MI CUENTA | NEWSLETTER

Estudios complementarios de la orina

Utilidad clínica del examen general de la orina en la interpretación de las enfermedades del sistema renal y urinario de los animales (V)


A.Villa*, B. Moreno, A. Navarro, JM. Baselga, R. Pueyo
Exopol. Pol. Río Gállego, calle D, Parcela 8, 50840 – San Mateo de Gállego (Zaragoza, España). Tel.: +34 976 694 525.
exopol@exopol.com
www.exopol.com


En este artículo se van a explicar los estudios complementarios de la orina, cómo hacer e interpretar un uroproteinograma mediante electroforesis y la significación de la presencia de diversos electrolitos.

Estudios complementarios

  • Hemoglobina. La hemoglobina es un pigmento férrico pardo contenido en los hematíes. La hemoglobinuria con origen en la hemólisis puede ser producida por tóxicos: toxicidad por cobre en rumiantes, por dicumarina en perros y gatos; de origen bacteriano: carbunco, Clostridium hemoliticum. También de origen vírico: anemia infecciosa equina; parasitario: babesiosis, anapolasmosis; o inmune: transfusiones incompatibles. En el riñón podemos encontrar gránulos intracelulares y cilindros (pardos) en la luz de los túbulos renales.
    La distinción de hemoglobinuria y mioglobinuria se hace precipitando la hemoglobina con la adición de 2,8 g de sulfato de amonio en 5 ml de orina.
  • Mioglobina. Mioglobinuria o azouria. La mioglobina es un pigmento férrico similar a la hemoglobina, localizado en las células musculares. La destrucción masiva y rápida de músculos (miolisis), provoca la liberación de mioglobina y su eliminación por el riñón.
    Las causas más frecuentes son la carencia de Selenio/Vitamina E y el ejercicio violento, electrocución o quemaduras graves, entre otras. El aspecto microscópico del riñón es igual que en la hemoglobinuria.
  • Proteínas de Bence-Jones. Son inmunoglobulina de cadenas ligeras no detectadas con las tiras reactivas. Se encuentran en la orina puesto que son pequeñas, y fácilmente aclaradas por los riñones. Las cadenas ligeras se caracterizan por experimentar coagulación reversible previa acidificación si el pH no era ácido y observaremos opacificación a 50 ºC, clarificándose nuevamente entre los 80 – 100 ºC. En la electroforesis de orina concentrada, predomina la albúmina. El test se hace por duplicado con orina concentrada y orina filtrada a 100 ºC. La orina de los animales con enfermedad renal pueden ser positivas a Bence-Jones en amiloidosis y crioglobulinemias.
  • Uroporfirinas. Porfirinuria. Las porfirinas son pigmentos precursores de la hemoglobina carentes de hierro (HEM).Tienen color violeta/rojizo y con UV dan fluorescencia roja. Las causas más frecuentes son: defectos en la excreción de filoeritrina (metabolito de la clorofila) consecutiva a lesiones hepáticas previas (vacas) y la intoxicación por plomo (bloqueo enzimático) en bóvidos, cerdos y gatos, en la insuficiencia hepática crónica, anemias hemolíticas etc. El riñón aparece de color pardo oscuro y lo tendremos que diferenciar de la hemoglobinuria/mioglobinuria.
  • Creatinina. Aparece en la orina porque es el producto terminal del metabolismo proteico.
    Valores fisiológicos: dietas pobres en hidrocarburos, dietas con carne cruda, gestación. Valores patológicos: en el síndrome febril de origen infeccioso, encefalitis, castración, hipertiroidismo, síndrome de Cushing, mioglobinuria, aplastamiento.
    a) El índice proteína/creatinina (UP/C) (valores > 3 mg/dl, indican proteinuria) en una muestra recogida al azar y se correlaciona bien con la excreción de proteína urinaria medida en 24 horas, con presencia de proteinuria o sin ella. La determinación del cociente U P/C, elimina la variación del volumen de orina y es la más exacta en veterinaria para evaluar la proteinuria significativa. En caso de insuficiencia renal hay un descenso de la creatinina urinaria. Aumenta en patologías generalmente extrarrenales, como azoemia prerenal, miopatías, hipertiroidismo, diabetes mellitus con acidosis, encefalitis, hemorragias gastrointestinales o ingesta excesiva de proteínas.
    b) Depuración o aclaramiento de creatinina = UV/P. U = creatinina urinaria en mg/ml, V = volumen de orina en ml/min y P es la creatinina plasmática en mg/ml. El intervalo normal para una superficie corporal de 1,73 m2 es de 90 a 120 ml/min.
    La creatinina procede espontáneamente de la creatina del músculo esquelético, por lo que se emplea también para calcular la masa muscular de los herbívoros.
    c) Masa muscular total en kg = excreción de creatina (g) /24 h x 21,8.

