MI CUENTA |

Infecciones cutáneas en perros


1Ralf S. Mueller, 2Eric Guaguère
1Catedrático, Dr. med. vet., DipACVD, FACVSc, DipECVD
2Doct. Vét., Dip. ECVD, DESV DV
Imágenes cedidas por los autores


Pioderma profunda (furunculosis) en la pata delantera de un Doberman macho de un año de edad.
Los problemas dermatológicos son muy habituales en la clínica veterinaria de animales de compañía y representan más del 20% de las consultas. En un estudio reciente, las infecciones bacterianas fueron la causa más frecuente de problemas cutáneos en perros y gatos. Así pues, es esencial que los veterinarios conozcan las presentaciones clínicas, diagnósticos y tratamientos de tales infecciones para proporcionar un alto estándar de atención veterinaria a sus clientes.
Los microorganismos residentes en la piel son bacterias que se encuentran y pueden proliferar en una piel sana y normal. Entre éstos, los más comunes en perros y gatos son Micrococcus spp., estafilococos coagulasa negativos y positivos, estreptococos alfa-hemolíticos, Clostridium spp. y varios aerobios Gram (–).
La flora residente varía con la zona corporal y el estrato de la piel. Sobre los tallos del pelo, los estafilococos se encuentran más distalmente (hacia las puntas), mientras que los organismos Gram (–) se encuentran más proximalmente (hacia el folículo). Staphylococcus intermedius es un microorganismo residente en las narinas, orofaringe y alrededor del ano de los perros. Si se elimina el S. intermedius de los puntos de origen en las mucosas, la población cutánea disminuye drásticamente indicando que el S. Intermedius es sólo un organismo transitorio sobre la piel.

Microorganismos frecuentemente observados en enfermedades cutáneas bacterianas
El organismo más frecuentemente involucrado en las infecciones bacterianas de la piel canina es, sin duda alguna, Staphylococcus intermedius. Las bacterias Gram (–), por su parte, cobran mayor importancia en las infecciones profundas.

Staphylococcus spp.
En un estudio reciente en el que se evalúa la pioderma bacteriana en más de 100 perros, S. Intermedius se aisló aproximadamente en la mitad de los perros y en más de una tercera parte de los pacientes fue el único organismo cultivado. Sin embargo, se han mencionado otros estafilococos coagulasa positiva en los perros. Staphylococcus aureus es la especie más relevante en medicina humana, pero también se puede aislar en ocasiones en los perros. En algunos laboratorios las especies de estafilococos no son identificadas y los cultivos aislados se consideran como estafilococos coagulasa-positivos. Sin embargo, a la luz de los estafilococos multirresistentes y de la posible transmisión de tales organismos de los humanos a sus animales de compañía, o viceversa, la identificación de especies resulta cada vez más importante.
En el pasado, los estafilococos coagulasa-positivos no fueron considerados como organismos patológicos, pero S. epidermidis, S. xylosus, S. Simulans y S. Hominis han sido aislados a partir de piodermas en perros. Los estafilococos pueden aislarse de la piel y del pelo de perros y gatos sanos y, por lo tanto, un cultivo positivo no es necesariamente indicativo de una participación de esta bacteria en la enfermedad.
Los estafilococos producen un número de sustancias relevantes para el desarrollo de un proceso patológico infeccioso en la piel. Las toxinas estafilocócicas, especialmente la proteína A y la enterotoxina C, regulan las moléculas de adhesión a los queratinocitos y facilitan la adherencia de las bacterias, un prerrequisito indispensable para la infección. Además, pueden servir como superantígenos, de manera que pueden activar a los linfocitos T de forma no específica y conducir a una respuesta inmune exagerada y, por lo tanto, a una grave inflamación de la piel.

Pioderma superficial: collarete epidérmico.

Bacterias Gram (–) spp.
Las bacterias Gram (–) anaeróbicas o anaeróbicas facultativas no suelen ser determinantes en las infecciones bacterianas superficiales. En cambio, en las infecciones profundas, estos organismos cobran más importancia. Aunque los estafilococos pueden causar infecciones de tejido profundo (típicamente como consecuencia de una infección superficial previa), también pueden verse involucradas otras bacterias. En un estudio reciente que evaluaba la pioderma profunda canina, en más del 30% de los de los perros se cultivaron los organismos Gram (–) y en más del 10% éstos fueron exclusivamente responsables de la infección. En los abscesos por mordisco, se identifican frecuentemente miembros de la flora oral, tales como Pasteurella multocida, pero también pueden verse involucrados anaerobios tales como Fusobacterium, Bacteroides, Clostridium, Peptostreptococcus y Orphyromonas spp.

