MI CUENTA | REGISTRARME
PortalVeterinaria

Grupos sanguíneos felinos


Especialista en Medicina de Animales Pequeños

Hospital Clínico Veterinario, Universidad de Chile

El sistema de grupos sanguíneos de los gatos fue caracterizado por primera vez en 1962, en donde se identificaron 2 grupos principales, designados como tipo A y B. Y desde 1981 se reconoció un tercer tipo AB.

Los grupos sanguíneos felinos están determinados por dos alelos A y B. El alelo A es dominante sobre el alelo B. En el caso del tipo A, son homocigotos (A/A) o heterocigotos (A/B) y para el tipo B sólo es homocigoto (B/B). El tipo AB tiene un tercer alelo que es recesivo para A pero codominante para B.

Existen diferencias geográficas en lo que se refiere a la frecuencia de presentación de los distintos grupos. En Inglaterra, 1999, el 87% de los gatos domésticos eran tipo A, el 8% era B y sólo el 5% era AB. En gatos de pedigree, el 55% fueron A, el 40% B y el 5% AB. Históricamente el tipo AB ha sido de baja presentación en Inglaterra. La prevalencia de gatos B fue alto en razas como British Shorthair, Ragdoll y Birmano. En otros estudios la raza Rex ha tenido alta prevalencia de B.

ALOANTÍGENO

Es un antígeno que existe en formas alternativas (alelo) en una especie y el cual induce una respuesta inmune cuando se transfiere a un miembro de la especie en donde es escaso.

ALOANTICUERPO

Es un anticuerpo producido por un individuo que reacciona con aloantígenos de otros individuos de la misma especie.

A diferencia de los perros, los gatos desarrollan aloanticuerpos naturales en contra del antígeno sanguíneo diferente al que poseen. Esto se genera entre las 6 a 8 semanas de edad. En el Reino Unido, sobre el 70% de los gatos tienen aloanticuerpos anti B, pero con títulos bajos. En los gatos tipo B, tienen aloanticuerpos contra A, pero en este caso los títulos son altos. El tipo AB no tiene aloanticuerpos para A o B, aunque un aloanticuerpo anti B se describió en un gato AB en un estudio reciente.

REACCIONES ASOCIADAS CON LOS GRUPOS SANGUíNEOS

Los aloanticuerpos son responsables de 2 reacciones importantes:

1.‑ hemólisis por incompatibilidad entre grupos sanguíneos

2.‑ isoeritrolisis neonatal

INCOMPATIBILIDAD

Los gatos tipo B poseen altos títulos de aloanticuerpos contra el tipo A, así una pequeña cantidad de sangre tipo A administrada, a un gato tipo B puede generar una gran respuesta hemolítica, debido a la alta cantidad de hemoaglutininas y hemolisinas que posee el gato tipo B. La hemólisis que se genera es, intra o extravascular. En los gatos tipo A, como los títulos de aloanticuerpos son bajos, la reacción hemolítica es menos frecuente al recibir sangre tipo B. Pero la presencia de aloanticuerpos anti B, reducirán la sobrevida de los eritrocitos tipo B y así ocurrirá una hemólisis extravascular en pocos días.

El recibir sangre, sin tener una prueba de compatibilidad puede ser inefectiva clínicamente, en términos de suplir eritrocitos viables y puede ser potencialmente fatal.

Las reacciones hemolíticas agudas por una transfusión, en los gatos tipo B, pueden dar signos clínicos dramáticos dentro de segundos a minutos después de la administración de un pequeño volumen de sangre tipo A. Se describe disnea, bradicardia, arritmias cardiacas, hipotensión, convulsiones, salivación, vocalización, micción, defecación y depresión. Las reacciones en el caso de un gato tipo A que reciban sangre tipo B son más leves.

ISOERITROLISIS NEONATAL (IEN)

La isoeritrolisis neonatal ocurre cuando una hembra tipo B tiene gatitos tipo A o AB. Esto debido a la existencia de anticuerpos naturales en los gatos. La isoeritrolisis puede ocurrir en una gata en la primera camada. La placenta felina no permite pasar gran cantidad de anticuerpos durante la gestación, pero si hay una alta concentración de anticuerpos en el calostro, que son transferidos a los gatitos. De esta forma los gatitos neonatales, adquieren los aloanticuerpos maternos durante el primer día de vida y esos aloanticuerpos pueden causar isoeritrolisis neonatal. La severidad de la IEN depende de la cantidad y naturaleza de los aloanticuerpos ingeridos (aglutinación fuerte o débil).

Al tener gatitos tipo A o AB, nacidos de una gata tipo B, ellos tienen alto riesgo de desarrollar IEN. Las gatas tipo B tienen una fuerte cantidad de aloanticuerpos anti A, los cuales pasan a través del calostro. Los signos pueden ser de presentación peraguda a subclínica. Se mencionan hemoglobinemia, hemoglobinuria, anemia, ictericia, necrosis de la cola y muerte. La IEN es una causa significante de muerte.

