MI CUENTA | NEWSLETTER

La Facultad de Veterinaria vasca


José Manuel Etxániz Makazaga. Doctor en Veterinaria y presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Guipúzcoa

Cuando redacto estas líneas, finalizamos la campaña electoral y eso puede justificar algunos excesos verbales y cierta alegría a la hora de prometer que se financiarán proyectos, máxime si las manifestaciones llevan aparejadas una toma televisiva o una foto para la prensa.

Es una garantía para el contribuyente, aunque en ocasiones pueda parecer tedioso y complicado, que para la concesión de dinero público deba justificarse detalladamente la necesidad del proyecto, estudio del mercado incluido, su viabilidad y los beneficios que la inversión pública supondrá para el colectivo al que va dirigida. Y debiera ser lo mismo para la implantación de una industria, la construcción de un puente o incluso de una facultad universitaria con o sin hospital anejo... Todos sabemos que a pesar de tantos condicionantes, existe ese paraguas que se denomina comúnmente “razones políticas” (para las que el Código Penal reserva otra denominación) que hace que en más ocasiones que las deseadas primen unos intereses diferentes a los del colectivo al que teóricamente iban dirigidas.

Desde hace unos meses, un colectivo de profesores universitarios aburridos quizás por la falta de matrícula y escasa actividad del centro al que están adscritos, sueñan con la posibilidad de crear un hospital clínico veterinario a semejanza de los existentes en otras universidades, que sería el embrión de una Facultad de Veterinaria de la UPV.

Los argumentos son de una seriedad y solidez abrumadora: completar la oferta de la UPV con el grado de Veterinaria; que los estudios de Ciencias de la Salud cuentan con más demanda que oferta; evitar que nuestros jóvenes “se fuguen” a otras capitales a estudiar…

Nadie con cierta responsabilidad en las administraciones, y la UPV también es administración, debería creerse la necesidad/obligatoriedad de tener todos los grados en la oferta universitaria. Es falso lo de la mayor demanda que oferta en Ciencias de la Salud; en algunas es posible, en otras no, y fácilmente se puede comprobar con las matrículas de los centros. Con independencia del añadido en formación para los estudiantes “fugados”, por el hecho de aprender a vivir fuera de casa. Y antes de caer en demagogias, se puede demostrar también que sale más rentable la dotación de becas específicas para la formación de esos estudiantes de Veterinaria allende nuestras fronteras, que la construcción y mantenimiento de un hospital-facultad. Algunos países, Noruega por ejemplo, lo vienen haciendo en los últimos cuarenta años.

Con este proyecto, que sigue un guión preestablecido y puesto en práctica hace unos años con la Facultad de Farmacia: se satisfacen los objetivos personales de unos profesores. El escalafón es el escalafón y creando más plazas, más posibilidades… Sabemos cómo funciona la selección y promoción del profesorado en la universidad pública española.

La nueva facultad preparará veterinarios que irán al paro
Es evidente que los promotores no han hecho un somero estudio de mercado ni una mínima prospección. No conocen el número de veterinarios existentes en Euskadi, su nivel de ocupación profesional, su pirámide de edad, las actuales salidas laborales y las perspectivas, ni cuántos ejercen en las administraciones. Tampoco saben la dinámica de las explotaciones ganaderas, su trayectoria y su negro futuro. Carecen de información real sobre los veterinarios ocupados en las industrias alimentarias y consultoras. Desconocen el número de clínicas veterinarias e incluso, me atrevería a afirmar, la situación económica y profesional real de los hospitales veterinarios universitarios del entorno (Zaragoza, Madrid, León) que imploran el envío de casos clínicos para tener un mínimo de actividad, después de haber dañado muy seriamente a los profesionales establecidos en sus áreas de influencia. No se han molestado en conocer el número de alumnos vascos matriculados en las 11 facultades de Veterinaria, 9 públicas y 2 privadas existentes en España, con perdón.

En realidad, tampoco les preocupa. La nueva facultad parirá titulados que irremisiblemente, en un alto porcentaje, irán al paro. No es su problema: ellos, los promotores profesores, ya serán funcionarios fijos y los políticos seguirán aferrados a sus sillones. Nadie pedirá responsabilidades. La inversión y, sobre todo, el mantenimiento, se hará con dinero público. Técnicamente, no será una estafa…

Como anécdota, entre España, Italia y Portugal, existen más facultades de Veterinaria que en la totalidad de los países de la Unión. Holanda, por ejemplo, sólo tiene una y Francia cuatro. Debería servir para reflexionar.

Publicado en NOTICIAS DE GIPUZKOA, el sábado 21 de mayo de 2011
Remitido a Portal Veterinaria por el autor el 26 de mayo de 2011

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

08 Abril 2020

08/04/2020

El próximo catálogo de cursos de Improve estará disponible en junio

Actualidad Rumiantes

08 Abril 2020

08/04/2020

Test de gestación asociado a glicoproteínas en leche o sangre: utilidades

Actualidad Animales de compañia

08 Abril 2020

08/04/2020

AVEPA emite un comunicado para aclarar la relación entre el coronavirus y los gatos

Empresas Animales de compañia

08 Abril 2020

08/04/2020

Boehringer Ingelheim da las gracias a los veterinarios

Actualidad Actualidad Veterinaria

08 Abril 2020

08/04/2020

“No ha cambiado nada de lo que sabíamos hasta ahora sobre la transimisión del coronavirus de las mascotas a las personas”

Noticias de interés

EVENTOS