Uroproteinograma. Electroforesis de proteínas urinarias
El proteinograma de orina en los animales sanos no presenta ninguna banda o simplemente una muy discreta banda de albúmina, tras concentración de la muestra.
La electroforesis permite separar las proteínas de la orina de acuerdo a su movilidad electroforética cuando son sometidas a las acciones de un campo eléctrico. La mayor parte de las proteínas presentes en la orina son plasmáticas (60% son albúminas) y la determinación con la tira reactiva pasa por alto las globulinas y las proteínas de Bence Jones. El proteinograma nos informa de todas las proteínas presentes:
  • Proteinuria glomerular selectiva: formada principalmente por albúmina (>80%) y transferrina, escasas globulinas alfa-1-beta, alfa-2 y gamma. Es la proteinuria común, de menos importancia clínica y de origen glomerular, presente en los síndromes nefróticos con lesiones mínimas en la membrana glomerular (lesión renal leve debida a diabetes mellitus, enfermedad por inmunocomplejos).
  • Proteinuria glomerular no selectiva: también es de origen glomerular, se observan todas las fracciones globulínicas, la albúmina, está representando una proporción menor (50-60 %), el patrón electroforético se parece al del suero sanguíneo. La encontramos en lesiones más importantes como la glomerulonefritis grave, la amiloidosis renal o el síndrome hemolítico urémico.
  • Proteinuria tubular: es una proteinuria que aparece en tubulopatías congénitas y en otras adquiridas, como en los estados hipopotasémicos o en la insuficiencia renal aguda con extensa degeneración epitelial. El proteinograma nos indicará principalmente, globulinas alfa, beta y gamma; la albúmina destaca poco. Se puede observar en nefritis tubular intersticial, riñones poliquísticos, hipercalsuria y necrosis tubular aguda debida a isquemias.
  • Proteinuria glomerular tubular mixta: es una proteinuria disglobulinúrica en la que predomina una paraproteína anormal con una banda muy definida en la zona de la beta-gamma, que corresponde a la proteína de Bence-Jones. Aparece en la enfermedad renal avanzada que afecta a toda la nefrona: insuficiencia renal crónica y pielonefritis crónica. En todos los casos de extensa afección de la médula ósea y amiloidosis sistémica.


Figura 9. El proteinograma urinario se realiza con orina concentrada en pH alcalino mediante electroforesis zonal, sobre un soporte de acetato de celulosa. Al terminar la migración electroforética, las proteínas son coloreadas, decoloradas y diafanizadas. Los trazados obtenidos sobre la franja son leídos en el densitómetro y los resultados son presentados en forma de gráfico en un equipo totalmente automatizado, y validado para el servicio veterinario. Las muestras pueden conservarse hasta 4 días a 15–30 ºC ó 1 mes a 2-6 °C. Para interpretar el uroproteinograma no se requieren valores de referencia, el gráfico es suficiente en todas las especies.