El riesgo de IEN es alto para razas con alta proporción de gatos tipo B como: British shorthair, Ragdoll, Birman y Rex. En un estudio reciente en el Reino Unido (1999), se describió que todos los gatos tipo B, tenían aloanticuerpos anti A pero un 40% de ellos tenían bajos títulos de anticuerpos. Aún así, el riesgo de IEN en las gatas tipo B es alto, los signos clínicos o la anemia pueden no siempre desarrollarse en gatitos recién nacidos tipo A o AB de esas gatas. La IEN, ocurre en gatas que tienen altos títulos de aloanticuerpos contra A.

Para prevenir la IEN, se recomienda evitar las montas incompatibles entre gatas tipo B y machos tipo A, para lo cual se debe realizar tipificación sangre. Una estrategia simple es cruzar gatas tipo B con gatos tipo B. Si la cruza es entre gatas tipo B y gatos tipo A, los gatitos están altamente expuestos a desarrollar IEN, y no deben ser alimentados con leche de esas madres dentro de las primeras 24 horas, que es el tiempo de absorción de los anticuerpos. La sangre del cordón puede ser utilizada para realizar una prueba de compatibilidad o una tipificación de sangre. Si el gatito es tipo B, debe ser inmediatamente separado de su madre.

Los gatitos que han desarrollado una severa anemia debido a una IEN, se necesita realizar un lavado de eritrocitos tipo B, durante los primeros tres días de vida. Después de lo anterior se puede utilizar sangre tipo A por que los aloanticuerpos tipo A ya han disminuido después de 3 días de circulación. Los gatitos producen sus propios aloanticuerpos entre las 6 a 8 semanas de vida y al nacimiento pueden no estar presentes.

ELECCIÓN DEL DONANTE

Los gatos donantes deben ser sanos, tener un peso > 4kg, de 1 a 6 años de edad, sin obesidad y de temperamento pasivo. Idealmente deben vivir dentro de casa y ser vacunados periódicamente. Cada animal es muestreado para las distintas enfermedades infecciosas y para conocer su grupo sanguíneo.

TIPIFICACIÓN DE SANGRE

Se utiliza sangre con anticoagulante como EDTA. Esto puede ser realizado en laboratorios o a través cartillas comerciales para tipificar sangre. Esas cartillas sólo requieren un pequeño volumen de sangre con EDTA (0.4 ml), el resultado se basa en la visualización de una reacción de aglutinación, la cual demora sólo unos pocos minutos. Se incorpora una solución salina para verificar la autoaglutinación. La cual puede reportar falsamente gatos del grupo AB.

El test involucra la reconstitución de un liofilizado con el diluyente, luego se adiciona una gota de la sangre en cada pocillo, se mezclan y esperan unos minutos. La aglutinación indica un resultado positivo. En forma muy ocasional pueden dar resultados confusos.

Para los grupos sanguíneos felinos, no existe un donante universal, debido a la presencia de aloanticuerpos naturales. El tipo AB puede recibir de AB o de A compatible, o levemente incompatibles en el crossmatching.

MUESTREO DE LOS DONANTES

Todos los donantes deben ser chequeados para leucemia viral felina (FeLV) e inmunodeficiencia viral felina (FIV) y para la infección de Hemobartonella felis. Otros agentes que se deben considerar en los donantes potenciales son Bartonella henselae, Toxoplasma gondii y Ehrlichia. El VGA de referencia debe ser mayor a 35%, para obtener un máximo de beneficio con la transfusión.

PRUEBA DE COMPATIBILIDAD (CROSS MATCHING)

La tipificación de sangre identifica el tipo sanguíneo determinando antígenos presentes en los eritrocitos. E1 cross matching, detecta aloanticuerpos en contra esos antígenos. Así los aloanticuerpos pueden aparecer naturalmente o ser inducidos y pueden ser dirigidos contra del grupo conocido o a los antígenos de superficie de los eritrocitos. E1 cross matching debe ser realizado cuando no se encuentra disponible la tipificación de sangre o en conjunto con ella.

La prueba de compatibilidad sanguínea o cross matching esta formada por la prueba mayor y menor.

La prueba de cruzamiento mayor para los aloanticuerpos, consiste en probar el plasma del receptor contra los glóbulos rojos del donante. Es incompatible cuando se genera una reacción hemolítica, los eritrocitos del donante se destruyen por los aloanticuerpos del plasma del receptor.

El cross matching menor, es una prueba para los aloanticuerpos del plasma del donante en contra los glóbulos rojos del receptor. Una incompatibilidad menor es una causa menos frecuente para causar una reacción en contra una transfusión, porque el volumen de plasma del donante es menor y es diluido marcadamente en el receptor.

