MI CUENTA |

La “vaca mochilera”, un invento argentino contra el cambio climático

La revista estadounidense Popular Science lo destaca como uno de los avances más sorprendentes de 2009


Un equipo de investigadores argentinos desarrolló una mochila que se coloca en el lomo de los rumiantes (bovinos, ovinos y caprinos, entre otros) y que está dotada de una tecnología capaz de medir los gases de efecto invernadero que producen. Asimismo posee un sensor que transmite la información recogida vía Internet a una base de datos a la cual se puede acceder desde cualquier computadora. En la imagen, se puede ver al doctor Guillermo Berra monitorizando el funcionamiento de un equipo de registro telemétrico para la medición de emisiones de gases ruminales (foto: INTA Castelar).
El sistema tecnológico, desarrollado por los especialistas del INTA-Castelar Guillermo Berra, Laura Finster, junto a Ricardo Bualo y Silvia Valtorta del Conicet , fue destacado por la revista estadounidense Popular Science como uno de los avances más sorprendentes del mundo de la ciencia de 2009.
Esta novedosa forma de recolectar y medir los gases generados en el rumen (región del sistema digestivo) de los ganados ruminales fue diseñada e implementada –con el apoyo de la empresa privada ADOX, en el marco de un convenio de vinculación tecnológica– por el grupo de Determinación de Gases de Efecto Invernadero del Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas -INTA Castelar coordinado por el médico veterinario Guillermo Berra.
“Este sistema registra y cuantifica on line los gases generados por los rumiantes domésticos. Medir y monitorear las emisiones de los gases de efecto invernadero en este importante sector productivo del país contribuye a elaborar programas de reducción de emisiones”, explicó Berra al ser consultado por la Agencia CyTA. Y agregó: “Esta información puede ser monitoreada desde cualquier lugar del mundo, ya que los datos generados son subidos a un servidor y quedan disponibles en Internet”.
Supervisar los gases generados por el ganado bovino a nivel nacional y global es de gran importancia si se tiene en cuenta que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los rumiantes son responsables del 18 por ciento de las emisiones mundiales que contribuyen al calentamiento global.
Según el informe de la Segunda Comunicación de la Republica Argentina para el 2000 del que los investigadores del INTA son los redactores responsables del sector pecuario, la ganadería, después del rubro energético, es la actividad que genera mayor emisión de gases de efecto invernadero en el país.
De acuerdo con la ingeniera agrónoma Laura Finster, que también participa en el proyecto, “además de la agricultura, la ganadería contribuye a la emisión de metano, por la fermentación entérica y las excreciones de los animales. Estas últimas también son fuente de óxido nitroso. Tanto el metano como el óxido nitroso constituyen gases de efecto invernadero.” Y agrega: “Según estimaciones propias, entre los años 1990 y 2005 se registró un incremento del 7,7 por ciento en las emisiones de gases de efecto invernadero del sector ganadero.”

Tecnología de avanzada
A fin de monitorear con mayor precisión el efecto que tiene la actividad ganadera en el calentamiento global, Berra y sus colegas desarrollaron el equipo de registro on line para la medición de emisiones de gases ruminales.
“Consiste en un sistema electrónico que se instala en la región dorsal del bovino utilizando un arnés para su fijación. Se acopla a través de micro fístulas ruminales a un sistema de cánulas que permiten la comunicación directa con el interior del rumen, lugar anatómico donde se forman los gases ruminales que contienen en su composición metano”, explica el doctor Berra. Y continua: “Los gases formados en el interior del rumen producto de la fermentación del alimento ingerido que normalmente son emitidos hacia el exterior de bovino a través de la eructación, en este caso son redireccionados al sistema de medición ubicado en el arnés que se coloca en el lomo del animal a través de las cánulas ruminales. Estas tienen acopladas válvulas unidireccionales que evitan el reingreso del gas al interior del rumen.”
Un vez que el gas ruminal es emitido via la microfístula ruminal, el equipo telemétrico tiene un sensor de flujo que registra el volumen de gas emitido y envía una señal que, es registrada en una computadora a través de Internet.
Este proyecto de INTA apunta a contribuir al diseño de mecanismos que hagan posible reducir los gases de efecto invernadero, así como el establecimiento de medidas de mitigación para enfrentar las consecuencias del cambio climático, coinciden Berra y Finster.

Mas noticias

Empresas Animales de compañia

29 Septiembre 2020

29/09/2020

Boehringer Ingelheim acerca el manejo del perro diabético a todos los veterinarios

Actualidad Animales de compañia

29 Septiembre 2020

29/09/2020

Marco legal autonómico y su situación actual en materia de vacunación antirrábica canina en España

Actualidad Animales de compañia

29 Septiembre 2020

29/09/2020

La WSAVA ratifica que no hay evidencia de transmisión del SARS-CoV-2 del perro, gato o hurón al ser humano

Actualidad Actualidad Veterinaria

29 Septiembre 2020

29/09/2020

“La rabia es un problema que con el simple acto de vacunar estaría solucionado”

Empresas Animales de compañia

29 Septiembre 2020

29/09/2020

Una baja tasa de vacunación en mascotas frente a la rabia supone un grave riesgo para la salud pública

Noticias de interés

 
 

EVENTOS