MI CUENTA |

La calidad del agua en avicultura depende del uso que queramos darle

Especial FIGAN 2013


La Asociación Española de Ciencia Avícola (AECA) ha organizado en la mañana del segundo día de FIGAN 2013 una jornada técnica que ha concentrado a medio centenar de profesionales. La presidenta de AECA-WPSA, Ana Cristina Barroeta, ha dado la bienvenida a todos los asistentes y los ha invitado a participar en el próximo Congreso científico de Avicultura 2013, que tendrá lugar en Lérida el próximo mes de octubre. La asociación cumple este año su 50 aniversario y quiere celebrar un evento del máximo nivel.

La primera conferencia de la jornada ha corrido a cargo de Avelina Bellostas, de HdosO Consultoría e Ingeniería, que ha repasado cuáles son los parámetros de calidad del agua que se deben tener en cuenta en las explotaciones avícolas. Bellostas ha comenzado recordando que el agua es un “nutriente esencial”, además de vehículo de diversos tratamientos y refrigerante. Y debido a sus diferentes usos, ha recalcado que la calidad del agua que entra en la explotación es siempre relativa, dependiendo de esos usos que le vayamos a dar.

Ha señalado que la temperatura del agua es un parámetro que determina su consumo y que apenas se controla. Si está por encima de 26 ºC las aves la rechazan y esto ocurre con frecuencia en muchas granjas, que tienen el depósito del agua en el tejado para que entre con suficiente presión a los bebederos: en verano el sol la calienta hasta incluso los 30 ºC y esto hace que los animales dejen de consumirla, baje el consumo de pienso y haya un consecuente descenso de la producción.

También ha hecho hincapié en que los parámetros microbiológicos y físico-químicos de referencia del Ministerio de Agricultura, basados en los que marca el Real Decreto 140/2003 para el consumo humano, no siempre son los adecuados para una explotación avícola. Por ejemplo, niveles aceptables de sulfatos en agua de bebida para personas producen diarreas persistentes en pollos y niveles de hierro que están dentro de la legislación pueden dar problemas de solubilidad de medicaciones y producir fallos en los tratamientos. También las aves son más sensibles que los seres humanos a los nitratos. La conferenciante ha insistido en la importancia de cada parámetro: “Estamos hablando de producciones muy intensivas y tiempos muy cortos, en los que cualquier variable influye”.

En resumen, Bellostas ha puesto de manifiesto que hay tres cuestiones que se deben controlar especialmente en el agua de las explotaciones avícolas: la dureza, la formación de biofilms y la presencia de Legionella en los sistemas de ventilación (que afecta a los trabajadores). Y, por supuesto, que es la experiencia de campo la que ha de definir cuál es la calidad adecuada del agua para cada uso que se le vaya a dar.

Mas noticias

Actualidad Actualidad Veterinaria

26 Noviembre 2021

26/11/2021

El ministerio admite hasta el 10 de diciembre comentarios al proyecto del decreto sobre medicamentos veterinarios

Actualidad Actualidad Veterinaria

26 Noviembre 2021

26/11/2021

“En la lucha frente a las resistencias antimicrobianas tenemos que trabajar en One Health

Actualidad Porcino

26 Noviembre 2021

26/11/2021

Vietnam ha sacrificado el triple de cerdos que el año pasado para frenar los brotes de PPA

Actualidad Animales de compañia

26 Noviembre 2021

26/11/2021

Grupo Asís regala un lote de sus productos en el Congreso Andaluz de Veterinarios 2021

Actualidad Porcino

26 Noviembre 2021

26/11/2021

El VII Congreso Anavepor confirma la vuelta a la actividad presencial del sector porcino

 
 

EVENTOS