MI CUENTA | NEWSLETTER

La proteína C reactiva puede ser un marcador inflamatorio de enfermedades autoinmunes

Con la mejoría clínica los niveles de la proteína disminuyen


Las proteínas de fase aguda constituyen un grupo de proteínas del suero cuya concentración cambia rápidamente en respuesta al estrés. La respuesta de fase aguda, parte del sistema de defensa innato del huésped, es una respuesta inespecífica a diversas enfermedades infecciosas, inmunológicas y de otro tipo. En los perros, la proteína C reactiva (PCR) es una proteína de fase aguda importante. La concentración sérica de PCR es baja en animales sanos y se ha demostrado que aumenta en las enfermedades inflamatorias tales como la leishmaniosis, el linfoma y la enteritis por parvovirus. La determinación de la PCR se ha propuesto como un marcador inflamatorio de varias enfermedades autoinmunes caninas. Además, la concentración de PCR puede ser útil para monitorizar el curso clínico de la enfermedad al ayudar a evaluar la respuesta del paciente a la terapia. Un estudio previo evaluó la concentración de PCR en diferentes enfermedades cutáneas caninas y concluyó que la PCR estaba elevada en el pénfigo foliáceo, así como también en algunas enfermedades bacterianas, neoplásicas y fúngicas.

Se realizó un estudio* para medir los niveles de CRP antes y después del tratamiento en perros con pioderma superficial (PS) y pénfigo foliáceo (PF) en comparación con perros normales; y para evaluar la posible correlación entre los valores de CRP, la inmunofluorescencia indirecta (IFI) y el índice de extensión y gravedad de pénfigo foliáceo (PEFESI).

Se utilizaron 59 perros que se repartieron en tres grupos: Grupo I (control, n = 31), Grupo II (PS, n= 14) y Grupo III (PF, n = 14).

Los niveles de CRP se midieron en los perros del Grupo I. Se obtuvieron biopsias de piel de los perros de los Grupos II y III para su examen histopatológico. En perros del Grupo II, los niveles de CRP se midieron en los días 0, 15, 30 y 60. En el Grupo III, los perros fueron evaluados por los valores de PEFESI, IFI y CRP en los días 0, 15, 30, 60 y 90.

El grupo III mostró una media de CRP más alta (37,4 mg/ml) en comparación con los otros grupos (Grupo I, CRP 2,9 mg/ml, P <0,0001; Grupo II, CRP 3,8 mg/ml, P = 0,008). No hubo diferencias significativas en los niveles de CRP entre los grupos I y II. Los títulos de IFI y los niveles de CRP disminuyeron en la mayoría de los casos de PF con la mejoría clínica. Los perros con CRP superior a 10,6 μg/ml tuvieron 5,5 veces más probabilidades de tener PF que PS. Hubo una alta correlación positiva entre los valores de CRP y PEFESI y una correlación positiva baja entre los valores de CRP y los títulos de IFI.

Los niveles de CRP se incrementan en perros con PF y superan los niveles encontrados en la mayoría de los perros con SP.

*Severo JS1, Santana AE1, Aoki V2, Michalany NS3, Mantovani MM1, Larsson CE Jr1, Larsson CE1. Evaluation of C-reactive protein as an inflammatory marker of pemphigus foliaceus and superficial pyoderma in dogs. Vet Dermatol. 2017 Nov 22. doi: 10.1111/vde.12510. [Epub ahead of print]

Mas noticias

45° Congreso de WSAVA y 26° EuroCongress de FECAVA

¿Son fiables los test de detección de alergias en saliva y suero?

Nuevo método de detección de enfermedades cardiacas en gatos

Hacia un modelo más respetuoso con el medio ambiente

Los veterinarios tienen voz y voto en la CEOE

Noticias de interés

EVENTOS