MI CUENTA |

Los animales y los humanos tienen miradas similares ante el sufrimiento

La cara es el espejo del alma, también en los animales


Los científicos han encontrado que los seres humanos no son los únicos que hacen muecas cuando sienten dolor, los ratones demuestran su malestar de la misma manera. Este hallazgo podría ayudar a los veterinarios identificar el dolor espontáneo durante periodos prolongados y también podría ayudar a los científicos en su búsqueda de analgésicos.
Descifrar las expresiones faciales de los animales podría permitir a los investigadores y veterinarios controlar el dolor espontáneo durante el transcurso de largas escalas de tiempo. Esto también podría ayudar al descubrimiento de analgésicos, porque este tipo de dolor es similar a la experimentada por los seres humanos.
Los investigadores suelen detectar el dolor en ratones al provocar reacciones específicas. Pinchar la pata trasera, por ejemplo, ocasiona al ratón retirar reflexivamente la pata; quemarle la cola, hace que la mueva rápidamente. Sin embargo, los científicos no están de acuerdo en cómo medir el dolor no provocado.

La clasificación de los gestos de dolor
Para analizar las expresiones faciales en los ratones, el genetista Jeffrey Mogil en la Universidad McGill en Montreal, (Canadá) y sus colegas, han adaptado un sistema de codificación utilizado para medir el dolor en infantes humanos. El trabajo fue publicado recientemente en Nature Methods1.
Mogil se asoció con Kenneth Craig, un psicólogo que estudia el dolor humano en la Universidad de British Columbia en Vancouver. Los expertos en expresiones del laboratorio de observadores de Craig compararon fotogramas de vídeo de ratones, filmados un máximo de 30 minutos antes y después de recibir una dolorosa inyección de ácido acético.
Los investigadores detectaron cinco signos indicativos de dolor en ratones. Tres son similares a las respuestas humanas: el cerrar de los ojos, el área alrededor de ellos se tensiona y la nariz y las mejillas se inflan. En el caso de los ratones, también tirar hacia atrás las orejas y mueven sus bigotes.
"Este es el primer estudio que ha examinado las expresiones faciales de dolor en animales no humanos", dijo Craig.
La escala de muecas del ratón (mouse grimace scale, MGS) fue capaz de detectar el dolor en los experimentos que normalmente utilizan los científicos. Los gestos de dolor fueron más pronunciados para el dolor que se prolongó durante minutos u horas, y para el malestar en las articulaciones y los órganos internos. Los daños superficiales, tales como la inmersión de la cola en agua caliente evocan menos muecas. Los ratones y los humanos muestran una variabilidad similar en la respuesta al dolor, informó Mogil.
Sin embargo, el equipo de investigadores halló que las expresiones de dolor asociadas con el estrés y la enfermedad, no coincidían. Además, mientras los estímulos son más nocivos, las muecas son más pronunciadas, y los calmantes para el dolor luego lo comienzan a disminuir.
Los ratones con una mutación, que se ha relacionado con las migrañas en las personas, mostraron expresiones de dolor más intensas y cuando se les dio un medicamento contra la migraña, el dolor disminuyó. "Estoy muy seguro de que estamos midiendo el dolor aquí", afirma Mogil.

¿Un lenguaje universal?
Lars Arendt-Nielsen, experto en dolor de la Universidad de Aalborg en Dinamarca, aún no está convencido de que el equipo haya descartado otras emociones, como el miedo, pero reconoce los beneficios de este enfoque. "Probablemente se puedan mirar nuevas condiciones de dolor que no hemos sido capaces de mirar en métodos anteriores", dijo el científico.
Arendt-Nielsen se pregunta además si la escala se aplicará a otros animales, ya que las reacciones de dolor difieren entre especies. Pero Mogil piensa que sí. "Yo estoy muy sorprendido si una versión de esta escala no funciona igual para todos los mamíferos", manifestó Mogil.
A continuación, a Mogil le gustaría comparar su método usado para evaluar otros analgésicos, y probar diferentes dosis utilizadas para tratar las molestias postoperatorias en los animales. En la actualidad, no se sabe si las dosis prescritas realmente funcionan.
"Por un lado, creemos que podemos volver a escribir las reglas veterinarias", finalizó el investigador.


Referencias: Langford, D. J. et al. Nature Methods doi:10.1038/nmeth.1455 (2010).

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

19 Octubre 2020

19/10/2020

AMVAC reclama la colaboración de todos los colectivos en la futura ley integral de bienestar animal

Actualidad Actualidad Veterinaria

19 Octubre 2020

19/10/2020

La Organización Colegial Veterinaria apuesta por la divulgación científica

Actualidad Rumiantes

19 Octubre 2020

19/10/2020

La red transfronteriza sobre control de tuberculosis animal Innotub estrena página web

Empresas Porcino

19 Octubre 2020

19/10/2020

Indtech organiza un WebSeminar para identificar los errores más comunes en la maternidad y el destete

Actualidad Actualidad Veterinaria

19 Octubre 2020

19/10/2020

Baudilio Fernández, premiado por poner en valor a través de la historia la actuación veterinaria en zoonosis de fácil difusión

Noticias de interés

 
 

EVENTOS