MI CUENTA |

15 veterinarios expertos en vacuno debaten acerca de la diarrea vírica bovina en el I BVD Day

Boehringer Ingelheim celebra la primera edición del BVD Day y el primer BVDZero WebCongress


La División Veterinaria de Boehringer Ingelheim organizó el pasado día 18 de noviembre la primera edición del BVD Day en sus oficinas de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). En esta jornada un grupo de 15 expertos debatieron en tres mesas redondas simultáneas sobre el impacto que la diarrea vírica bovina (BVD) tiene en las ratios de fertilidad en vacuno de leche, en la productividad de la vaca nodriza y sobre cómo debería plantearse la bioseguridad para evitar sus consecuencias.

Además, el grupo también atendió en directo al primer BVDZero WebCongress, un evento online en el cual cinco expertos internacionales (Volker Moenning, Robert Fux, Dan Givens, Jocelyn Amiot y James Roth) expusieron sus ideas y conocimientos sobre esta enfermedad y al que se inscribieron más de 1.500 veterinarios de toda Europa.

Ambas actividades se encuadran en la filosofía de Boehringer Ingelheim de aportar valor a través de la innovación y acercarla a veterinarios y ganaderos con iniciativas como el proyecto BVDZero.

Hay signos clínicos que pueden hacer sospechar que la BVD está en la explotación

La mesa redonda que debatía sobre la “BVD y eficiencia reproductiva en vacuno de leche” moderada por Susana Astiz (investigadora titular en INIA, Madrid) abordó uno de los puntos clave que cualquier veterinario clínico se plantea: ¿es en realidad la BVD “tan subclínica” como se cree?

Lo primero que se observan son problemas sanitarios generalizados, pero si entramos al detalle, entonces se pueden observar mortinatos, mortinatos en vacas primíparas y un empeoramiento de la fertilidad en general de las novillas (dato fácilmente observable en las explotaciones grandes). Si disponemos de datos históricos de la explotación, se puede ver un empeoramiento general de todos las ratios reproductivas, se pueden ver reabsorciones y abortos muy tempranos.

Las pérdidas económicas que ocasiona la BVD son enormes pero difíciles de cuantificar al impactar en los principales indicadores productivos de la explotación

En el impacto económico asociado a la BVD destaca la pérdida de producción por un alargamiento del intervalo entre partos, aunque también por los abortos, aumento de las tasas de reposición y un mayor número de mortinatos. En general aumentan los costes en la recría porque se necesitan más animales que normalmente se compran fuera. Ello a su vez aumenta también la edad al primer parto y aumenta el riesgo de introducción de nuevas enfermedades en la explotación.

Pero en términos generales todos estos factores son difíciles de cuantificar. Sobre todo es complicado conseguir que el ganadero sea consciente de lo que pierde, aún más si cabe cuando se trata de una granja cuyo estatus sanitario no es bueno y sufre la BVD de forma endémica de forma que ya se asume un rendimiento subóptimo de la explotación

Una vez se conoce que la BVD está ya en la explotación, es necesario hacer un diagnóstico preciso de su estatus sanitario. El método de diagnóstico elegido para BVD dependerá de la idiosincrasia de la explotación y de las regulaciones que cada comunidad autónoma pudiera tener establecidas con respecto al control de la BVD. Una vez clara la situación de la explotación respecto a la BVD se debería plantear un programa de control y seguimiento iniciando un plan de vacunación o revisando el ya existente al mismo tiempo que se implementan medidas de bioseguridad.

Hay que iniciar un plan de vacunación si es que no existe o revisar el ya existente. Además, se debería estudiar el estatus sanitario de todos los animales y plantear un programa de control y seguimiento, incorporando medidas de bioseguridad.

En el caso de granjas libres y consideradas cerradas, se debe reevaluar el concepto de explotación “cerrada” con los nuevos conocimientos sobre la diseminación de la BVD y establecer la vacunación como media de bioseguridad que evita que el virus entre en la explotación que por su condición de libre sufriría los efectos negativos de la enfemedad en mucha mayor medida. En estos casos es especialmente importante trasladar al ganadero el concepto de que el riesgo cero no existe para la BVD y que esfuerzos invertidos durante tiempo pueden echarse a perder en cualquier momento.

Mesa redonda “BVD y eficiencia reproductiva en vacuno de leche”.

