seguros tienen menos estrés, rotación y agotamiento”. Neill está de acuerdo en que la aplicación de ciertos modelos de medicina humana en Veterinaria de manera sistémica e intersectorial podría ser clave, y que los efectos de la pandemia sobre el día a día podrían ser una oportunidad para plantearse cómo trabajamos de una manera fundamentalmente diferente.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañía

15 Abril 2024

15/04/2024

El XXIII Congreso de Especialidades Veterinarias de AVEPA-GTA cierra con récord de participación

Artículos Rumiantes

15 Abril 2024

15/04/2024

Un estudio revela datos interesantes sobre la eficacia de la vacunación en el control de la fiebre Q

Empresas Animales de compañía

15 Abril 2024

15/04/2024

Ginqo lleva su propuesta de alimentación animal responsable a Iberzoo+Propet

Empresas Avicultura

15 Abril 2024

15/04/2024

Elanco organiza un minisimposio para el sector avícola de carne

Actualidad Avicultura

15 Abril 2024

15/04/2024

Un equipo secuencia por primera vez el genoma completo de la gripe aviar altamente patógena en la Antártida

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS