MI CUENTA | NEWSLETTER

Cobertura y descentralización de la salud pública veterinaria

Julián Castro Marrero nos cuenta el caso de Venezuela


La salud pública veterinaria atiende las áreas de:
- La vigilancia, prevención y control de zoonosis de importancia en salud pública.
- La inocuidad de los alimentos para el consumo humano y prevención de las enfermedades transmitidas por los alimentos.
- Promoción de la salud animal, para incrementar la producción, la productividad y así, la oferta de alimentos y el desarrollo socioeconómico.
- Promoción de la protección ambiental en relación con los riesgos potenciales para la salud pública derivados de la producción animal y la tenencia de mascotas.

Cobertura
Al evaluar los servicios de atención de la salud pública veterinaria en un país, una de las variables a considerar es la cobertura geográfica y poblacional. La permanente presencia en terreno en el área en cuestión es relacionada directamente con la capacidad de realizar vigilancia epidemiológica, por ende, tener conocimiento de la situación epidemiológica, y de instrumentar acciones de salud para la prevención y control.
El sistema está conformado por: los servicios oficiales, los gremios de productores pecuarios, los servicios veterinarios privados, instituciones de investigación y docencia, laboratorios de diagnóstico de plagas y enfermedades, laboratorios de análisis de residuos en productos pecuarios y empresas de producción de insumos.
Con la dinámica del desarrollo de los países, los servicios oficiales caminaron en el sentido de dar espacios para el ejercicio privado de los profesionales, bajo acreditación, regida por normas que están ligadas al programa sanitario en el cual participarían. Así las naciones ganaron en cobertura y se optimizó la utilización de los recursos existentes.
En el caso de Venezuela, para la década de los 1970, existían 134 oficinas de fomento pecuario y sanidad animal, pertenecientes al Ministerio de Agricultura y Cría, que contaban con médicos veterinarios, auxiliares y vacunadores. Por ejemplo el estado Bolívar contaba con oficinas en Ciudad Bolívar, San Félix, Upata, El Manteco, Guasipati, Tumeremo, Sta. Helena de Uairen, Sta. Rosalía y Caicara del Orinoco. En otro caso, en el estado Zulia existían en Maracaibo, La Sierrita, Paragoaipoa, Kilometro Cuarenta, Villa del Rosario, Machiques, Encontrados, Casigua, Sta. Barbara, Caja Seca, Mene Grande, Bachaquero y Cabimas.
El país poseía una presencia institucional de sanidad animal importante, de cobertura nacional, que posteriormente se aunó a la acreditación de médicos veterinarios de ejercicio libre o privado para realizar actividades de diagnóstico de laboratorio o en los programas de brucelosis, tuberculosis, salmonelosis, rabia y fiebre aftosa. Esta circunstancia dio una mayor cobertura geográfica y poblacional a las actividades sanitarias e incrementó la vigilancia epidemiológica.
En otros países, además se observó la participación de médicos veterinarios del sector privado en la certificación de exportaciones pecuarias y en labores de inspección de plantas procesadoras de alimentos, frigoríficos, mataderos e industrias lácteas, bajo las directrices y supervisión oficial.
Son estas experiencias dignas de un análisis para la toma de decisiones en la organización de los servicios, coyuntura que vive actualmente Venezuela, y en la búsqueda de obtener una mejor atención a la salud animal para la consecución de alzas en la productividad pecuaria.

