MI CUENTA | NEWSLETTER
PortalVeterinaria

Los veterinarios de Sevilla analizan cómo sobrevivir siendo una clínica independiente


El Colegio de Veterinarios de Sevilla acogió la jornada “Cómo sobrevivir siendo una clínica independiente. Estrategias de gestión, ¿Cuál es la tuya?”, segunda parte de la formación “El ejercicio de la profesión veterinaria como actividad económica”, cuyo objetivo fue tratar diferentes aspectos de la clínica veterinaria como modelo de negocio. La charla informativa contó con una gran afluencia, ya que logró reunir a más de 50 veterinarios. Juana M.ª Garrido, veterinaria especializada en Higiene y Seguridad Alimentaria y vocal de pequeños animales colegio, destacó en este sentido “la importancia de conocer la situación del mercado para saber cómo tener y mantener una clínica veterinaria”.

Ignacio Mérida Isla y José Hilario Martín, veterinarios consultores de Alquimia Innovative Veterinary Management Solutions, con una amplia experiencia en la clínica de animales de compañía y en la gestión de centros veterinarios, fueron los encargados de impartir la jornada. Hilario Martín habló de las grandes verdades y mentiras que se oyen a diario con relación a la clínica veterinaria. “Es verdad que es buena la especialización en nuestra clínica, pero es mentira que debamos ser los mejores y esto nos beneficie si no conocemos el bien modelo de negocio. Siempre se ha dicho que es bueno que tengamos muchos clientes, pero debería ser mejor buscar tenerlos mejores, o incluso es primordial que ofrezcamos siempre la máxima calidad, pero debemos tener en cuenta que el concepto de calidad va a depender de la percepción particular que tiene cada cliente de esta”, matizó.

En un primer momento se habló de lo que se conocen como las 4P a tener en cuenta en el análisis de un modelo de negocio: Productividad, Precariedad, Prevención y Beneficio (Profit). “Según las estadísticas, entre el año 2008 y 2014 la productividad por veterinario cayó un 21 %. Además, en España, la media por persona está muy por debajo de los 9.000 euros (base imponible) y en los últimos años sabemos que la productividad de nuestros negocios está disminuyendo. Este hecho debe ser objeto de una gran reflexión”, dijo Hilario Martín, quien comentó que hay un exceso de precariedad en el sector. “En el año 2014, el 59 % de las empresas veterinarias estaban formadas por solo una persona, el 0,3 % contaban con más de 20 empleados y, en 2015, el salario medio de los trabajadores en actividades veterinarias era de de 1.000 euros. En cuanto a prevención, tenemos un déficit. En 2015, el 40 % de los hogares españoles tenía al menos un animal de compañía. En España contamos con unos 5 millones de perros y 2 millones de gatos y, aproximadamente, 5.350 centros veterinarios (Fuente VMS)”, explicó.

En cuanto a los beneficios (profit), el ponente planteó una serie de preguntas con el fin de debatir y replantearnos determinadas cuestiones administrativas: “¿Conocemos nuestro BAIT/EBIDTA real? ¿Cómo lo calculamos? ¿Qué salario nos imputamos? ¿El local es propiedad? ¿Nos imputamos el alquiler? ¿Conocemos la productividad por veterinario en nuestro centro? ¿Conocemos lo que nos cuesta el minuto o la hora de un veterinario?”, cuestiones interesantes e imprescindibles a la hora de gestionar con éxito un centro veterinario. 

Bajo el concepto “omnia in bonum”, que viene a ser “todo lo que me sucede”, los ponentes quisieron transmitir que “hoy más que nunca, gestionar el cambio es una imperiosa necesidad y no hacerlo es un suicidio”. Para ello, dijo, “hay que aprender a aceptar la incertidumbre como parte del juego y desarrollar la flexibilidad, la creatividad, la innovación y el esfuerzo permanente de los comportamientos del cliente para hacer frente”.

Modelos de negocio

A continuación, Mérida abordó los modelos de negocio y aquellas acciones que debemos tener en cuenta para valorar si un centro veterinario es rentable o no. “Es muy importante conocer las distintas herramientas que nos permiten conocer el negocio y gestionar de forma correcta una clínica veterinaria. Estimamos que la clínica veterinaria es una parte muy pequeña del negocio relacionado con las mascotas, aún siendo la parte que tiene mayor valor, mayor productividad y, en cambio, es la que tiene menores beneficios. Existen otras líneas de negocio aparte de la clínica propiamente dicha que contribuyen al modelo de negocio en el que nos encontramos, como son la alimentación, la peluquería, el laboratorio, los planes de salud, los seguros, los distribuidores, los medicamentos, la tienda, entre otros, y que debemos tener en siempre en cuenta”, aclaró el ponente. 

A medida que avanzaba la sesión y se iban aclarando diferentes conceptos, se pudo tratar la importancia de tener un plan escrito con la inversión y los incentivos para la empresa para los próximos 3 o 5 años. Mérida trató diversos aspectos que influyen de forma directa tanto en la rentabilidad como en la propia evolución del negocio a medio y largo plazo. “Es importante plantearse por qué adquirimos unos determinados productos para nuestro trabajo diario y no otros. En ocasiones usamos la evidencia científica, valoramos el precio más competitivo o el más caro, nos dejamos aconsejar por nuestro proveedor habitual porque confiamos en su experiencia o por los beneficios asociados a la compra. Todos los aspectos debemos analizarlos y tenerlos en cuenta ya que afectan a la calidad del funcionamiento diario y a la obtención de beneficios por nuestro trabajo”, concluyó.

Durante una hora y media se pudo debatir sobre diferentes aspectos a tener en cuenta en la gestión diaria de la clínica veterinaria para poder rentabilizar al máximo el negocio, además de la necesidad de seguir formándonos en el ámbito tanto legal como corporativo para tener éxito como empresarios.

Mas noticias

ISFM European Feline Congress 2019

Jornada técnica: Zoonosis en perros y gatos por vectores hematófagos y parasitarios

España se coloca a la cabeza de Europa en la producción de piensos

Cuidado con el golpe de calor

Hifarmax presenta el nuevo Omnicondro

Noticias de interés

EVENTOS