MI CUENTA |

Recomendaciones de ESCCAP para el control de las garrapatas en los animales de compañía


Guadalupe Miró [1] y ESCCAP España [2]
1. Dpto. de Sanidad Animal, Fac. de Veterinaria, UCM
2. European Scientific Counsel Companion Animal Parasites- www.esccap.org

Las garrapatas (Acari) pertenecen a una de estas dos familias: Ixodidae, o garrapatas duras, y Argasidae, o garrapatas blandas. Las garrapatas de perros y gatos son garrapatas duras. Éstas son endémicas en casi toda Europa y hay más de 12 especies diferentes (tabla 1), con biología y distribución geográfica muy diversa.

Son parásitos en todas sus fases de desarrollo. Se alimentan exclusivamente de sangre de forma temporal, pasando de unos días a varias semanas prendidas en el hospedador. Las hembras de las garrapatas duras aumentan su peso hasta 120 veces después de ingerir sangre antes de hacer la puesta y pueden medir hasta un centímetro de longitud cuando están grávidas (se asemejan a pequeñas judías).

En Europa las garrapatas que parasitan a perros y gatos incluyen, principalmente, especies pertenecientes a los géneros Ixodes, Rhipicephalus y Dermacentor, pero también de Haemaphysalis e Hyalomma. En el norte de Europa y en Gran Bretaña, la mayoría de las garrapatas que se encuentran en perros y gatos son Ixodes spp. Las garrapatas del género Hyalomma se distribuyen en la actualidad por el sureste europeo exclusivamente.

Las especies que se encuentran en Europa son las denominadas de tres hospedadores (figura 1), ya que cada estadio se alimenta de un hospedador distinto. Tras cada alimentación, la garrapata cae al suelo para mudar al siguiente estadio y buscar posteriormente un nuevo animal, ascendiendo a las plantas con el primer par de patas extendido.

La distribución geográfica y la densidad de las garrapatas dentro de un área están generalmente determinadas por el clima/microclima y la densidad de hospedadores; por tanto, la estacionalidad actual de las garrapatas en Europa Central podría variar debido a los cambios climáticos. Por ejemplo, en Gran Bretaña y en Europa Central hay dos elevaciones típicas: una de marzo a junio; y otra de agosto a noviembre. En climas más meridionales, las especies de garrapatas como R. sanguineus y otras, son más prevalentes durante la primavera y el verano pero pueden alimentarse durante todo el año. En países del norte de Europa, R. sanguineus normalmente no puede sobrevivir en el exterior pero puede completar su ciclo biológico en las perreras y en el interior de las casas.

Figura 1. Ciclo biológico de Rhipicephalus sanguineus.

Diagnóstico

Las garrapatas se pueden encontrar por toda la superficie corporal pero tienen predilección por las áreas ventrales y las zonas corporales de piel más fina, como cara, orejas, axilas y regiones interdigital, inguinal y perianal. La pérdida de sangre en infestaciones graves y bajo algunas circunstancias, puede desencadenar anemia.

La lesión producida por la picadura de la garrapata puede infectarse o se pueden formar microabscesos como reacción a su aparato bucal cuando ésta se extrae de forma incorrecta y parte del mismo (hipostoma) queda incluido en el lugar de la picadura.

Las garrapatas tienen mucha importancia por su papel como vectores de agentes patógenos que pueden causar una gran variedad de enfermedades (ver apartado de enfermedades transmitidas por garrapatas (ETG) y zoonosis más adelante). Se pueden observar signos clínicos compatibles con las manifestaciones de los procesos cuyos agentes patógenos han transmitido.

El diagnóstico de la infestación por garrapatas generalmente se lleva a cabo mediante la identificación de las mismas sobre el animal, aunque es más difícil detectar larvas y ninfas que adultos, ya sean machos o hembras alimentadas y grávidas. La identificación de la especie requiere cierta experiencia y se realiza en laboratorios especializados.

Si no se observan garrapatas, pueden localizarse las reacciones cutáneas próximas a la picadura o nódulos pequeños inflamatorios (microabscesos). Si ha tenido lugar la transmisión de patógenos, el diagnóstico puede ser más difícil, ya que los signos clínicos relacionados con ciertas enfermedades vectoriales pueden ser poco claros. En esta situación es muy importante tener en cuenta la posibilidad de una infestación previa mediante una historia clínica detallada.

