MI CUENTA |

Los expertos debaten sobre el bienestar animal en animales de producción


El 2º Foro de expertos en bienestar animal en animales de producción, celebrado en el Parador Nacional de Alcalá de Henares el pasado 29 de mayo, organizado y patrocinado por Boehringer Inggelheim, congregó a casi 80 asistentes, principalmente europeos, pero también de Canadá y EE. UU. Laurent Goby, coordinador general de los Servicios Técnicos de Vacuno, fue el encargado de presentar a los ponentes y de moderar las sesiones.
La ponencia inaugural corrió a cargo de Dan Weary y Marina von Keyserlingk de la Universidad de British Columbia (Canadá), que incidieron en el conocimiento científico sobre el bienestar animal en vacuno y pusieron de manifiesto que, aunque el sector del vacuno de leche ha asumido que proporcionar un estatus saludable y conseguir una productividad alta es suficiente para alcanzar el bienestar animal, es necesario evitar el dolor, estrés o desnutrición. La práctica del bienestar animal debe identificar los problemas en los sistemas de producción y desarrollar soluciones, con una filosofía de marketing del tipo win-win (ganar-ganar).
Tras la sesión inaugural, la jornada se dividió en cuatro apartados: el parto, el punto de vista del consumidor, la castración y otras intervenciones en lechones y, por último, una sesión interactiva para valorar las cojeras en vacuno de leche.

Xavier Manteca.
Consideraciones de bienestar animal en el parto
Cathy Dwyer, del Colegio de Agricultura de Edimburgo (Reino Unido), en su ponencia sobre el impacto de la dificultad en el parto en la salud de la madre y de la cría, explicó que, si bien se acepta en general que el parto es un proceso doloroso, los partos distócicos o con una mala presentación de la cría conllevan unos niveles de dolor inaceptables. Según Dwyer, se recomienda el uso de analgésicos para estos últimos, ya que un dolor excesivo puede perjudicar el correcto comportamiento maternal, mientras que en los partos normales no es aconsejable porque pueden modificar las señales fisiológicas que desencadenan el comportamiento maternal tras el parto.
Dwyer resaltó algunas cuestiones: - Las distocias reducen la producción lechera y aumenta el riesgo de mastitis. - Tener un ternero mortinato disminuye la producción de leche y la fertilidad subsiguiente. - Los terneros que nacen con dificultad tienen de 3 a 15 veces mayor probabilidad de morir y los últimos lechones en nacer, si el parto ha sido complicado, también mueren en mayor proporción. Para terminar, Dwyer resaltó la importancia de tomar medidas para prevenir las complicaciones en el parto: cuidar la nutrición, proporcionar un ambiente tranquilo y adecuado para el parto, principalmente para las primíparas, puede mejorar la situación a corto plazo. A más largo término, la selección genética puede contribuir a su mejora. Cuando tiene lugar un parto difícil, hay que prestar mayor atención a la cría y a la madre para asegurar, por ejemplo, una ingesta adecuada de ambos.
Hanna Miedema, de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), habló sobre los cambios conductuales antes del parto y expuso que los cambios en el comportamiento de las vacas lecheras en los últimos estadios de la gestación podrían servir para predecir el inicio del parto. Por ejemplo, un incremento en el número de veces que la vaca cambia de posición (levantar-acostar) o un incremento en el número de levantamientos de cola son signos evidentes de parto en las multíparas. Miedema aseguró que la conducta de las primíparas difiere de las que ya han tenido experiencia, pero que todavía quedan por identificar signos de cambios en la conducta cuando tienen lugar partos con problemas.
Xavier Manteca, de la Universidad Autónoma de Barcelona, fue el representante español de este forum. Puso de manifiesto en primer lugar que el dolor en el parto es un problema manifiesto de bienestar animal, que impide que las cerdas puedan hacer el nido, y la falta de ingestión de la placenta por la cerda tras el parto la priva de agentes analgésicos naturales (disminuyendo el aporte de péptidos con efectos opiáceos presentes en la misma). Manteca expuso en primer lugar los resultados de porcino en el contexto de un proyecto todavía en marcha en cooperación con Boehringer para estudiar el efecto de un AINE (Meloxicam) en el dolor del parto y sus consecuencias, tanto en el bienestar como en la producción en cerdas y vacas.
Una mayor actividad en las cerdas está relacionada con una menor mortalidad de los lechones y una mayor producción de leche, pero el dolor impide esta actividad. Los resultados de este proyecto en cerdas avalan el uso de Meloxicam, ya que en las cerdas a las que se les administró el AINE tuvieron una mayor actividad y producción de leche que las del grupo sin AINE. Los lechones con menor peso también se beneficiaron de este tratamiento, ya que aumentaron más deprisa de peso que los del grupo control, según los resultados de Manteca.
Por último, explicó que las proteínas de fase aguda (APP) pueden servir en vacuno como indicadoras de disconfort, aunque son resultados preliminares. El aumento de APP está relacionado con una mayor actividad, consecuencia de disconfort por el dolor, o tal vez por la actividad de construcción del nido. Dado que son explicaciones enfrentadas, es necesario seguir con el estudio de las causas del aumento de las APP, aseguró Manteca.

