MI CUENTA | NEWSLETTER

Control de la rabia en animales domésticos

Más del 95 por ciento de los casos humanos se deben a mordeduras de perros infectados.


José Miguel Escribano Ulibarri
Servicio de Ganadería
Diputación Foral de Bizkaia

La rabia es una enfermedad de origen vírico que afecta al sistema nervioso central de los animales de sangre caliente, incluidos los humanos. El periodo de incubación es largo (seis meses), y los síntomas pueden tardar varias semanas en aparecer tras la infección, pero una vez que aparecen, la rabia es siempre fatal en los animales.

Esta enfermedad está inscrita en la lista del Código Sanitario para los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y debe ser declarada a la OIE (Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE).

Cada año la rabia provoca la muerte de cerca de 70.000 personas en el mundo, principalmente niños en áreas rurales.

  • Más del 95 % de los casos humanos se deben a mordeduras de perros infectados.
  • La vacunación del 70 % de los perros permite la erradicación de la rabia en una zona endémica determinada.

Prevención y control en países donde la enfermedad es endémica

En estos países se aplican medidas tanto para tratar como para reducir el riesgo de infección en las poblaciones susceptibles (animales salvajes, animales vagabundos y domésticos) y crear así una barrera entre la fuente animal de la enfermedad y los humanos.

Estas medidas comprenden:

  • Vigilancia y notificación de casos sospechosos de rabia en los animales.
  • Programas de vacunación de los animales domésticos.
  • Investigación de la dinámica, vacunas y mecanismos eficaces de administración para poblaciones específicas.
  • Programas de control de la rabia en los animales salvajes, vacunación incluida (captura/vacunación/liberación o suministro de vacunas orales).
  • Programas de control poblacional y de vacunación de las poblaciones de animales vagabundos.

En España, el MAGRAMA publicó en junio de 2013 la revisión 3 del Plan de contingencia para el control de la rabia en animales domésticos en España. Nuestro país (territorio peninsular e islas) ha estado libre de rabia terrestre desde el año 1978, a excepción del caso de rabia importado de Marruecos declarado en junio de 2013. Las campañas de vacunación llevadas a cabo en perros dieron excelente resultado, erradicando la enfermedad de todo el territorio nacional. Únicamente en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla se dan, de forma esporádica, casos importados de rabia, en perros y en algún caballo.

Etiología y características del agente

Las fuentes del virus que hay que considerar son los perros infectados. Se ha observado que la excreción de partículas virales podría comenzar hasta 13 días antes de la aparición de los primeros síntomas y continúa durante el periodo sintomático hasta la muerte del animal (periodo de infecciosidad). Por tanto, se considerará como periodo de observación animal 14 días desde que se produce la agresión (periodo máximo documentado de riesgo de excreción salival).

A efectos de establecer el periodo de investigación epidemiológica de un caso positivo, por seguridad este periodo se considera de 20 días antes de la muerte del animal.

Micrografía de una preparación teñida con hematoxilina-eosina, que representa los cambios histopa­tológicos asociados con encefalitis rábica. (Foto: CDC/ Dr. Daniel P. Perl)

Diagnóstico

Se llevará a cabo de acuerdo a las normas internacionalmente reconocidas por la OIE. Actualmente en el Laboratorio Nacional de Referencia (Centro Nacional de Microbiología) se usa la inmunofluorescencia para detectar un caso de rabia como técnica de cribado y el aislamiento en cultivo celular y la PCR para confirmarlo.

Con relación a la evaluación de la respuesta vacunal, la serología permite establecer el nivel de inmunidad frente al virus de la rabia. El centro responsable de fijar los criterios necesarios para la normalización de las pruebas serológicas es el Laboratorio Central de Sanidad Animal de Santa Fe (Granada). Este laboratorio utiliza la técnica de FAVN (prueba de neutralización vírica con anticuerpo fluorescente), considerando inmunizado al animal cuyo suero presenta más de 0,5 UI/ml en la titulación.

La evaluación de la respuesta inmunitaria en animales se usa para la evaluación de las campañas de vacunación y para el control del movimiento internacional (perro, gato y hurón).

Análisis del riesgo

Los territorios peninsulares e insulares españoles no han registrado casos de rabia en animales terrestres desde el año 1964, a excepción del brote de Málaga de 1975 y el caso importado en junio de 2013. En este sentido, el movimiento de mascotas desde países comunitarios o terceros países debe cumplir una serie de requisitos con el fin de mantener el estado de país libre.

Existen varios factores que hacen pensar en la posibilidad de introducción de la enfermedad en nuestro país, y su posible extensión a otras zonas de la Unión Europea:

  • La localización geográfica de nuestro país hace que atraviesen nuestras fronteras multitud de viajeros procedentes de África con destino a diferentes países europeos.
  • El continuo movimiento de personas en el mundo que viajan con sus animales de compañía.
  • La supresión de la obligatoriedad de vacunación en determinadas regiones.

