MI CUENTA |

Boehringer Ingelheim reafirma su compromiso con el concepto One Health como el camino hacia un mundo más seguro en salud animal y humana

“Queremos contribuir de forma decisiva a innovar y avanzar en la solución de los retos a los que nos enfrentamos como sociedad en materia de salud animal y humana”.


Boehringer Ingelheim Animal Health

Firmemente convencidos de que la salud y el bienestar de los animales enriquecen la salud de las personas, Boehringer Ingelheim Animal Health apuesta por el concepto One Health. Y no como en un concepto idílico lejano en el tiempo, sino como una realidad que ya es prioritaria. Porque creemos que existe un vínculo único que hace que, si los animales están bien, los humanos también lo estarán.

Por eso, con motivo del Día Mundial de Salud, ponemos de manifiesto nuestro compromiso para seguir trabajando en las grandes cuestiones que tenemos por delante. La prevención, el bienestar y la salud de los animales son tres campos clave para poder garantizar en el futuro la salud global en el mundo.

La publicación de Manifiesto: desafíos del siglo XXI en salud animal a finales de 2020 fue para nosotros un punto de partida. Una obra que, gracias a la gran labor de seis reconocidos profesionales, ha sido motivadora de grandes debates y germen de nuevas iniciativas que iremos desarrollando en los próximos meses.

Porque el compromiso con el concepto One Health es a largo plazo y los retos a los que nos enfrentamos no pueden esperar. Por eso, Elena Gratacós, directora gerente de Boehringer Animal Health España, no duda en destacar “el compromiso de la empresa con los animales y con los veterinarios, tanto en clínicas como granjas, con los propietarios de mascotas y con la sociedad en general. En este sentido, queremos contribuir de forma decisiva a innovar y avanzar en la solución de los retos a los que nos enfrentamos como sociedad en materia de salud animal y humana”.

Es el momento de trabajar, unidos, por lograr un mundo más seguro para la población mundial y humana.

Seis desafíos para el siglo XXI

Manifiesto: desafíos del siglo XXI en prevención, bienestar y salud animal fue posible gracias a la labor seis expertos de reconocido prestigio. José Manuel Sánchez-Vizcaíno Rodríguez, Luis Miguel Cebrián Yagüe, Pol Llonch Obiols, Joaquim Segalés Coma, Cristina Muñoz Madero y Luis Miguel Ortega Mora. Ellos pusieron su conocimiento y experiencia al servicio del proyecto.

Muchas de las iniciativas de One Health se focalizan principalmente en la relación entre las personas y los animales de producción o la salud de la vida silvestre. Sin embargo, el papel de los animales de compañía es fundamental en las comunicaciones One Health1, pues presentan los seis grandes desafíos que, desde Boehringer Ingelheim, vemos importante abordar:

Zoonosis

Los animales de compañía son considerados, en la mayoría de los casos, un miembro más de la familia y hacen cosas de familia. En este sentido, un 50% de los propietarios permiten que sus mascotas les laman las caras, un 60% de las mascotas visitan el baño; a un 45% de los perros y un 60% de los gatos se les permite estar en la cama; y un 18% de los perros y un 30% de los gatos duermen con su propietario en la cama1. estos datos son una clara prueba de la estrecha convivencia e interacción constante entre animales y personas. 

Las zoonosis son una de las áreas clave de One Health respecto a los animales de compañía. Varios agentes patógenos (virus, bacterias, hongos y parásitos) se pueden transmitir por diferentes vías, directas o indirectas, entre las mascotas y personas y, además, muchos de estos patógenos y sus enfermedades asociadas se consideran emergentes, lo que conlleva, entre otras cosas, un aumento en su incidencia y distribución geográfica por diferentes motivos como el mayor movimiento de animales, los cambios climáticos, la modificación de los ecosistemas, etc. 

La lista de infecciones zoonóticas de animales de compañía es larga, pero podemos citar enfermedades transmitidas por artrópodos como la leishmaniosis, dirofilariosis, thelaziosis o la enfermedad del arañazo del gato (bartonelosis); enfermedades bacterianas como la leptospirosis; vermes intestinales como Toxocara spp., que produce en las personas el llamado Síndrome de Larva Migrans, y Echinococcus spp., causante del quiste hidatídico; las tiñas; la toxoplamosis; y, por supuesto, la rabia, entre muchas otras. 