Si el gato tiene una anemia hemolítica inmunomediada, los anticuerpos circulantes a los eritrocitos estarán presentes y el crossmatching será positivo. Si la tipificación no está disponible en esos casos, la sangre del donante con la lectura positiva puede ser usada pero no se garantiza la compatibilidad de la transfusión.

RECOLECCIÓN DE SANGRE

El volumen total de sangre en el gato es aproximadamente 66 ml/kg. La colección de un 20% del volumen total, no genera una anemia clínica significante y la transfusión puede ser realizada con seguridad. La hipovolemia que pueda desarrollarse por una rápida recolección de sangre, puede ser evitada con la administración de fluidos cristaloides endovenosos. La recolección de menos de un 10% de sangre no requiere de una fluidoterapia. Para un gato de 4 kg, es posible tomar 50 ml de sangre, lo que es equivalente a un 20% del volumen total.

Generalmente es necesario sedar al donante para la recolección de la sangre. Se puede utilizar ketamina 5 mg/kg y midazolam 0.25 mg/kg i.m o diazepam endovenoso. Los fluidos utilizados en el donante son solución salina o ringer lactato, en un volumen de 2 a 3 veces la cantidad extraída. Esto para prevenir la hipovolemia. La sangre se recolecta asépticamente desde vena yugular, utilizando una mariposa y jeringas con anticoagulante, se debe mezclar suavemente. A1 utilizar una llave de tres vías, se facilita el paso de la sangre a una bolsa de recolección. Se necesitan 1.3 ml de anticoagulante como el citrato de dextrosa para 10 ml de sangre. También existen bolsas de recolección de sangre de 50 a 150 m1, así es posible realizar la recolección directa hacia la bolsa.

El citrato de dextrosa, es un buen anticoagulante para almacenar sangre, lo mismo para el citrato de fosfato de dextrosa. En el caso de utilizar heparina (625 unidades para 50 m1 de sangre), la sangre debe ser utilizada inmediatamente. En este caso, se puede estimular la agregación plaquetaria y puede aumentar la formación de microtrombos.

VOLUMEN A TRANSFUNDIR

El volumen máximo a transfundir va desde 11 a 15 ml/ kg. Es posible calcular la cantidad de sangre a transfundir, utilizando la siguiente fórmula (asumiendo que el volumen de sangre en un gato es de 66 ml/kg) administrada a una temperatura de 37°C, para evitar hipotermia y vasocontricción en el receptor y aumento de la viscosidad de la sangre. Un sobre calentamiento puede generar hemólisis y coagulación.

La sangre puede ser administrada a una tasa de 5 ml/ kg/hr, y dentro de 5 a 15 minutos puede observarse una reacción adversa. La velocidad puede ser aumentada a 10 ml/kg/hr si no se ha observado reacción secundaria. En el caso de pacientes hipovolémicos, se puede suministrar a una velocidad de 20 ml/kg/hr, monitoreando la producción de orina de 2 ml/kg/hr.

La anemia es la indicación más común para realizar una transfusión. También es posible administrar sólo aglomerado de células rojas, cuando se tiene una anemia.

El VGA deseado, después de una transfusión es alrededor de un 20%, sin una supresión de la respuesta regenerativa.

ADMINISTRACIÓN DE LA SANGRE

La sangre puede ser almacenada por 4 semanas a 4°C, en el caso de utilizar citrato de dextrosa. Si se hizo la recolección de la sangre en jeringa, la sangre puede ser transferida a una bolsa de recolección de sangre humana, eliminado el anticoagulante, esto permite conectar la sangre a un filtro, así evitar la generación de microtrombos.

En general, la sangre se administra a través de la vena cefálica, la vía intraósea (fosa intertrocantérica del fémur) es una alternativa efectiva. La sangre debe ser administrada a una temperatura de 37°C, para evitar hipotermia y vasocontricción en el receptor y aumento de la viscosidad de la sangre. Un sobre calentamiento puede generar hemólisis y coagulación.

La sangre puede ser administrada a una tasa de 5 ml/ kg/hr, y dentro de 5 a 15 minutos puede observarse una reacción adversa. La velocidad puede ser aumentada a 10 ml/kg/hr si no se ha observado reacción secundaria. En el caso de pacientes hipovolémicos, se puede suministrar a una velocidad de 20 ml/kg/hr, monitoreando la producción de orina de 2 ml/kg/hr.

La anemia es la indicación más común para realizar una transfusión. También es posible administrar sólo aglomerado de células rojas, cuando se tiene una anemia.