Tratamiento

Se deben retirar rápidamente las garrapatas que estén visibles para así evitar la posible transmisión de muchas de las ETG. Hay una gran variedad de instrumentos para retirar las garrapatas que pueden utilizarse para extraer las que estén prendidas a la piel (no se debe usar aceite, ni alcohol, ni éter). Deben usarse guantes.

Generalmente, después de diagnosticar una infestación por garrapatas, se debe iniciar un tratamiento profiláctico acaricida durante el resto de la estación de riesgo en el paciente y en los animales que convivan con él. La lista de antiparasitarios externos de uso veterinario registrados en nuestro país en perros y gatos se encuentra disponible en la sección de ESCCAP en Portal Veterinaria Argos.

Aunque se han descrito eficacias reducidas de algunos insecticidas y acaricidas utilizados en animales hasta la fecha, en Europa, no ha habido casos donde se haya podido demostrar un fallo terapéutico causado por poblaciones resistentes de garrapatas.

Prevención y control continuado: el animal y el ambiente

El tratamiento del medio ambiente con acaricidas es casi siempre imposible para las garrapatas ya que los estadios que no viven en el hospedador están ampliamente distribuidos en el exterior y en lugares inaccesibles.

En el animal, la profilaxis frente a las garrapatas debe cubrir el periodo completo de actividad. Así, hay que considerar tanto las diferencias geográficas como climáticas a lo largo de Europa lo que conlleva diferencias en prevalencia y estacionalidad del parásito.

Se aconseja examinar a los animales regularmente, y en particular, hacia el final del periodo en el que están protegidos, para estar seguros de que se elimina cualquier garrapata visible y se repite el tratamiento en caso de considerarlo apropiado. Se debe recordar también que la duración de la eficacia es diferente para las diferentes especies de garrapatas, lo que refuerza la importancia de la inspección visual para verificar que el tratamiento continúa siendo eficaz.

Los perros y los gatos que viajen a áreas endémicas de garrapatas y ETG también deben recibir una aplicación regular de productos acaricidas, particularmente si estas ETG no son endémicas en su país. Debe establecerse la duración de la eficacia para un producto en particular a partir del prospecto y con esta información “educar” a los propietarios para alcanzar un alto grado de cumplimiento, explicando también los intervalos correctos de cada tratamiento.

Por sus hábitos de aseo, los gatos suelen padecer menos ETG que los perros. Aun así, cuando las garrapatas son un problema en los gatos deben ser controladas con un acaricida apropiado. Advertencia: los piretroides sintéticos o amidinas son tóxicos para los gatos.

De forma general, para evitar una infestación por garrapatas y reducir el riesgo de ETG, debe evitarse o limitarse el acceso a zonas con una alta densidad de garrapatas o en épocas del año cuando las garrapatas tienen una gran actividad. Igualmente se debe inspeccionar a los animales para la búsqueda activa de garrapatas (a la vuelta del paseo) y eliminarlas mediante el uso de acaricidas de acción residual y resistentes al agua.