Descentralización
El tratamiento articulado, Gobierno-Sociedad Civil, de planes, programas y proyectos para la atención zoosanitaria ha dado excelentes resultados en la región.
No obstante este tratamiento demanda descentralización, desarrollo local y delegación de funciones o privatización. Disponiendo con este enfoque de estructuras más dinámicas, ágiles administrativamente, permeables, con más peso en la toma de decisiones y comprometidas con la misión de los servicios de salud pública veterinaria.
A su vez, la descentralización amerita para ser eficaz, la participación social y evitar la superposición de funciones, bloqueos y la confusión de competencias entre los gobiernos municipal, estatal y nacional, siendo necesario realizar ajustes y definir de forma clara los roles.
El proceso de atención zoosanitaria, por su naturaleza, debe ser descentralizado técnica y administrativamente en el manejo de los recursos y en sus mecanismos tácticos y operativos. Se fortalece así la toma de decisiones en la jurisdicción donde los hechos ocurren, es generada la información y se demanda una oportuna capacidad de reaccionar.
Las dependencias oficiales protagonizarán la conducción del fortalecimiento local, al crear un tejido social de sustentación para que los recursos manejados descentralizadamente influyan positivamente en la calidad de gestión. Creando espacios de participación y concertación, aumentando así la capacidad de respuesta de los servicios y, simultáneamente, estimulando el incremento de la incorporación de los productores y de diversos segmentos de la sociedad vinculados a la pecuaria.
La participación social en los programas de salud pública veterinaria es concebida como un mecanismo para lograr alianzas estratégicas, en la búsqueda por consenso de compromisos y responsabilidades específicamente asignadas, y con mecanismos de cobranza del cumplimiento de éstas. Se imponen deberes a todos los participantes, sean ellos de origen oficial o privado, y se les da la oportunidad a cualquiera de ellos a exigir explicaciones sobre las realizaciones o no de los entes involucrados.
Las formas de procurar la participación social, pueden ser múltiples, desde la incorporación al debate democrático sobre los problemas sanitarios que deben ser atendidos, hasta el aprovechamiento de la capacidad, iniciativa y gestión de los actores incorporados. Así como en la instrumentación de las tareas de prevención y control a través de su ejecución o de minimización de los factores de riesgo.
La participación para beneficio del logro de los programas tiene que tener expresión en la promoción y movilización de voluntades políticas y sociales, de organizaciones y personas, que a través de su influencia, poder y liderazgo faciliten su instrumentación y aporten conocimiento instrumental para ejecutar las tareas que le son propias.
Es primordial la presencia de colegios de profesionales, especialmente de médicos veterinarios, asociaciones de ganaderos y organizaciones de otros segmentos de la cadena productiva animal como son frigoríficos, industrias procesadoras de carne, de la leche, del cuero, de la farmacéutica veterinaria, productores de alimentos para animales, transportistas y comercializadores de animales.
Es bueno recordar que la participación amerita sacrificios políticos y de algunos intereses particulares, preservando la ética. La ética en el comportamiento de los participantes constituye un ingrediente fundamental, para dar estímulo al incremento de la incorporación de los actores sociales y, sobre todo, para conseguir la continuidad y permanencia de los ya incorporados.
La continuidad y legitimidad de los procesos de participativos se logran, entre otras cosas, con su formalización, sea a través de una resolución, acuerdos o convenios, creando y manteniendo en vigencia comisiones nacionales o estatales y comités locales. Son éstos los espacios clásicos para institucionalizar la participación y la concertación. El que dispongan de una personalidad jurídica es importante para manejar recursos, recibir aportes y donaciones e invertir en adquisiciones y realizar gastos operativos.

Bibliografía

Castro, J. La Organización de los Servicios de Atención Veterinaria, su capacidad de operación y la participación del sector privado. Revista Carabobo Pecuario. Numero 146. 2000.

Castro, J. La Atención de lo local como estrategia. Servicio Autónomo de Sanidad Agropecuaria. 2005.

Castro, J. Servicios de Sanidad Animal. Revista Carabobo Pecuario. Numero 168.2007.

Castro, J. Evolución en los Sistemas de Atención Veterinaria. Revista Contacto Veterinario.LUZ. Numero17. 2009

Mas noticias

Ya está disponible el vídeo resumen del debate sobre circovirus

Empresas Animales de compañia

22 Mayo 2020

22/05/2020

El segundo “Debate entre cañas” sobre gestión está disponible

Actualidad Animales de compañia

22 Mayo 2020

22/05/2020

La preocupación por la situación actual empieza a descender entre los veterinarios

Actualidad Actualidad Veterinaria

22 Mayo 2020

22/05/2020

Los veterinarios inician un estudio colaborativo para detectar coronavirus en perros y gatos

Articulos Avicultura

22 Mayo 2020

22/05/2020

Efecto del estrés térmico en la temperatura cloacal y corporal de las pollitas

Noticias de interés

EVENTOS