Por todo ello, uno de los retos y prioridades más importantes de One Health es el control de estas enfermedades transmisibles, infecciosas y parasitarias, que son perjudiciales para las mascotas, pues muchas de ellas son graves, pero también se establecen como importantes problemas de salud pública. Para ello, se hace necesaria una mejor educación sanitaria hacia propietarios, veterinarios, médicos de salud humana y autoridades sanitarias, entre otros sectores2. Además, la medicina preventiva en las mascotas, en términos de vacunación y desparasitación, se hace esencial hoy en día en el control de estas enfermedades. 

Detección precoz de patógenos y enfermedades

Los animales de compañía pueden ser centinelas efectivos. Pueden ayudar en la identificación temprana de contaminación alimentaria, transmisión de enfermedades infecciosas, contaminación ambiental e incluso eventos de bioterrorismo y terrorismo químico1. 

Teniendo en cuenta que, muchas veces, los hospedadores son reservorios y diseminadores de agentes patógenos sin mostrar sintomatología, la detección precoz de patógenos es clave para frenar un posible salto a otro hospedador, tanto en un sentido como en el otro, es decir, de animales a personas o al revés. De nuevo, la medicina preventiva veterinaria en pequeños animales se establece como un elemento clave en One Health

Tanto en animales de producción como en animales de compañía, la investigación es muy importante para identificar posibles nuevos patógenos y controlar estas poblaciones con tal de reducir la prevalencia de ciertas enfermedades en los animales y conseguir su erradicación, así como el control de las transmisiones.

El contacto directo y estrecho entre mascotas y personas hace aún más relevante el desarrollo de este campo. Además, existe una creciente tendencia hacia la adquisición de animales exóticos, lo que refuerza esa necesidad de investigación y detección temprana de enfermedades.

Otro aspecto a tener en cuenta en lo relativo a la detección precoz es el relacionado con la mejora de la calidad de vida de las mascotas, el aumento en su supervivencia y lo que esto representa para los humanos que conviven con ellos.

Está científicamente demostrado que existe un vínculo estrecho entre las personas y sus mascotas. Pero, más allá de los beneficios que supone el simple contacto, el cuidado e incluso la educación del animal por parte de los humanos tiene unos claros beneficios terapéuticos. Por el contrario, cuando una mascota enferma o muere, la afectación emocional de propietarios y en general de la familia es muy fuerte. Es aquí donde la detección precoz de enfermedades, no exclusivamente infecciosas, su tratamiento temprano y seguimiento de cerca cobran una especial relevancia para conseguir mantener el bienestar de la mascota, ayudar a tener una buena calidad de vida y, en muchos casos, aumentar su supervivencia. Esto conlleva la satisfacción de sus propietarios y repercute en su salud emocional, así como su bienestar general.

Vacunación e inmunología

Establecer protocolos de vacunación adecuados y adaptados a las necesidades de las distintas especies es, actualmente, esencial.

La tecnología en vacunas ha ido avanzando, aunque aún es necesario continuar investigando en el ámbito de la inmunología y desarrollar nuevas vacunas para alcanzar una inmunidad más rápida, a largo plazo y con altos perfiles de seguridad.

La vacunación es un acto clínico de alta relevancia tanto para la prevención de enfermedades en mascotas como para el control de enfermedades zoonoticas, tal como la rabia y la leptospirosis, entre otras. Es importante destacar, en este punto, que la rabia ocasiona la muerte de una persona cada 10 minutos a nivel mundial y el 40% de los casos son niños. Es evidente que la vacunación es absolutamente necesaria para su control.

Como acto clínico importante es necesario llevar a cabo un análisis de riesgo individualizado para cada mascota que permita implantar un protocolo de vacunación adaptado a la epidemiología de la zona y al estilo de vida de cada mascota. Esta premisa se puede aplicar exactamente igual al importante acto clínico de la desparasitación. 

Bienestar animal y humano

El bienestar en los animales de compañía está relacionado con aspectos como el conocimiento del comportamiento, los mecanismos de instauración y sus variaciones, los procesos de aprendizaje, las relaciones hombre-animal, el fenómeno del estrés, sus mecanismos y consecuencias, y de los sentimientos.

Durante las últimas décadas, se está produciendo una creciente sensibilización de la sociedad que demanda la adopción de nuevas medidas para evitar determinadas conductas hacia los animales. Con este objetivo, en las comunidades autónomas se han creado instrumentos legales que permiten la defensa, el respeto y la protección real de los animales de compañía, así como un mayor seguimiento de los casos de violencia. No obstante, es una cuestión que requiere una mayor implicación de toda la sociedad, así como un marco legislativo común.

