MI CUENTA | NEWSLETTER

El miedo en perros y los problemas mentales en personas comparten regiones genómicas

Se incluyeron 330 pastores alemanes en el estudio


Los investigadores del grupo de Hannes Lohi en la Universidad de Helsinki se centraron en dos formas de miedo canino: la sensibilidad al ruido y el miedo en general. Este último abarca el miedo a las personas desconocidas y a las nuevas situaciones. Entre los perros finlandeses, se ha observado sensibilidad al ruido en el 40% de la población, mientras que, según las estimaciones, uno de cada cuatro perros padece temor según se indica en Science Daily.

Estudios previos han sugerido que el miedo canino se corresponde con los trastornos de ansiedad humana, lo que potencialmente podría servir como un modelo de enfermedad para los trastornos humanos. “El miedo es una reacción innata y vital. Sin embargo, cuando se vuelve excesivo y una característica primordial en la vida de un perro, se convierte en un problema de comportamiento”, dice Riika Sarviaho, uno de los investigadores del estudio. Los trastornos del comportamiento caninos incluyen ansiedad por separación, trastorno de ansiedad generalizada y varias fobias. El miedo puede expresarse como agresión que puede, en su peor expresión, provocar ataques contra otros perros o personas.

Más de 300 propietarios de pastores alemanes completaron una encuesta de comportamiento para el estudio*, que ya había sido validada como una herramienta fiable sobre la base de pruebas de comportamiento. En función de las respuestas, se otorgó a cada perro una puntuación que describía la intensidad del miedo.

“Interpretar y medir el comportamiento es una etapa desafiante pero importante para culminar la investigación con éxito. Los perros extremadamente temerosos son excluidos de la población, por lo que su número a menudo es muy bajo. Para ampliar el conjunto de datos y el poder del estudio, también se incluyeron casos menos extremos”, añadió el profesor Hannes Lohi, miembro del grupo.

Regiones genómicas casi idénticas

Gracias a la investigación genética, la ansiedad generalizada en perros se asoció con una región del cromosoma 7 canino que se corresponde con una cierta región del cromosoma 18 humano.

“Este es un hallazgo extremadamente fascinante, ya que la región cromosómica 18p11 se ha relacionado con varias enfermedades neuropsiquiátricas, como la esquizofrenia y el trastorno afectivo bipolar, ya en 1990. El miedo es una parte integral de muchos trastornos mentales. La esquizofrenia incluso se ha descrito como miedo crónico. Los resultados indican que el miedo canino y los trastornos psicóticos humanos pueden tener factores subyacentes similares”, señala Sarviaho.

En estudios adicionales se debe verificar la importancia de la región cromosómica y se deben identificar las variantes genéticas asociadas con el temor. Con la ayuda de los hallazgos genéticos, será más fácil comprender los mecanismos patogénicos del miedo canino en las neuronas y compararlos con las enfermedades humanas correspondientes.

La sensibilidad al ruido también se ha visto en humanos

La sensibilidad de los perros al ruido es evidente cuando expresan miedo, por ejemplo, durante una tormenta eléctrica o fuegos artificiales. En medicina veterinaria, la sensibilidad al ruido se considera una condición diagnóstica propia, y los perros que son sensibles al ruido no son necesariamente temerosos.

La sensibilidad al sonido también se produce en las personas; por ejemplo, en la misofonía e hiperacusia humana, ciertos sonidos causan sentimientos de incomodidad, miedo o incluso rabia. Sin embargo, los antecedentes genéticos de estas enfermedades siguen siendo poco conocidos tanto en la medicina humana como en la veterinaria.

“La región genómica asociada con la sensibilidad al ruido en la raza Pastor Alemán incluye varios genes que se han asociado con trastornos mentales humanos. Entre otros, incluye un gen que codifica un receptor para el neurotransmisor glutamato y se ha relacionado con ambos la ansiedad y la audición. Otro gen de interés es el gen del receptor de oxitocina OXTR, que se ha asociado con la ansiedad, el estrés y el comportamiento social. También se realizarán análisis adicionales de esta región”, explica el profesor Lohi.

Los hallazgos indican que el miedo canino es hereditario. Para verificar el papel de las regiones genómicas recién descubiertas e identificar otras regiones nuevas y los genes de riesgo real se requiere investigación adicional con un conjunto de datos aún más grande.

Hasta ahora los descubrimientos de genes han sido raros en los estudios de comportamiento canino, y el estudio recientemente publicado es el primero que se realiza en una sola raza, lo que ha dado lugar a la identificación de un vínculo significativo entre el miedo canino y las regiones genómicas.

*R. Sarviaho, O. Hakosalo, K. Tiira, S. Sulkama, E. Salmela, M. K. Hytönen, M. J. Sillanpää, H. Lohi. Two novel genomic regions associated with fearfulness in dogs overlap human neuropsychiatric loci. Translational Psychiatry, 2019; 9 (1) DOI: 10.1038/s41398-018-0361-x.

Mas noticias

Productos Animales de compañia

29 Mayo 2020

29/05/2020

Nuevo expositor para collares antiparasitarios Beaphar Canishield

Actualidad Animales de compañia

29 Mayo 2020

29/05/2020

El 18 por ciento de los centros veterinarios españoles han ofrecido el servicio de telemedicina durante el confinamiento

Empresas Animales de compañia

29 Mayo 2020

29/05/2020

Vetilea muestra la importancia del vídeo para el marketing de los centros veterinarios

Articulos Rumiantes

29 Mayo 2020

29/05/2020

Evolución de la microbiota vaginal durante el ciclo estral en novillas

Actualidad Actualidad Veterinaria

29 Mayo 2020

29/05/2020

Los veterinarios recuerdan su papel fundamental en la salud pública

Noticias de interés

EVENTOS