MI CUENTA |

Las universidades de León y Puerto Rico hallan una nueva vía para combatir a Leishmania

Han desarrollado una gama de ácidos grasos insaturados que mata al parásito


Una colaboración entre el equipo de investigación del Departamento de Ciencias Biomédicas (Intoxcal) de la Universidad de León, liderado por el doctor Rafael Balaña-Fouce, y el grupo del Departamento de Química de la Universidad de Puerto Rico que dirige el doctor Carballeira ha despejado un nuevo camino para hacer frente Leishmania donovani, responsable de la leishmaniasis, que afecta a unos 12 millones de personas en el planeta. Este nuevo sendero se transita a través del desarrollo de una amplia gama de ácidos grasos insaturados que también podrían ser efectivos contra otros protozoos, como Tripanosoma, indican los autores de la investigación científica.
La leishmaniasis es una de las seis enfermedades prioritarias consideradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dentro de su Special Programme for Research and Training in Tropical Diseases, explica Balaña-Fouce. Las parasitosis producidas por el género Leishmania se clasifican en tres grandes categorías: la más común es la leishmaniasis cutánea, sin consecuencias fatales y que produce úlceras en la piel sin invasión de órganos internos. Otra forma más dañina de la enfermedad es la leishmaniasis mucocutánea, causada por especies pertenecientes al complejo braziliensis y que en algunos casos resulta fatal. En India, Afganistán, China, Kenia, países europeos mediterráneos y Sudamérica se presenta también la leishmaniosis visceral que afecta a órganos internos como el hígado, el bazo, la médula ósea y los ganglios linfáticos. Es la forma más grave y es mortal en ausencia de tratamiento.
Actualmente, según explica el experto de la Universidad de León, el tratamiento de elección frente a leishmaniasis es la miltefosina, fármaco que se administra por vía oral y presenta elevado índice de curación. Este medicamento presenta una serie de inconvenientes tales como su toxicidad (en origen era un antitumoral) y una rápida aparición de resistencias. Por este motivo, la comunidad científica ha comenzado la investigación de nuevos principios activos con capacidad de eliminar los protozoos causantes de la enfermedad. Por este motivo surgió la colaboración entre el Intoxcal y la Universidad de Puerto Rico. El grupo español poseía una larga trayectoria en el campo de la parasitología molecular, centrando sus esfuerzos en el estudio del género Leishmania; mientras que el grupo estadounidense está especializado en la síntesis de ácidos grasos de origen natural.

Investigación conjunta
A raíz de esta colaboración, han surgido varias publicaciones de elevado interés, entre ellas una publicada recientemente en la revista Lipids* sobre la actividad antileishmanial de diferentes ácidos grasos. El grupo del Carballeira llevó a cabo la síntesis de varios ácidos grasos acetilénicos. Una vez sintétizados, estos compuestos fueron remitidos al grupo de Balaña-Fouce, que se encargó de realizar los estudios de potencial leishmanicida. El grupo de la Universidad de León realizó ensayos en cultivos célulares de una de las especies, L. donovani, responsable de la leishmaniasis visceral, y en cultivos de macrófagos. Además, se llevaron a cabo ensayos de inhibición de una enzima (denominada ADN topoisomerasa IB de leishmania), con el fin de establecer una posible diana intracelular frente a estos compuestos. A continuación, se realizaron los ensayos de inhibición de la actividad de la enzima.
Del estudio se desprenden resultados de gran interés, explica el investigador español. En primer lugar, corroboraron que varios ácidos grasos acetilénicos analizados presentaron una buena actividad frente a leishmania. Otro objetivo del estudio fue determinar la selectividad de los ácidos grasos insaturados hacia la enzima LdTOPIB en función de su insaturación. El resultado fue que dos ácidos grasos instaruados (el ácido 6-icosinoico y el ácido (6Z)-icosenoico) fueron los mejores inhibidores. Los científicos demostraron que dos características de estos ácidos grasos, su insaturación y la longitud de la cadena de carbono por la que están formados, son factores importantes en la inhibición de esta enzima. "Podemos considerar la enzima LdTOPIB como una buena diana intracelular para estos ácidos grasos insaturados de 20 carbonos", resumió Balaña-Bouce.

*Néstor M. Carballeira, Michelle M. Cartagena, Christopher Fernández Prada, Celia Fernández Rubio and Rafael Balaña-Fouce. Total Synthesis and Antileishmanial Activity of the Natural Occurring Acetylenic Fatty Acids 6-Heptadecynoic Acid and 6-Icosynoic Acid. Lipids, octubre 2009, volume 44, number 10.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

25 Septiembre 2020

25/09/2020

Una investigadora de la CEU UCH propone mejoras en el seguimiento cardiovascular de los perros de alta competición

Articulos Rumiantes

25 Septiembre 2020

25/09/2020

Los jabalíes son también un foco para la transmisión de la tuberculosis al ganado

Empresas Avicultura

25 Septiembre 2020

25/09/2020

Zoetis celebra la II Edición de “Turkey Dialogues” para compartir experiencias sobre la producción de pavos en el sur de Europa

Actualidad Actualidad Veterinaria

25 Septiembre 2020

25/09/2020

“Nos hemos descuidado en la prevención y ahora podemos adelantarnos. Hay que hacer una mejor educación para la salud”

Productos Animales de compañia

25 Septiembre 2020

25/09/2020

Divasa-Farmavic lanza DFV Derm

Noticias de interés

 
 

EVENTOS