Impacto de la diarrea vírica bovina en la producción de las vacas nodrizas

En la mesa titulada “BVD y la productividad de vacas nodrizas”, Juan Manuel Loste (veterinario clínico y reproducción de rumiantes en Albaikide, Navarra) como moderador, tuvo por objetivo tratar de evaluar el impacto y consecuencias de la BVD en la productividad de las vacas nodrizas y las medidas de control a establecer para minimizarlos.

En el debate se trataron todos aquellos factores que hacen que la BVD, en sí misma, impida que la productividad de las vacas nodrizas en España esté muy por debajo del objetivo de un ternero cada 12 meses (hay que remarcar cada 12 meses no cada año natural). Es decir, su responsabilidad en los bajos índices productivos actuales como fertilidad (68 %), terneros destetados, intervalo entre partos (462,14 días), etc.

La diseminación de la BVD en explotaciones de nodrizas es mucho más dinámica por el alto trasiego de animales y por la convivencia de animales de diferentes edades o rebaños en los mismos pastos

En explotaciones de nodrizas las vacas y terneros están juntos en los pastos, lo que facilita una diseminación de la enfermedad mucho más dinámica entre animales jóvenes y adultos. Además, hay que tener en cuenta que otros factores como la entrada de animales nuevos, los pastos comunales, el intercambio de lotes interno, los toros compartidos, los animales que se envían y regresan de concursos y ferias de ganado son también muy frecuentes en explotaciones de nodrizas y en esas circunstantias los animales permanentemente infectados, así como los infectados transitorios, pueden fácilmente diseminar la enfermedad a todo el efectivo en muy poco tiempo.

Los efectos de la BVD en la producción de vaca nodriza son dramáticos

Los efectos de la BVD en las explotaciones de nodrizas son especialmente dramáticos. La BVD en una explotación de nodrizas es especialmente devastadora porque afecta directamente a la “cantidad” y “calidad” de la producción (terneros) y, además, debido a la inmunosupresión que provoca es responsable indirecta de los efectos negativos de otras muchas enfermedades.

El veterinario es clave en el control de la BVD en vaca nodriza

Durante la mesa redonda se hizo hincapié en que el papel del veterinario en el control de la BVD en explotaciones de nodrizas es clave para instaurar prácticas de vigilancia clínica y conocimiento epidemiológico de la explotación, la monitorización de entradas, los exámenes adicionales e interpretación de los resultados, la información y formación al ganadero y la presión para el establecimiento de medidas sanitarias obligatorias.

En un modelo como el de vaca nodriza con un riesgo constante de infección la mejor medida de protección es la vacunación que resulta eficaz y rentable ya que hace que mejoren los parámetros económicos de la explotación:

  • Aumenta la fertilidad.
  • Aumenta el número de terneros destetados en origen en una explotación.
  • Aumenta el valor de los terneros destetados.
Mesa redonda “BVD y la productividad de vacas nodrizas”.

Las principales conclusiones que se alcanzaron en esta mesa fueron:

  • La vacunación frente a la BVD en una explotación de nodrizas es una medida eficaz y rentable.
  • La entrada de la enfermedad se debe a numerosos factores: compra de animales, pastos comunales, vectores, calostro, ¿fauna salvaje?
  • Hay que prestar especial atención y realizar análisis previos además de la vacunación obligatoria a las vacas preñadas y a las novillas no gestantes de primer año.
  • Analizar siempre a los machos porque pueden ser portadores del virus.
  • Es fundamental mejorar la formación de veterinarios y ganaderos.
  • Hay que monitorizar las explotaciones a nivel sanitario y reproductivo.

La bioseguridad es clave para combatir la BVD y el veterinario debe estar involucrado

La mesa titulada “BVD y bioseguridad”, que moderó Javier Heras (técnico especialista en vacuno en Vether, Girona) tuvo como principal objetivo definir y evaluar la viabilidad de adopción de medidas específicas mínimas de bioseguridad frente a BVD.

Todos los participantes coincidieron en que la bioseguridad es una medida clave frente a la BVD, mucho más que frente a otras patologías por el carácter de infección recurrente de esta enfermedad.

Otro punto de coincidencia fue que la bioseguridad es un tema permanente de conversación y discusión pero que a la hora de la verdad es difícil implementar un programa mínimo de medidas.

Algunas de las razones esgrimidas para que esto suceda es la descoordinación entre los diferentes técnicos presentes en las explotaciones principales, la falta de comunicación con el ganadero y su formación, y la ausencia de monitorización de las medidas implementadas.

El principal objetivo de bioseguridad frente a BVD pasa por evitar la entrada de animales infectados por BVD en la explotación.

