MI CUENTA |

“La idea del profesional veterinario que debe saber hacer de todo cada vez es menos frecuente”

Marina Gonzalo, cuyo ejercicio se centra en la rehabilitación y la fisioterapia veterinarias, expone su visión sobre la especialización, la referencia de casos y el intrusismo.


Marina Gonzalo Morata Gerente y Cofundadora de CRAR Centre de Rehabilitació Animal de Referència. LV, Mtr. Rehabilitación y Fisioterapia en Pequeños Animales, IVAS Cert. AcupunturaMarina Gonzalo Morata Gerente y Cofundadora de CRAR Centre de Rehabilitació Animal de Referència. LV, Mtr. Rehabilitación y Fisioterapia en Pequeños Animales, IVAS Cert. Acupuntura

CRAR es un centro que solo atiende casos referidos, lo que puede ser una decisión arriesgada desde el punto de vista empresarial. ¿Por qué eligió esta opción y cómo la valora ahora que ya lleva un tiempo en funcionamiento?

Antes de fundar CRAR, la mayoría de los tutores de los pacientes que atendía me habían localizado por internet: bien porque el veterinario recomendaba fisioterapia y no conocía a ningún profesional, o bien porque directamente no valoraban otra opción más allá del manejo farmacológico y del reposo. Lo que ocurría entonces es que me encontraba casos muy crónicos, sin una pauta establecida, sin acceso a pruebas de imagen, y la comunicación era muchísimo más difícil, en una especialidad que necesita tener el feedback del profesional cirujano o del veterinario de cabecera para tener claro el plan. Por ello, el hecho de trabajar con casos exclusivamente referidos nos es muy grato: primero, porque nos facilita la forma de trabajar, y segundo, porque sentimos que el paciente está siendo atendido de forma global y en comunidad entre profesionales, cosa que también es muy bonita.

En general, ¿cree que sigue habiendo compañeros que no refieren a centros especializados por miedo a perder al cliente? ¿Cómo cree que se podrían reconducir este tipo de situaciones?

Sí, conozco diversas situaciones, pero me atrevería a decir que cada vez menos. Las nuevas generaciones de profesionales veterinarios se sienten cómodos tratando sus casos desde un enfoque multidisciplinar, por lo que la idea del profesional que debe saber hacer todo y atender todo lo que pase por la puerta, cada vez es menos frecuente. ¿Cómo se reconduce? Demostrando que haces una buena referencia. Si un veterinario deriva ese paciente a un centro especializado, y este se encarga de mantenerlo bien informado, explicando bien el plan y pautando revisiones con el veterinario remisor, este poco a poco confiará.
Nosotros, por ejemplo, tenemos un software que permite mandar rápidamente informes y videos de seguimiento y, ya sea por e-mail o teléfono, intentamos mantener una comunicación abierta con el veterinario remisor.

¿Cuál es actualmente la situación de su especialidad con respecto al intrusismo profesional?

Queda muchísimo trabajo por hacer, es un poco “jauja”. Por un lado, existe intrusismo por parte de los fisioterapeutas, avalados incluso por sus propios colegios. Yo he estudiado veterinaria, he hecho un máster sobre rehabilitación y fisioterapia en animales, y no se me ocurriría en la vida decir que estoy plenamente capacitada para el diagnóstico y desarrollo de una rehabilitación en una persona. Obviamente todos tratamos con la salud, y no hay ningún problema en aprender de todas las disciplinas: yo he aprendido de osteópatas, médicos y fisioterapeutas humanos, pero cada uno debe trabajar en su campo. No digo que no puedas formarte (ojo, ningún curso de 40 h te avala para ello) como terapeuta físico en animales, y trabajar como tal en un centro de rehabilitación como asistente del veterinario rehabilitador, pero de ahí a equipararte en profesión, hay un buen trecho.

¿Cuál es su opinión sobre la gestión de los casos de intrusismo llevada a cabo por parte de las instituciones y asociaciones de veterinarios?

Las asociaciones de veterinarios, como AVEPA, AEVEFI y AVEE han hecho una gran labor, primero por trabajar hasta que la rehabilitación en animales ha sido reconocida como competencia exclusiva de los veterinarios, y también por crear directorios y bases de datos accesibles para encontrar profesionales titulados. Creo, por otro lado, que los diferentes colegios veterinarios deberían poner foco en la existencia de formaciones no regladas para sectores no veterinarios, en las que por pocas horas se recibe un título introductorio sobre terapias de rehabilitación o terapias alternativas, con la falsa idea de que con ello esas personas estarán capacitadas para trabajar sobre la salud y el bienestar de un animal. Esto hace muchísimo daño a la especialidad, que ya lleva mucho tiempo luchando para ser reconocida entre todos los profesionales.

Mas noticias

Actualidad Actualidad Veterinaria

14 Junio 2021

14/06/2021

Biopyc organiza la jornada online “Nosemosis C, una pandemia silenciosa”

Empresas Animales de compañia

14 Junio 2021

14/06/2021

Virbac analiza los fármacos imprescindibles en reproducción canina y felina en una sesión abierta para veterinarios

Empresas Animales de compañia

14 Junio 2021

14/06/2021

Odontología veterinaria en Nuzoa con iM3 Dental

Actualidad Animales de compañia

14 Junio 2021

14/06/2021

El futuro de la oncología veterinaria, un paso más cerca

Actualidad Animales de compañia

14 Junio 2021

14/06/2021

“Daxocox® supone un avance en el control del breakthrough pain

 
 

EVENTOS