MI CUENTA |

Claves para el manejo de la dermatitis atópica

Entender que cada paciente debe ser tratado de forma individual y que no existe un protocolo general es fundamental para abordar esta enfermedad.


La dermatitis atópica es una enfermedad cutánea inflamatoria y pruriginosa genéticamente predispuesta con características clínicas características, más comúnmente dirigida contra alérgenos ambientales como los ácaros del polvo doméstico y el polen. El manejo de esta afección en perros es complejo, ya que hay muchos factores a considerar por el paciente y el cliente. Además, también es necesario hacer frente a las condiciones secundarias que pueden exacerbar los signos clínicos, incluidos los ectoparásitos y las infecciones. Es una condición de por vida y es vital que los veterinarios y los propietarios trabajen juntos para manejar estos casos complejos y obtener el mejor resultado clínico.

¿Qué se debe hacer una vez diagnosticada la dermatitis atópica?

Una vez que se ha realizado un diagnóstico clínico de dermatitis atópica, el siguiente paso es encontrar la mejor manera de controlar los signos clínicos del paciente. Hay muchas opciones de tratamiento diferentes y cada paciente se debe tratar de forma individual. No existe un protocolo general que sea adecuado para todos los perros con dermatitis atópica y es importante explicárselo al propietario desde el principio, ya que así será más comprensivo cuando los tratamientos fracasen y se pruebe algo nuevo. Como regla general, es preferible usar la menor cantidad de fármaco posible que controle los signos clínicos del paciente. Educar al cliente sobre la dermatitis atópica es de vital importancia en el manejo de la enfermedad y es algo que a menudo se pasa por alto.

¿Qué es el umbral pruriginoso y cómo afecta a la toma de decisiones al seleccionar tratamientos?

El umbral pruriginoso es un concepto importante para un paciente con dermatitis atópica. El concepto de umbral de prurito se relaciona con la presencia de una multitud de estímulos (como bacterias colonizadoras, levaduras y ectoparásitos) que pueden contribuir al nivel de prurito del paciente. La teoría del "umbral pruriginoso" plantea la hipótesis de que cualquier individuo es capaz de tolerar algún estímulo pruriginoso sin volverse pruriginoso, pero cuando están presentes múltiples estímulos al mismo tiempo, la suma de sus efectos supera el umbral pruriginoso y por lo tanto el paciente se volverá pruriginoso. Es por eso que en algunos casos cuando se tratan las infecciones presentes, el paciente suele mejorar considerablemente. Otros factores, como cambios crónicos en la piel (p. ej., liquenificación) y factores ambientales, incluido el uso excesivo de diversas terapias tópicas, contribuyen a los factores de suma que causan prurito.

Para acceder a la guía completa sobre la dermatitis atópica haga clic en este enlace.



Barnard NA. Clinician’s guide to managing atopic dermatitis in dogs. In Practice 2020;42:438-444.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

23 Noviembre 2020

23/11/2020

Diagnóstico ecográfico en animales exóticos a un nuevo nivel

Empresas Animales de compañia

23 Noviembre 2020

23/11/2020

Dechra muestra este martes 24 de noviembre cómo diagnosticar las otitis más complejas

Actualidad Animales de compañia

23 Noviembre 2020

23/11/2020

Puntos clave en la lucha contra las resistencias a los antibióticos en la clínica veterinaria

Actualidad Rumiantes

23 Noviembre 2020

23/11/2020

La producción de ovino y caprino ya cuenta con su sello de bienestar animal

Actualidad Actualidad Veterinaria

23 Noviembre 2020

23/11/2020

“Ningún sector puede resolver este problema por sí solo”

Noticias de interés

 
 

EVENTOS