MI CUENTA | NEWSLETTER
PortalVeterinaria

¿Cuáles son las manifestaciones cutáneas de perros y gatos con reacciones adversas a los alimentos?


Las reacciones adversas a los alimentos (AFR, por sus siglas en inglés) son diagnósticos que se realizan de forma habitual en perros y gatos con enfermedades alérgicas. Estas AFR pueden manifestarse clínicamente con signos clínicos no cutáneos (por ejemplo, vómitos, diarrea) o cutáneos. Si bien se acepta ampliamente que el prurito es el signo principal que afecta a las mascotas con un AFR cutánea (CAFR), existe una falta de consenso sobre la epidemiología típica y las manifestaciones cutáneas de las AFR en perros y gatos.

Metodología

En 2018 los autores buscaron en dos bases de datos artículos con información detallada sobre la epidemiología y los signos clínicos de al menos un perro o gato con CAFR. Se identificaron 233 y 407 citas de las cuales se seleccionaron 32 artículos con información original. Un total de 22 artículos incluyeron datos sobre 825 perros con CAFR.

Resultados

La edad de inicio de la enfermedad osciló entre menos de uno a 13 años; se observó un inicio de los signos a los 6 o 12 meses de edad en un 22-38 % de los perros, respectivamente. La relación hembra-macho también varió considerablemente.

Perros

Cuatro razas de perros (Pastor Alemán, West Highland White Terrier, Labrador y Golden Retriever) representaron alrededor del 40 % de los perros afectados. La mayoría de los perros diagnosticados con una CAFR eran pruríticos, con bastante frecuencia, en un patrón generalizado, de modo que las orejas, los pies y el abdomen también estaban afectados con frecuencia; sin embargo, el perineo no estaba afectado de forma habitual. Las CAFR caninas se presentan principalmente como infecciones cutáneas bacterianas recurrentes, otitis externa y dermatitis atópica.

Gatos

Doce artículos aportaron información novedosa sobre 210 gatos con este síndrome. No hubo predisposición aparente de raza y género para las CAFR felinas, pero los gatos parecian desarrollar signos más tarde que los perros con el mismo síndrome. La mayoría de los gatos con una CAFR eran pruríticos, especialmente en la cabeza/cara y cuello, el abdomen y las orejas también estaban comúnmente involucrados. La alopecia simétrica autoinducida, la dermatitis autotraumática de cabeza y cuello, la dermatitis miliar y variantes de enfermedades eosinofílicas fueron las manifestaciones más comunes de las CAFR felinas.

Conclusiones

Las CAFR afectan a perros y gatos de cualquier edad, cualquier raza y ambos sexos, con una proporción de perros jóvenes diagnosticados de, aproximadamente, el doble que en gatos. No hay datos fiables sobre la predisposición de la raza. La mayoría de los pacientes son pruríticos, de modo que la mitad de los perros tienen prurito generalizado y la mitad de los gatos se rascan la cara/cabeza o cuello. Las CAFR caninas se manifiestan con más frecuencia como infecciones bacterianas de la piel, otitis externa o dermatitis atópica; los gatos con CAFR exhiben los fenotipos clínicos esperados asociados con dermatitis hipersensibles felinas.

Olivry T1, Mueller RS2. Critically appraised topic on adverse food reactions of companion animals (7): signalment and cutaneous manifestations of dogs and cats with adverse food reactions. BMC Vet Res. 2019 May 9;15(1):140. doi: 10.1186/s12917-019-1880-2.

Mas noticias

Curso práctico de introducción a la microcirugía ocular veterinaria

Curso de instrumentación y metodología para la exploración oftalmológica

Andersen obtiene la certificación GMP+

Cinco consejos prácticos para interpretar radiografías

Las ventajas de la receta electrónica

Noticias de interés

EVENTOS