MI CUENTA |

Usos prácticos de los fármacos en reproducción canina y felina: foco en acetato de deslorelina

Actualmente el uso de los superagonistas de la hormona liberadora de gonadotropina como la deslorelina constituye una herramienta imprescindible como alternativa a la castración quirúrgica convencional, principalmente en el perro.


Esta información aparece publicada en el número 229 de la revista Argos (junio de 2021), que se puede leer íntegramente aquí.

Las ventajas añadidas de estos componentes residen en su efecto dual agonista-antagonista, la reversibilidad de su acción, la existencia de pocos efectos secundarios y la ausencia de elevación de la hormona luteinizante (LH) tras la esterilización que sí ocurre con la castración quirúrgica, elevación que parece estar relacionada con algunos de los efectos secundarios comúnmente asociados a este procedimiento. Por la importancia de la GnRH y lo novedoso de su uso, en el presente artículo pretendemos revisar no solo en qué consiste el modo de acción de estos componentes, sino también actualizar todas sus posibilidades terapéuticas. Así, no solo se abordará sus usos y efectos secundarios como método de esterilización médica reversible del perro, sino también con respecto al resto de sus posibles aplicaciones en la especia canina y felina tales como: inducción/inhibición del celo, control del comportamiento, tratamiento de ciertas patologías, etc., además de revisar también brevemente sus posibles usos en animales exóticos. 

Introducción

En los últimos 30 años se ha producido un considerable avance en la aplicación de nuevos componentes hormonales para el tratamiento de muchas de las patologías reproductivas que más comúnmente afectan a la especie canina y felina. Actualmente, gracias a la aparición y desarrollo de nuevas moléculas como la aglepristona, los antiprolactínicos o el acetato de osaterona, entre otros, se han ampliado de forma considerable las posibilidades terapéuticas en estas especies. Sin embargo, sin lugar a duda, los compuestos que ofrecen mayores posibilidades actuales y futuras en reproducción clínica de pequeños animales son los agonistas de la GnRH, es decir, compuestos hormonales de naturaleza sintética que presentan una acción similar a la de la GnRH endógena. A pesar de que se han empleado desde hace más de 30 años en reproducción de équidos y vacuno, solo se ha permitido su uso y comercialización en pequeños animales por la Unidad Económica Europea (UE) desde 2008. La primera vez que se aisló la GnRH fue en 1970. Actualmente se reconoce que esta hormona sintetizada a nivel hipotalámico es la hormona “llave” de la función reproductiva en los mamíferos. Es un decapéptido que se secreta de forma pulsátil induciendo la secreción y liberación de las gonadotropinas hipofisarias FSH (hormona folículoestimulante) y LH al torrente sanguíneo a partir de la adenohipófisis. Estas gonadotropinas estimulan de forma directa el crecimiento y desarrollo folicular en la hembra, por tanto, regulan la síntesis de estrógenos (E2) y progesterona (P4), así como la espermatogénesis y la producción de testosterona (T4) en el macho. En la actualidad se han desarrollado más de 3.000 análogos sintéticos de la GnRH. Estos análogos se han clasificado como antagonistas y agonistas de la GnRH. 

En veterinaria, los más empleados y estudiados son los agonistas (tabla 1). Todos ellos son decapéptidos, por lo que no es posible su administración por vía oral ya que se inactivan. La gran revolución en cuanto al uso de estos componentes llegó con el desarrollo de los implantes subcutáneos que permiten la liberación lenta diaria continua de los agonistas en el animal y, por tanto, prolongar su efecto durante varios meses. A estos nuevos agonistas se les denominó superagonistas. Entre ellos se encuentra la DES, siendo el único superagonista aprobado y formulado especialmente para la especie canina y felina en la UE (principio activo del Suprelorin) (figura 1). Estos superagonistas muestran la misma secuencia peptídica de la GnRH salvo tres modificaciones en las posiciones 1, 6 y 9, además de la eliminación de un aminoácido en la posición 10. Esto hace que sean menos sensibles a la proteólisis y tengan una mayor actividad biológica que la natural (de 10 a 100 veces más).

Acceda a la versión digital de la revista Argos para leer la información al completo.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

27 Octubre 2021

27/10/2021

La industria española del petfood incrementó su facturación un 5,6 por ciento en 2020

Actualidad Animales de compañia

27 Octubre 2021

27/10/2021

Nexo analiza con sus franquiciados y Nacho Mérida el futuro del sector veterinario

Actualidad Rumiantes

27 Octubre 2021

27/10/2021

El transporte de ganado en barco estará más controlado

Actualidad Animales de compañia

27 Octubre 2021

27/10/2021

“Por favor, no compréis animales braquicéfalos”

 
 

EVENTOS