Infecciones cutáneas
Los perros y gatos sanos no desarrollan fácilmente infecciones cutáneas. La barrera cutánea y el sistema inmunitario son pilares de un sistema de defensa del huésped muy eficaz. Cuando se produzca una infección dérmica, es probable que se deba a que uno o ambos de estos mecanismos de defensa son defectuosos. El trauma físico es la razón más común para alterar su función de barrera y las consecuencias frecuentes de tal trauma son los abscesos y las infecciones de tejidos profundos. Enfermedades tales como la seborrea primaria, adenitis sebácea o la dermatitis atópica en los perros, o una severa malnutrición con ingestión insuficiente de ácidos grasos, también pueden poner en peligro la barrera cutánea.
El sistema inmunitario puede no estar completamente maduro en los cachorros y perros jóvenes, lo que favorece la aparición de enfermedades tales como el impétigo, especialmente cuando la nutrición no es óptima o existe un endoparasitismo grave. El estrés también puede ser inmunosupresor y en algunos animales puede contribuir al desarrollo de infecciones cutáneas. La inmunosupresión debida a enfermedades endocrinas, tales como el hipotiroidismo o hiperadrenocorticismo, aparece más en perros de mediana edad o geriátricos. A pesar de esta multitud de factores predisponentes posibles, las causas más habituales de infecciones bacterianas secundarias en los animales de compañía son las hipersensibilidades. Por tanto, junto con cada infección cutánea se debería buscar e indagar una causa primaria subyacente y tratar de solucionarla junto con la terapia antimicrobiana para potenciar al máximo el éxito del tratamiento y evitar su recurrencia.

Foliculitis bacteriana: múltiples pápulas y pústulas foliculares.

Infecciones superficiales
Las infecciones bacterianas superficiales de la piel son frecuentes, particularmente en los perros. Pueden clasificarse como impétigo, pioderma mucocutánea y foliculitis superficial.
El impétigo de los perros es una enfermedad bacteriana causada por Staphylococcus y caracterizada por pústulas y collarines epidérmicos (escamas adherentes en forma de anillos que aparecen después de la ruptura de las pústulas) que afectan a las áreas ventrales, escasamente cubiertas por pelo, de los perros jóvenes.
La pioderma mucocutánea es una infección bacteriana caracterizada por despigmentación, eritema, edema y/o formación de costras en las áreas mucocutáneas. La presencia o ausencia de prurito no es una pista clínica útil para diferenciar posibles hipersensibilidades o endocrinopatías como factores predisponentes.
La foliculitis superficial es la infección bacteriana más común en los perros y se caracteriza típicamente por una infección de la parte superior del folículo capilar con S. Intermedius. La lesión clásica es una pequeña pústula con un pelo sobresaliendo en su centro (pústula folicular). Esto va precedido frecuentemente por una pápula folicular. Con el tiempo, los pelos se caen y las pústulas se convierten en collarines epidérmicos. En las enfermedades crónicas predomina la alopecia, la hiperpigmentación y la liquenificación. En los perros con pelo largo podrían pasarse por alto las lesiones iniciales, y un pelo sin brillo con un incremento en las escamas (como resultado de los collarines epidérmicos) podría ser la primera señal clínica.

Infecciones profundas
Las piodermas profundas son infecciones bacterianas graves que afectan a tejidos más profundos. Pueden ser el resultado de la progresión de una infección superficial insuficiente o inapropiadamente tratada o que, incluso, no recibió ninguna terapia en absoluto. Los microorganismos se extienden hacia la profundidad de los folículos capilares y, junto con la respuesta inflamatoria, causan una ruptura del epitelio folicular y pasan a la dermis y al subcutis. Las infecciones profundas que afectan a grandes áreas del cuerpo se asocian típicamente con una enfermedad subyacente, responsable de una alteración importante de la respuesta inmune. Además de la terapia antibacteriana, esta enfermedad subyacente primaria deberá identificarse y tratarse para conseguir la remisión de la infección. Sin embargo, si se detecta una infección profunda localizada, la causa más probable será un trauma, por ejemplo, el producido por un mordisco o un cuerpo extraño.
Foliculitis, furunculosis y celulitis son típicamente una ampliación de una infección superficial.
Normalmente, hay una enfermedad subyacente presente que hay que diagnosticar y tratar para conseguir unos buenos resultados a largo plazo. Las demodicosis o los queriones por dermatofitos se asocian frecuentemente con las infecciones bacterianas profundas.
Los abscesos subcutáneos aparecen con mucha frecuencia en gatos, a menudo debidos a heridas por mordeduras. En perros, en cambio, los abscesos son más raros y, además de por heridas por mordedura, con frecuencia son causados por cuerpos extraños.

Mas noticias

Eventos Agenda

09 Julio 2020 - 11 Julio 2020

09/07/2020 - 11 Julio 2020

VICTAM and Animal Health and Nutrition Asia 2020

Empresas Animales de compañia

08 Julio 2020

08/07/2020

“Crea tu propio laboratorio” y realiza un diagnóstico completo in situ en el centro veterinario

Productos Animales de compañia

08 Julio 2020

08/07/2020

Calibra presenta su gama Expert Nutrition

Actualidad Actualidad Veterinaria

08 Julio 2020

08/07/2020

“La telemedicina está mejorando la relación entre los veterinarios y los dueños de mascotas”

Eventos Agenda

08 Julio 2020 - 31 Octubre 2020

08/07/2020 - 31 Octubre 2020

Curso Superior De Traumatología en Pequeños Animales

Noticias de interés

EVENTOS