Los animales infectados fueron considerados como el primer riesgo de infección aunque la experiencia induce a pensar que otros factores como camiones de pienso o recogida de animales y veterinarios o visitas varias puedan tener un papel muy relevante en la diseminación de la enfermedad y por ello las medidas de bioseguridad frente a la BVD deberían contemplarlos.

El desarrollo de un programa de bioseguridad exitoso para una explotación debería iniciarse con la realización de una auditoría que valore y cuantifique de manera objetiva, basada en índices numéricos, cada uno de los factores de riesgo de la explotación, el conocimiento de los puntos críticos y la propuesta de adopción de medidas específicas. Es fundamental saber que en la producción vacuna es imposible implementar un plan de bioseguridad que limite el riesgo al 100 % pero es importante saber que si se pueden implementar muchas medidas que lo reduzcan. Además, los participantes coincidieron en que cualquier medida, por pequeña que sea, reduce el riesgo por lo que hay que ser plenamente consciente de lo que se hace o se deja de hacer y, por supuesto, monitorizar y controlar cualquiera que sean las medidas tomadas.

Respecto al papel de la vacunación como medida de bioseguridad en sí misma los participantes concluyeron que es muy relevante, no solo como medida que evita la diseminación del virus dentro de la explotación vacunada sino como medida de bioexclusión.

¿Cuál es el rol de la vacunación en los programas de bioseguridad?

Las principales conclusiones de esta mesa fueron:

  • El riesgo cero no existe.
  • Un plan de bioseguridad es integral: no se adapta a una enfermedad, sino que es específico de cada cuadra. Hay que definirlo con sentido común, marcando niveles de riesgo asumibles.
  • La bioseguridad en gran medida es una cuestión de actitud más que de grandes medios técnicos y una enorme inversión económica en la explotación.
  • La vacunación es parte fundamental de un programa de bioseguridad.
  • Un plan de bioseguridad en una explotación requiere la coordinación y comunicación entre todos los técnicos que la visitan.
  • Es básica la formación y educación de veterinarios y ganaderos.
  • Todo plan de bioseguridad necesita un responsable.
  • El veterinario tiene un rol importante en la responsabilidad en la implementación (monitorización y seguimiento).
Mesa redonda “BVD y bioseguridad”.

La BVD está ahí aunque no puedas verla

La BVD es una de las enfermedades del ganado bovino más importantes a escala mundial. Está causada por dos tipos diferentes de virus (BVDV-1 y BVDV-2). Puede provocar diversos signos clínicos, incluidos inmunosupresión, infertilidad, abortos y anomalías congénitas en los terneros. Es posible que algunos animales desarrollen un trastorno más grave, conocido como enfermedad de las mucosas, que puede dar lugar a una alta mortalidad de los animales afectados.

Que no puedas verlo no significa que no esté ahí. La BVD es una amenaza constante que pone en peligro a tu ganado. Si realmente crees que tu ganado no está en peligro, piénsalo de nuevo: visita www.BVDzero.es.

1.500 profesionales conectados online para aprender sobre BVD

El primer BVDZero WebCongress, congreso online sobre la Diarrea Vírica Bovina organizado por Boehringer Ingelheim, fue retrasmitido el día 18 de noviembre a toda Europa de forma simultánea.

En el evento, que contó con la intervención de cinco especialistas en BVD (Volker Moenning, Robert Fux, Dan Givens, Jocelyn Amiot y James Roth), se emitió en directo desde Barcelona para más de 1.500 ganaderos y veterinarios europeos. España participó de forma destacada en el WebCongress con más de 500 inscritos de los que más de la mitad asistieron en directo al congreso.

Mas noticias

Articulos Animales de compañia

03 Julio 2020

03/07/2020

Un estudio revela que los perros son mucho más viejos de lo que pensamos

Actualidad Rumiantes

03 Julio 2020

03/07/2020

Una investigación buscará la supervivencia de los sistemas ganaderos frente al cambio climático y socioeconómico

Actualidad Animales de compañia

03 Julio 2020

03/07/2020

En marcha un proyecto para el diagnóstico de SARS-Cov-2 en animales de compañía

Actualidad Actualidad Veterinaria

03 Julio 2020

03/07/2020

Los veterinarios aportan al Gobierno claves para minimizar el impacto de nuevas epidemias

Actualidad Actualidad Veterinaria

03 Julio 2020

03/07/2020

Fesvet lamenta que en las conclusiones del Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública del Congreso siga sin mencionarse a la Veterinaria

Noticias de interés

EVENTOS