REACCIONES ADVERSAS

Todos los gatos que reciben una transfusión deben ser monitoreados. Se deben chequear los signos vitales, evaluar el plasma y la orina frente a la presencia de hemoglobina. Pueden aparecer vómitos como signos inespecíficos, pero también se ha reportado cuando la sangre se administra rápidamente junto con la asociación de hemólisis. Las reacciones a las transfusiones pueden ocurrir en forma aguda y generar muerte.

Se describen reacciones inmunológicas y no inmunológicas. Las anemias hemolíticas inmunomediadas, se desarrollan cuando los aloanticuerpos en el plasma del receptor destruyen los eritrocitos transfundidos, particularmente los del grupo B, que reciben sangre tipo A. las reacciones de hipersensibilidad aguda son mediadas por anticuerpos Ig E, y aumentan debido a la presencia de proteínas extrañas que recibe en la transfusión. Los signos son desde una leve reacción de urticaria a una severa hipotensión. En cualquiera de los casos se indica la detención de la transfusión, junto con la administración de corticoides, antihistamínicos y adrenalina.

Los anticuerpos del receptor en contra de las plaquetas del donante o de las células blancas del donante, pueden generar una sindrome febril con una reacción no hemolítica. La pirexia también puede ser descrita con hemólisis o sepsis.

La anemia hemolítica inmunomediada aumenta en transfusiones incompatibles.

Las reacciones no inmunológicas pueden aumentar con la manipulación. El almacenaje puede generar hemólisis o contaminación bacteriana. La sepsis puede incluirse como una reacción hemolítica no inmunomediada. Una rápida administración puede generar una sobrecarga circulatoria, particularmente en gatos con falla renal o cardíaca. Los signos que aparecen son disnea y taquipnea y un edema pulmonar progresivo. El manejo implica detener la transfusión, administrar diuréticos y oxigenoterapia. Se puede desarrollar hipocalcemia, por que el citrato quela el calcio, esto en el caso de hacer una rápida administración de la sangre.

FRECUENCIA DE PRESENTACIÓN DE LOS GRUPOS SANGUÍNEOS EN GATOS DOMESTIC SHORT HAIR. (DSH) Y DOMESTIC LONG HAIR (DLH).

Tomado de: The feline AB blood group system and its importance in transfusion

 BIBLIOGRAFÍA

‑ FELDMAN, B.2000. Blood Transfusion Guidelines. In: Bonagura, J. 2000. Kirk\' s Current Veterinary Therapy. Philadelphia. USA. W.S Saunders. p. 400 ‑ 403.

‑ HOHENHAUS, A. 2000. Blood Banking and Transfusion Medicine. In: Ettinger, S. and Feldman, E. 2000. Textbook of Veterinary Internal Medicine. Philadelphia, USA. v.1. p. 348 ‑ 356.

- KNOTTENBELT, CM. 2002. The feline AB blood group system and its importance in transfusion medicine. Journal of Feline Medicine and Surgery. 4, 69 ‑ 76.

‑ TASKER, S. 2002. Feline Blood Types and Transfusions. Feline Update FortDodge). Spring 2002. 8p.

‑ WARDROP, K.J. 2001. Transfusion medicine. In: August J. 2001. Consultations  in Feline Internal Medicine. Philadelphia, USA. W .S. Saunders. 461‑ 467.


EJE CONCEPTUAL DEL ARTICULO
(Derechos reservados Portal Veterinaria.com)

Grupos sanguíneos felinos

El sistema de grupos sanguíneos de los gatos fue caracterizado por primera vez en 1962, en donde se identificaron 2 grupos principales, designados como tipo A y B. Y desde 1981 se reconoció un tercer tipo AB.

Los grupos sanguíneos felinos están determinados por dos alelos A y B. El alelo A es dominante sobre el alelo B. En el caso del tipo A, son homocigotos (A/A) o heterocigotos (A/B) y para el tipo B sólo es homocigoto (B/B). El tipo AB tiene un tercer alelo que es recesivo para A pero codominante para B.

Existen diferencias geográficas en lo que se refiere a la frecuencia de presentación de los distintos grupos. En Inglaterra, 1999, el 87% de los gatos domésticos eran tipo A, el 8% era B y sólo el 5% era AB. En gatos de pedigree, el 55% fueron A, el 40% B y el 5% AB. Históricamente el tipo AB ha sido de baja presentación en Inglaterra. La prevalencia de gatos B fue alto en razas como British Shorthair, Ragdoll y Birmano. En otros estudios la raza Rex ha tenido alta prevalencia de B.

Mas noticias

Los lirios son altamente tóxicos para los gatos

La suplementación con astaxantina en perros obesos y sanos tiene efectos antioxidantes

Coccidiostáticos: ¿antibióticos o aditivos?

La especialización veterinaria aumenta la esperanza de vida de los animales

MSD Animal Health patrocina la I edición del Diploma en Podología Bovina de Conafe y la UCM

Noticias de interés

EVENTOS