Recomendaciones para evitar la infestación

  • Riesgo mínimo de infestación (por ejemplo, animales con acceso restringido al exterior o sin acceso): examen visual regular y, si se encuentran garrapatas, extracción manual. En el caso de que se hayan encontrado garrapatas, se recomienda una aplicación de acaricida para asegurarse de que todas las garrapatas son eliminadas.
  • Riesgo moderado de infestación (por ejemplo, animales con acceso moderado al exterior y un riesgo indefinido de reinfestación): en áreas de Europa con inviernos fríos se recomiendan tratamientos regulares según las recomendaciones del prospecto para alcanzar protección constante durante al menos la época de actividad de las garrapatas. En áreas más templadas o donde las garrapatas pueden sobrevivir en las casas o en colectividades (criaderos, perreras, albergues), por ejemplo R. sanguineus, los tratamientos pueden ser necesarios durante todo el año.
  • Riesgo de infestación continua (por ejemplo, perros de caza, rehalas, sociedades protectoras, criaderos): deben hacerse tratamientos regulares siguiendo las recomendaciones del fabricante en cuanto a la posología y concentración y las del veterinario en cuanto a las medidas globales de control, para asegurar una protección constante a lo largo de todo el año.
  • Alto riesgo de transmisión de ETG: en áreas con una alta prevalencia de ETG, los animales de compañía corren el riesgo de contraer estas enfermedades. Deben hacerse tratamientos regulares siguiendo las recomendaciones del fabricante para alcanzar una protección constante durante todo el año. Los acaricidas con actividad repelente añadida tienen un efecto inmediato y previenen la picadura de las garrapatas, reduciendo así la posibilidad de contraer ETG. Sin embargo, también se ha demostrado que otros acaricidas pueden ser eficaces en la prevención de ETG, especialmente en aquellas enfermedades que se transmiten al final de la ingestión de sangre.
  • Plan “PETS” en Gran Bretaña: los perros, gatos o hurones que regresan o entran en Gran Bretaña desde el extranjero han tenido que recibir tratamiento veterinario con un acaricida registrado 24-48 horas antes de su entrada en Gran Bretaña. Los collares impregnados con acaricidas no son aceptados como tratamiento. Estos tratamientos deben registrarse en el pasaporte de animales de compañía de la Unión Europea, que es el certificado veterinario oficial del país de origen.
  • Infestación de perreras o de casas: si existe una infestación por R. sanguineus o Ixodes, se puede utilizar un tratamiento acaricida de forma regular en los animales de compañía acompañado de tratamiento medioambiental con un compuesto de un grupo químico diferente. Existen fórmulas especiales de acaricidas para su uso en perreras o en casas. En su mayoría los principios activos pertenecen a los mismos grupos químicos que los que se usan como acaricidas en los animales de compañía. La Organización Mundial de la Salud (2006) ha publicado un estudio de revisión de pesticidas y sus aplicaciones, que contiene secciones sobre su uso seguro y su aplicación medioambiental (véase www.esccap.org). El propietario puede contactar con un técnico profesional en control de plagas.

Enfermedades transmitidas por garrapatas (ETG) y zoonosis

El veterinario debe comunicar los protocolos para el control de infestaciones por ectoparásitos al personal de la clínica y a los propietarios de animales de compañía.

La transmisión de patógenos puede producirse a través de la saliva cuando la garrapata se alimenta, o más raramente, después de que los animales ingieren la garrapata, como es el caso de Hepatozoon spp. Es decir, no hay un riesgo directo de contagio de ETG con las garrapatas que están prendidas en un perro o gato, si bien las garrapatas que se extraen manualmente de un perro o gato deben destruirse cuidadosamente (mediante calor o acaricidas a concentraciones altas). Algunos patógenos pueden ser transmitidos desde la hembra grávida a toda la progenie (en todos sus estadios evolutivos) y en otros casos, sólo entre un estadio evolutivo y el siguiente cuando se alimentan.

La importancia de las garrapatas como vectores transmisores de patógenos varía según la especie y en algunos casos, según la localización geográfica. La tabla 2 resume las ETG en Europa (para más información sobre ETG consultar la Guía nº 5 ESCCAP: Control de enfermedades transmitidas por vectores en perros y en gatos).

Conclusión

Se debe fomentar la cooperación entre los profesionales de la medicina humana y veterinaria y subrayar sus beneficios especialmente en el caso de zoonosis potenciales. Los propietarios de animales de compañía deben recibir información sobre los riesgos sanitarios potenciales de una infestación parasitaria, no solamente para sus animales sino también para los miembros de la familia y las personas que viven en el mismo entorno. 

Mas noticias

Actualidad Actualidad Veterinaria

14 Junio 2021

14/06/2021

Biopyc organiza la jornada online “Nosemosis C, una pandemia silenciosa”

Empresas Animales de compañia

14 Junio 2021

14/06/2021

Virbac analiza los fármacos imprescindibles en reproducción canina y felina en una sesión abierta para veterinarios

Actualidad Animales de compañia

14 Junio 2021

14/06/2021

El futuro de la oncología veterinaria, un paso más cerca

Actualidad Animales de compañia

14 Junio 2021

14/06/2021

AVEPA acredita a once nuevos veterinarios socios

Actualidad Rumiantes

14 Junio 2021

14/06/2021

El Reino Unido busca un acuerdo veterinario para facilitar sus exportaciones a la UE

 
 

EVENTOS