Dentro del concepto del bienestar de los animales de compañía es básico considerar las diferentes especies por separado, identificar sus necesidades y adaptar las condiciones de entorno, trato y cuidados acorde a ellos. 

En este sentido, hay que tener en cuenta que los animales no siempre expresan con claridad su estado fisiológico y psíquico. Además, no nos transmiten sus sentimientos, por lo que debemos preguntarnos qué entendemos por bienestar animal y cuáles son los factores que nos ayudarían a detectar alguna falta de bienestar. A esto hay que añadir la necesidad de tener siempre presentes las condiciones fisiológicas, psíquicas y emocionales.

Pero, además, como hemos comentado anteriormente, los animales de compañía contribuyen significativamente al bienestar de las personas. El vínculo afectivo entre mascotas-personas es intenso y los animales de compañía tienen un valor emocional sumamente importante. Alrededor del 95% de los propietarios de perros y un 93% de los de gatos expresan que tener a sus mascotas les hace felices1

Además, las mascotas tienen un efecto positivo en la salud mental y física de sus dueños. En este sentido, un 63% de los propietarios se encuentran físicamente más sanos y un 84% mentalmente más sanos1

Cabe destacar también el gran papel que, principalmente los perros, juegan en las labores de asistencia o de terapia para personas con discapacidades físicas y psíquicas. Además, tanto los perros como los gatos ayudan a disipar la soledad de las personas en general, sobre todo de mayores o incluso niños, con o sin problemas, y favorecen su socialización con otras personas. 

Está claro que el bienestar de los animales de compañía es paralelo al bienestar de las personas. Por tanto, el enfoque One Health debe ayudar a entender e implementar el bienestar en los animales que nos rodean, para así mejorar y preservar un mundo en donde todos los seres vivos se encuentren en total armonía. 

Uso racional de antibióticos

La prevención de enfermedades infecciosas es vital para conseguir un uso racional de los antibióticos, al igual que lo es la detección precoz de otras patologías que comprometen el sistema inmunitario de las mascotas y que, por tanto, contribuye a reducir la necesidad del uso de antibióticos por posibles infecciones asociadas a la depresión del sistema inmune.

La resistencia a los antibióticos no es un problema exclusivo del sector veterinario, sino que es un problema global. Por ello, se requiere un enfoque multisectorial y multiprofesional.

Para contribuir a este pilar básico en el enfoque One Health, la figura del veterinario es fundamental en el uso y prescripción de antibióticos, así como en la educación de los propietarios de mascotas sobre el uso responsable de estos medicamentos.

El papel del veterinario y el futuro de la profesión

Los veterinarios de animales de compañía somos una pieza esencial de One Health. Nuestro papel es clave en cuanto a la prevención de las zoonosis y a la garantía del bienestar animal y, por tanto, de la sociedad mediante su cuidado integral, reducción de las resistencias a antibióticos, contribución en las terapias asistidas como recurso terapéutico en las personas, entre muchos otros aspectos clave en lo relativo al enfoque One Health.

Es urgente y necesario el empoderamiento del veterinario como pieza clave para lograr y preservar el equilibrio de la sociedad y de nuestro entorno.



Referencias bibliográficas:

1. Overgaauw P AM, Vinke C M, va Hagen M AE, Lipman L JA.  A One Health Perspective on the Human–Companion Animal Relationship with Emphasis on Zoonotic Aspects Int. J. Environ. Res. Public Health 2020, 17, 3789; doi:10.3390/ijerph17113789

2. Miró G, Gálvez R, Montoya A, Delgado B, Drake J. Survey of Spanish pet owners about endoparasite infection risk and deworming frequencies. Parasites Vectors (2020) 13:101 https://doi.org/10.1186/s13071-020-3976-8

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

06 Mayo 2021

06/05/2021

¡Participa en la encuesta anual de Argos!

Empresas Animales de compañia

06 Mayo 2021

06/05/2021

El Centro Terapéutico del Alzheimer de Reus recupera sus actividades con animales gracias a Ceva Salud Animal

Productos Animales de compañia

06 Mayo 2021

06/05/2021

Gama dermatológica de Royal Canin, el cuidado de enfermedades cutáneas de gatos y perros a través de la nutrición

Actualidad Animales de compañia

06 Mayo 2021

06/05/2021

El estudio del osteosarcoma canino y humano van de la mano

Actualidad Animales de compañia

06 Mayo 2021

06/05/2021

“La idea del profesional veterinario que debe saber hacer de todo cada vez es menos frecuente”

 
 

EVENTOS