El mercado y el consumidor
Emma Roe, de la Universidad de Southampton (Reino Unido), explicó el impacto de las nuevas demandas de los consumidores en el ámbito de la producción animal, dentro del marco del proyecto Welfare Quality. Roe expuso los resultados de un estudio realizado en Noruega, Suecia, Holanda, Francia e Italia, para identificar las tendencias de los consumidores en relación al bienestar animal y la responsabilidad de los distintos eslabones del mercado.
Destacó que una parte de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos procedentes de animales con un alto estatus de bienestar animal y que las cadenas de alimentación pueden aumentar los márgenes comerciales de estos productos. Son necesarias, según Roe, una correcta identificación mediante un etiquetado adecuado y diversas inspecciones para que el consumidor tenga garantizada la calidad del proceso de producción de los bienes que compra. Así, explicó el éxito de algunas estrategias, como la de Coop Italia y realizó una invitación a los veterinarios para que aprovechen de forma satisfactoria estas oportunidades de mercado.
Mike Gooding, de Food Animal Iniciative (FAI) Farms Ltd. (Reino Unido), habló del papel de los minoristas en el mercado, así como el punto de vista del ganadero. El objetivo de FAI Farms es realizar investigaciones con un sistema comercial de granjas para mejorar el bienestar animal y destacó su sistema de producción en porcino, que evita el corte de colas, con enriquecimiento del ambiente, entre otras cuestiones.
“Una misma persona puede pagar caro un producto procedente de un animal con un alto bienestar asegurado, al mismo tiempo que elige los productos más baratos, sin considerar cómo fue producido, si tiene que preparar una barbacoa en casa para muchas personas” aseguró Goodings. También reparó en la necesidad de educar al consumidor y apostó porque los niños conozcan el proceso de producción, tal y como hace FAI Farms.

Intervenciones traumáticas en lechones
Armelle Prunier, del INRA Rennes (Francia), fue la encargada de la primera sesión de la tarde, donde expuso que el corte de colmillos en lechones causa dolor y que no tiene efectos beneficiosos claros en la madre o en los hermanos de camada, por lo que debería prohibirse. En cuanto al corte de colas, los resultados son menos contundentes, en el sentido en que efectivamente causa dolor, pero sí tiene beneficios (evita el canibalismo).
La castración, indicó Prunier, es efectivamente dolorosa y es necesario buscar soluciones a este grave problema de bienestar. La anestesia, inmunocastración o la posibilidad de criar machos enteros pueden ser alternativas. Cada solución tiene ventajas e inconvenientes y hoy no se puede dar una respuesta única.
Susanne Zöls, de la Universidad de Munich (Alemania), hizo hincapié en la validez de Meloxicam o Flunixin administrados en el preoperatorio de la castración para disminuir el dolor tras la intervención.

Valoración de las cojeras en vacuno de leche
La última sesión de la tarde corrió a cargo de Annelies van Nuffel y Willem Maertens, del Instituto de Investigación de Agricultura y Piscicultura de Bélgica. Mediante una sesión interactiva, los asistentes valoraron el índice de cojeras de vacas lecheras mediante el visionado de numerosos vídeos. De esta forma, se puso de manifiesto por una parte la utilidad de estos índices, la uniformidad de criterio de algunos casos y la dificultad de evaluar otros. El índice de cojeras varía desde 1 (no hay cojera) a 3 (signos evidentes de cojera). La marcha lenta, la asimetría en la marcha o la espalda arqueada son algunos de los indicadores de cojeras.
Boheringer Ingelheim proporcionó un entorno propicio para la discusión y el intercambio de ideas y experiencias en el ámbito del bienestar animal, cuestión de vital importancia para la actual producción animal.

Mas noticias

Articulos Animales de compañia

03 Julio 2020

03/07/2020

Un estudio revela que los perros son mucho más viejos de lo que pensamos

Actualidad Rumiantes

03 Julio 2020

03/07/2020

Una investigación buscará la supervivencia de los sistemas ganaderos frente al cambio climático y socioeconómico

Actualidad Animales de compañia

03 Julio 2020

03/07/2020

En marcha un proyecto para el diagnóstico de SARS-Cov-2 en animales de compañía

Actualidad Actualidad Veterinaria

03 Julio 2020

03/07/2020

Los veterinarios aportan al Gobierno claves para minimizar el impacto de nuevas epidemias

Actualidad Actualidad Veterinaria

03 Julio 2020

03/07/2020

Fesvet lamenta que en las conclusiones del Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública del Congreso siga sin mencionarse a la Veterinaria

Noticias de interés

EVENTOS