Electrolitos
  • Sodio urinario (Na+). Diagnóstico de nefritis por pérdida de sales (>10 mmol/l Na), enfermedad tubulointersticial, acidosis tubular renal, terapia con diuréticos, síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética, algunas formas de alcalosis y otras condiciones en las cuales la orina es alcalina. La hiponatruria está asociada con baja ingesta en la dieta y retención de líquidos y sodio. Esto ocurre patológicamente en la hiperfunción adrenocortical, en el hiperaldosteronismo y en condiciones en las cuales la velocidad de filtración glomerular está disminuida, tales como fallo cardiaco, oliguria aguda y azotemia, pielonefritis, glomerulonefritis.
  • Potasio urinario (K+). Su utilidad clínica es evaluar el balance electrolítico, el balance ácido-básico y la hipocalemia. La pérdida urinaria de 40 mmol/24 horas en presencia de hipocalemia <3 mmol/l es excesiva para cualquier especie animal. La cantidad de potasio urinario excretado varía relativamente con la dieta y/o medicación. El potasio puede disminuirse en enfermedades renales con disminución del flujo urinario: nefroesclerosis
  • Cloro urinario (Cl+). Distinguir si hay o no alcalosis metabólica sensible al cloro. Algunos autores relacionan la excreción de bicarbonato, el volumen sanguíneo y el agotamiento de potasio en el diagnóstico diferencial de alcalosis metabólica por pérdida de jugo gástrico. La alcalosis metabólica con bajos niveles de cloro urinario es encontrada en tumores de intestino. Los costicoesteroides endógenos y exógenos producen exceso en los valores de cloro urinario. El hallazgo de alcalosis metabólica resistente al cloro puede estimular la identificación de neoplasmas productores de ACTH y aldosterona (síndrome de Cushing).
  • Calcio urinario (Ca). Calciuria. La muestra debe recolectarse y acidificarse con HCL 6N para evitar la precipitación del calcio y puede refrigerarse durante 7 días o congelarse á -20º C por tiempo indefinido. Este examen se emplea para evaluar el metabolismo del calcio, la velocidad de absorción intestinal, resorción por los huesos, la pérdida renal, procesos relacionados con la paratohormona y los niveles de vitamina D.
    - Se encuentra aumentado en 30-80% en el hiperparatiroidismo, algunos casos de acidosis tubular renal, aumento de la ingesta de calcio, intoxicación con vitamina D, hipertiroidismo, diabetes mellitus, acromegalia, exceso de glucocorticoides, en casos de colitis ulcerativa, leucemia y linfoma, así como en el carcinoma metastásico de hueso.
    - Se encuentra disminuido con la administración de diuréticos, deficiencia de Vit.D, osteodistrofia renal, raquitismo e hipoparatiroidismo.
  • Magnesio (Mg). Los análisis de magnesio urinario han sido utilizados antes y después de la administración de la terapia con magnesio, en la investigación del significado de un aparente magnesio sérico bajo. La conservación del magnesio se ve disminuida por la hipercalciuria, en condiciones de pérdida de sales y en el síndrome de secreción inapropiada de hormona anti-diurética. La deficiencia de magnesio es a menudo inadecuadamente documentada por los niveles de magnesio séricos.

Sexta y última parte: "Anatomía patológica" (clic aquí)

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

01 Junio 2020

01/06/2020

Ya está disponible online el último número de la revista Argos

Actualidad Equino

01 Junio 2020

01/06/2020

La AVEE publica un tríptico sobre la reproducción de la yegua

Actualidad Porcino

01 Junio 2020

01/06/2020

Anprogapor se reúne con el rey para hablar sobre los efectos de la crisis del coronavirus

Empresas Animales de compañia

01 Junio 2020

01/06/2020

Un mundo sin leishmaniosis, el compromiso de LETI

Productos Equino

01 Junio 2020

01/06/2020

E&C Consulting presenta su ambulancia para equinos

Noticias de interés

EVENTOS