MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

El sector de la sanidad animal se ha relajado en el uso racional de los antimicrobianos

Casi el 20 % de los países miembros de la Organización Mundial de Sanidad Animal aún utiliza antimicrobianos en animales sanos con el fin de aumentar la productividad.


Los antimicrobianos son medicamentos esenciales y su eficacia debe preservarse para el tratamiento, el control y, cuando se necesario, la prevención de enfermedades infecciosas en animales, seres humanos y plantas. En la actualidad, la resistencia a estos medicamentos se ha convertido en un tema de gran preocupación, ya que pone en peligro la salud de todos. Debido a la resistencia a los antimicrobianos (RAM), los informes económicos prevén una pérdida potencial de 1,8 años de esperanza de vida en todo el mundo para 2035.

Si bien la RAM representa un fenómeno natural, puede acelerarse debido al uso indebido y excesivo de antimicrobianos en todos los sectores. Es esencial contar con sistemas de seguimiento eficaces que permitan fundamentar las decisiones relativas al uso responsable de los antimicrobianos.

Desde 2015, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) monitorea el uso de antimicrobianos en animales, considerado como el componente clave de su estrategia para limitar la aparición de la RAM. La base de datos mundial sobre el uso de antimicrobianos en animales “ANIMUSE” (por ANImal antiMicrobial USE) facilita el acceso a este conjunto de información crucial y en aumento. En esta última década, esta iniciativa permitió triplicar el número de países que cuentan con un sistema de vigilancia.

Ahora, el último informe de la OMSA sobre el uso de antimicrobianos en animales, publicado en la 9.ª Reunión del Grupo de Líderes Mundiales sobre Resistencia a los Antimicrobianos (GLG sobre la RAM), celebrada en Suecia, indica que tras varios años consecutivos de baja significativa, se ha producido un preocupante aumento del 2 % en el uso de antimicrobianos en los animales a nivel mundial entre 2019 y 2021.

Ante estos datos, Jakob Forssmed, miembro del GLG y ministro de Asuntos Sociales y Salud Pública de Suecia, ha afirmado que “la necesidad de actuar de manera urgente nunca ha sido tan evidente. Contar con sistemas de vigilancia sólidos es fundamental para respaldar una toma de decisiones informada que permita la implementación de intervenciones rentables contra la RAM en el marco del enfoque Una sola salud”.

Por su parte la directora general de la OMSA, Monique Eloit, ha apuntado que “el sector de la sanidad animal desempeña un papel fundamental en los esfuerzos por frenar la RAM promoviendo un uso más responsable de los antimicrobianos. Por lo tanto, debe recibir un respaldo adecuado que le permita contribuir a la aceleración de la respuesta frente a esta amenaza creciente”.

Medidas preventivas

A la luz de estos últimos datos, es esencial redoblar los esfuerzos colectivos para salvaguardar la salud y el bienestar de las generaciones actuales y futuras preservando la eficacia de los antimicrobianos. La salud de todos está en juego.

De las cuatro acciones clave identificadas para abordar la RAM con eficacia en los animales, las medidas preventivas son la prioridad. Si bien las vacunas, cuando están disponibles, constituyen sólidas aliadas para prevenir enfermedades que, de otro modo, implicarían el uso de antimicrobianos, entre 2017 y 20242 solo se destinaron seis céntimos de cada 10 dólares a I+D en vacunas zoosanitarias. Esto pone de manifiesto la necesidad de fomentar la investigación, el desarrollo y la implementación de herramientas innovadoras en sanidad animal.

Uso de antimicrobianos para la promoción del crecimiento

La promoción del crecimiento implica la utilización de antimicrobianos en animales sanos con el fin de aumentar la productividad. A pesar de los avances significativos alcanzados en la eliminación progresiva de esta práctica, los datos muestran que todavía la utilizan casi el 20 % de los miembros de la OMSA. Lo que es más preocupante es que al menos el 11 % sigue utilizando uno o más de los antimicrobianos de alta prioridad y de importancia crítica para la medicina humana, como la colistina, como promotores de crecimiento.

Igualmente, la OMSA insta a sus miembros a restringir el uso de antimicrobianos exclusivamente al uso médico veterinario y a entablar un diálogo activo con las partes interesadas para lograr la prohibición total del uso de antimicrobianos como promotores de crecimiento, empezando por aquellos de importancia crítica para la salud humana.

Mas noticias

Artículos Equino

21 Junio 2024

21/06/2024

Factores que afectan la medición de la hormona adrenocorticotropa basal en equinos domésticos adultos

Actualidad Salud pública

21 Junio 2024

21/06/2024

La EFSA actualiza su Política de Independencia para reforzar la transparencia y la confianza

Actualidad Animales de compañía

21 Junio 2024

21/06/2024

¿Cómo viajar seguro en coche con perros o gatos?

Empresas Porcino

21 Junio 2024

21/06/2024

Ceva expone 80 pósteres durante el ESPHM 2024

Empresas Animales de compañía

21 Junio 2024

21/06/2024

Ya está aquí la 9.a edición del Concurso Fotográfico solidario de Cantabria Labs Stangest

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS