MI CUENTA |

El Gobierno de Aragón aprueba las directrices que regulan la actividad ganadera en la comunidad


El Consejo de Gobierno de Aragón ha aprobado el 26 de mayo la revisión de la Directrices Sectoriales sobre Actividades e Instalaciones Ganaderas, que establece límites a la concentración ganadera y a la permanencia de granjas en los casos urbanos y pone más controles al vertido de estiércol.
El consejero de Agricultura y Alimentación, Gonzalo Arguilé, ha explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno los contenidos de estas directrices, que pretenden regular y ordenar "de manera integral" la actividad de las 13.000 explotaciones ganaderas de Aragón, que en 2008 generaron un valor económico de más de 1.700 millones de euros y que dan empleo directo a más de 15.000 personas e indirecto a otras 10.000.
Esta revisión supone la incorporación de nueva legislación aprobada en los casi doce años que llevan vigentes las anteriores directrices. El objetivo, ha dicho Arguilé, era incorporar los procedimientos de tramitación de licencias de actividad y las normativas sobre el bienestar animal y la seguridad alimentaria.
Como principales novedades se incluyen normas generales de emplazamiento de las instalaciones ganaderas, determinando las distancias mínimas entre éstas y los núcleos de población, con una moratoria hasta 2015 para que los ayuntamientos hagan cumplir la norma y regularicen las explotaciones situadas en suelo no urbanizable e inscritas en los registros antes del 22 de diciembre de 1997 y que carezcan de licencia municipal de actividad.
El mismo plazo que se considera para la implantación o ampliación de instalaciones que planteen como método de gestión de estiércol su aplicación en parcelas agrícolas con sobrecarga. También se recoge como novedad la necesidad de obtener la licencia de inicio de actividad por parte del Ayuntamiento, tras la comprobación de que las obras e instalaciones se han ejecutado de acuerdo con lo establecido en la autorización ambiental integrada.
Las directrices definen el índice de carga de nitrógeno por municipio y por necesidades sanitarias se elimina la concentración en polígonos ganaderos, que ya no podrán ser construidos.

Queda prohibida la construcción de balsas de purín
Además, las directrices prohíben la construcción de balsas de desecación de estiércol, pozos filtrantes, aliviaderos o cualquier tipo de salidas directas de los residuos a colectores de cursos de agua.
El Departamento, ha dicho Arguilé, analiza las posibles alternativas para solucionar este problema, que pasan por la valorización de los residuos y su aprovechamiento como abono orgánico.
Se incorporan normas sobre las condiciones que deben cumplir las instalaciones sobre bienestar animal y, respecto a las características de los edificios, se establecen los mínimos para garantizar las medidas de bioseguridad y que el almacenamiento y tratamiento de los subproductos y residuos ganaderos sea el adecuado.
Además, se regula la utilización y transporte de estiércol sin transformar procedente de explotaciones ubicadas en comunidades autónomas limítrofes, circunstancia que hasta ahora ni siquiera se mencionaba en las directrices vigentes.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

01 Diciembre 2020

01/12/2020

Ya está disponible online el número de diciembre de la revista Argos

Actualidad Animales de compañia

01 Diciembre 2020

01/12/2020

“Nextmune es el mejor aliado para los veterinarios en el abordaje de la alergia en animales”

Empresas Animales de compañia

01 Diciembre 2020

01/12/2020

Belén Montoya y Boehringer Ingelheim muestran las claves para el control del dolor felino

Actualidad Rumiantes

01 Diciembre 2020

01/12/2020

La sostenibilidad protagoniza el número de diciembre de Albéitar

Actualidad Salud pública

01 Diciembre 2020

01/12/2020

Las autoridades alemanas advierten de los riesgos de la leche cruda no pasteurizada

Noticias de interés

 
 

EVENTOS