MI CUENTA |

El aumento del apetito en las mascotas esterilizadas hace que haya que controlar su alimentación


Cuando se esteriliza a un animal de compañía, eliminando los testículos en perros o gatos y los ovarios (o los ovarios y el útero) en perras y gatas, se afecta de forma directa la producción de hormonas ya que se elimina la principal fuente de las sexuales: testosterona en los machos y estrógenos y progesterona en las hembras.

Se recomienda castrar a perros y gatos, tanto machos como hembras, entre los 6 y los 12 meses de edad. De por sí, durante este periodo se empieza a ralentizar el crecimiento y las necesidades alimenticias de los animales se estabilizan. Pero además, tras la castración, la tendencia al aumento de peso es mayor con la misma cantidad de alimento que un perro o gato enteros: la esterilización disminuye el metabolismo basal y el nivel de actividad física, e incrementa el apetito. Si los propietarios no son conscientes de esto y no se les informa correctamente su mascota puede desarrollar obesidad, con todos los riesgos que conlleva.

Para llevar a cabo un buen control de peso en perros y perras esterilizados, se debe limitar el consumo de energía, estimular la saciedad y proporcionar una nutrición equilibrada y adecuada a la condición específica de cada animal. Además hay que estimularlos para que hagan ejercicio, contando con las condiciones físicas de cada propietario.

En el caso de los gatos hay que medir la cantidad exacta de comida que le corresponde y no se debe ofrecer más alimento. Es muy importante que el propietario estimule que su mascota haga ejercicio, mediante juegos o colocando la ración diaria en distintos lugares a diferentes alturas.

En las dos especies es preferible utilizar dietas comerciales que caseras, especialmente preparadas para animales esterilizados, en las que se incluye una mayor cantidad de fibra y elementos saciantes y se baja la proporción de energía.

Es recomendable realizar revisiones periódicas para controlar el peso del animal y, según vaya evolucionando, ajustar la dieta a las necesidades reales en cada situación y en cada paciente. No obstante, una de las claves para conseguir que un animal esterilizado no acabe siendo un animal obeso es la implicación del propietario.

*Extraído de: Rosalía Domínguez. Alimentación en animales esterilizados. Ateuves 45, julio-agosto 2013, pp. 16-19

Mas noticias

Eventos Agenda

16 Octubre 2021 - 17 Octubre 2021

16/10/2021 - 17 Octubre 2021

11th Veterinary Forum on Companion Animal Medicine

Actualidad Animales de compañia

15 Octubre 2021

15/10/2021

“Queremos contribuir de forma significativa con la creciente profesionalización del sector”

Actualidad Animales de compañia

15 Octubre 2021

15/10/2021

La fibrosis pulmonar idiopática del Westie podría tener nuevas opciones de tratamiento

Empresas Rumiantes

15 Octubre 2021

15/10/2021

No te pierdas el webinar de MSD Animal Health “Nunca bajes la guardia frente a los coccidios”

Empresas Rumiantes

15 Octubre 2021

15/10/2021

El papel de los ácidos grasos procedentes del aceite de palma en la alimentación animal

 
 

EVENTOS