MI CUENTA |

La dirofilariosis, una enfermedad emergente


Elanco, en su compromiso por apoyar al veterinario clínico ofreciéndole soluciones eficaces para curar a las mascotas, ha desarrollado productos únicos, innovadores y de prescripción veterinaria como los tres que presento Jorge Muniesa, Technical Consultant de Elanco. En primer lugar habló de Comfortis (espinosad), un comprimido masticable que controla las pulgas tanto en perros como en gatos. Trifexis (espinosad y milbemicina oxima) también es un comprimido que trata y previene las infestaciones por pulgas, proporciona un tratamiento contra parásitos gastrointestinales y previene la dirofilariosis. Por último habló de Guardian (moxidectina), un inyectable de liberación sostenida que se adminsitra una vez al año para la prevención de la dirofilariosis.

En relación con esta última patología Elanco patrocinó la charla de José Alberto Montoya, sobre los avances que se han hecho en el estudio de la dirofilariosis.

La dirofilariosis, una enfermedad emergente

Continuamente se está aprendiendo algo nuevo de la enfermedad. Es una zoonosis emergente que se puede encontrar en todo el mundo y que está en expansión en función del cambio climático: en Europa cada vez se ven más afectados los países del norte. En la península Ibérica Dirofilaria immitis es muy abundante sobre todo en la zona sur.

Afecta principalmente a los perros, que son los hospedadores definitivos, aunque también la pueden padecer gatos, hurones y personas. Por ejemplo, el Podenco Canario es una raza que sufre más la enfermedad que el resto, posiblemente debido a sus condiciones de vida: los utilizan para cazar, algunos viven hacinados o tienen una alimentación deficitaria, etc.

Es un proceso cardiorrespiratorio ya que en primer lugar el parásito pasa al pulmón. Lesiona gravemente las arterias pulmonares y para ello no hace falta que haya muchas filarias. Esto es importante en los gatos ya que un solo parásito puede llegar a matar al animal. Por lo general pueden llegar a acumularse entre 70-80 gusanos hembra de varios años en un paciente canino. Dentro de las dirofilarias vive Wolbachia pipientis, una bacteria simbionte que tiene un importante papel en la patogénesis y respuesta inmunitaria a la infección: es la responsable del proceso inflamatorio y, en parte, del cuadro clínico de la enfermedad.

Transmisión

Se transmite exclusivamente por la picadura de mosquitos de los géneros Culex, Aedes, Anopheles, Culiseta o Coquillettidia, todos hematófagos nocturnos. Actualmente también se puede encontrar en el mosquito tigre que es diurno por lo que aumentan las posibilidades de transmisión.

El mosquito succiona larvas (L1) del organismo al que pica y deja larvas L3 que son infectantes. El ciclo en el perro se conoce completamente, sin embargo, en el gato aún quedan etapas desconocidas.

Patogenia

Las dirofilarias nadan contracorriente: del pulmón van al ventrículo derecho. Al morir se sueltan a favor de corriente y junto con los trozos de arterias que se rompen producen trombos, así como un proceso inflamatorio en el pulmón. La hipertensión pulmonar es responsable de la gravedad de la insuficiencia cardiaca. El daño pulmonar es irreparable.

El dímero-D es un marcador indirecto de la presencia de trombo pulmonar. En un reciente estudio se comprobó que el 40 % de los enfermos de dirofilaria tenían el dímero-D muy elevado. Wolbachia contribuye a la patología respiratoria ya que parte de la lesión la producen las propias wolbachias.

La troponina solo está elevada en casos muy graves lo que indica que los miocardiocitos no están afectados. El NT-proBNP mide la insuficiencia cardiaca y se produce al final.

Por lo general las dirofilarias van de la vena cava a la yugular aunque a veces se dirigen hacia atrás, al hígado y producen insuficiencia hepática y un proceso inflamatorio generalizado a causa de Wolbachia.

También aumenta la proteína C-reactiva y disminuye la haptoglobina lo que tiene como consecuencia una inflamación de fase aguda consecuente a la infectación.

Los riñones constituyen el primer depósito de complejos autoinmunes, contra antígenos del parásito, algo parecido a lo que sucede con la leishmaniosis. Los animales afectados son pacientes proteinúricos.

Síntomas y detección

Solo el 10-20 % de los seropositivos son sintomáticos. Cuando se ven síntomas ya han pasado muchas cosas en el organismo del animal. En la primera fase no hay signos pero las arterias pulmonares ya están marcadas. En una segunda fase se produce tos ocasional y los animales se cansan antes. Más adelante, pierden peso, tienen una disnea grave y, en la parte final, ascitis e imagen del corazón en D invertida. En la última fase se produce el síndrome de la vena cava.

Para su detección se puede hacer una observación directa (gota gruesa). También se han de detectar las microfilarias si bien solo el 60-80 % de los pacientes son microfilarémicos (depende de la zona, etc.). El test del antígeno presenta el problema de que no detecta machos ni cargas juveniles. Existe un nuevo test de antígeno pero los animales muy afectados tienen inhibidores de la detección de antígenos. Se debe cocer el suero y se trabaja con el sobrenadante.

En gatos es muy complicado: el test de antígenos no funciona porque tienen poca carga de parásitos y también hay inhibidores de antígenos.

Tratamiento

El tratamiento consiste en matar larvas y adultos. Para tratar el tromboembolismo es fundamental el reposo y evaluar el dímero-D. Como tratamiento preventivo del trombo se recomienda no utilizar ni ácido acetilsalicílico ni prednisona. Hay que hacer test seis meses después para comprobar la eficacia del tratamiento. En los gatos no se usan adulticidas sino microfilaricidas.

Es importante realizar acciones de prevención en los perros para evitar daños irreparables.

Dirofilaria en gatos
Se pueden distinguir dos formas de enfermedad, la producida por las formas inmaduras (síndrome respiratorio felino asociado a dirofilariosis; HARD, por sus siglas en inglés) y la producida por los gusanos adultos. Como ya se ha dicho antes, en un gato, un gusano es suficiente para matarlo. Los que tienen larvas adultas se ven sumamente afectados (tienen broncoespasmo) y el proceso se agrava debido a Wolbachia que participa en la inflamación pulmonar.
La prevalencia en los gatos es mayor que en los humanos seguramente porque la profilaxis es nula. Se ha tratado mucho más a los perros en detrimento de los gatos.

Mas noticias

Productos Animales de compañia

18 Junio 2021

18/06/2021

Ceva Salud Animal amplía su gama de analgesia con Firodyl

Actualidad Equino

18 Junio 2021

18/06/2021

AVEE se reúne con el director general de Derechos de los Animales del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030

Actualidad Animales de compañia

18 Junio 2021

18/06/2021

La terapia con yodo radiactivo consigue la curación en el 95 por ciento de los gatos hipertiroideos

Actualidad Actualidad Veterinaria

18 Junio 2021

18/06/2021

La dirofilariosis, una zoonosis endémica con “limitado control” en expansión hacia el centro y norte de Europa

Actualidad Porcino

18 Junio 2021

18/06/2021

La certificación española de bienestar animal Welfair se hace internacional

 
 

EVENTOS