De estos factores se desprende que la aparición de esta enfermedad en España es un hecho posible, siendo el principal riesgo la importación del virus rábico, genotipo 1 (RABV), cuyos principales reservorios son los cánidos (perro).

Los supuestos de importación más probables serían:

  1. Importación de un biotipo canino, principalmente la entrada ilegal de un perro infectado, o raramente de un gato, hurón u otros animales durante el periodo de incubación, especialmente desde el Norte de África, que podría diseminarse entre la población canina sin protección vacunal. Este biotipo se podría transmitir a otros mamíferos. Es el supuesto más probable.
  2. Entrada de un biotipo vulpino, mediante el paso de un zorro de forma natural o de un animal doméstico importado. Este supuesto es muy remoto en la actualidad, ya que Francia y Portugal están libres de rabia vulpina. Sin embargo, la introducción de un perro infectado por una cepa vulpina procedente de países que la presentan sería, en teoría, posible.
  3. Entrada de otros biotipos a través de la entrada ilegal de mamíferos.
Zorro salvaje con signos de agitación y salivación excesiva diagnosticado de rabia.

Protocolo de actuación en caso de aparición de rabia terrestre en España

El protocolo de actuación consta de los siguientes puntos.

Niveles de alerta

Como ya se dijo en el artículo sobre la rabia que apareció en el nº 151 de Argos de septiembre de 2013, los niveles de alerta que se contemplan son el 0, 1, 2 y 3. En dicho artículo comentamos las actuaciones realizadas en el nivel de alerta 1 (detección de un caso de rabia). En la actualidad, y al no haber ningún caso, nos encontramos en un nivel de alerta 0.

Estrategia en el nivel de alerta 0 (sin casos de rabia animal)

Las medidas serán las siguientes:

  • Aplicación de la normativa vigente en sanidad animal, en particular las condiciones de entrada de las especies susceptibles, y en Salud Pública.
  • Se comunicarán las agresiones de animales susceptibles siempre que exista alguna sospecha de rabia. En estos casos se seguirá el “Protocolo de actuación ante mordeduras o agresiones de animales”:
  • Se recomienda que las comunidades autónomas y/o ayuntamientos dispongan de personal vacunado para el manejo de cadáveres y animales probables al objeto de que, en el caso de aparición del nivel 1, puedan actuar con mayor seguridad.
  • Aplicación de la normativa en frontera, en lo relativo a la entrada en la Unión Europea de especies animales capaces de padecer y transmitir la rabia; en particular, los animales de compañía.
  • Revisión de información científica. Se recomienda elaborar material de divulgación sanitaria por la autoridad competente.

Paso del nivel de alerta 0 al 1

A continuación explicaremos el procedimiento que hay que realizar para pasar del nivel de alerta 0 al 1.

  1. Reconocimiento temprano de un caso de rabia (detección del caso sospechoso).

La aparición de indicios clínicos y/o epidemiológicos compatibles con rabia en un animal agresor o no agresor a través de la “encuesta epidemiológica de rabia” realizada a un caso posible/probable de rabia humana o en un animal no agresor a través del examen de un veterinario clínico, debe conllevar la presentación inmediata del animal o su cadáver a un veterinario oficial.

Si el animal está vivo, el veterinario oficial debe realizar un examen clínico tomando las correspondientes medidas de seguridad y rellenará la “encuesta epidemiológica de rabia para animales sospechosos”. Tras esto, decidirá:

  • Su devolución al propietario. Su observación durante al menos 14 días. En cualquier caso, se realizará la encuesta epidemiológica y se seguirá el protocolo de diagnóstico. Para animales agresores diferentes de perros, cuyos detalles de la evolución clínica de la rabia no se conocen bien y no se pueda establecer un periodo de observación, se recomienda la eutanasia directamente.
  • Su eutanasia (con toma de muestras para su envío al laboratorio).
  • Se promoverá la vigilancia epidemiológica por parte de las autoridades competentes en especies susceptibles de fauna silvestre, principalmente zorro, murciélagos y Herpestes ichneumon (meloncillo) miembro de la familia de las mangostas, para establecer el riesgo que presentan estos animales en el mantenimiento de la enfermedad cuando aparezcan muertos, agredan o presenten comportamientos anómalos.

  1. Confirmación y comunicación del caso por el laboratorio.

Lo realizará el laboratorio de la comunidad autónoma, o el laboratorio nacional de referencia en aquellas comunidades autónomas que no posean uno propio. En todo caso deberá confirmar el resultado y llevará a cabo la caracterización de la cepa: especie vírica, origen geográfico, posible reservorio.

Cuando un laboratorio posea un diagnóstico positivo, lo comunicará inmediatamente a la Subdirección General de Sanidad Exterior del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y a la autoridad remitente de la muestra. La Subdirección General de Sanidad Exterior lo comunicará en el espacio de tiempo más breve posible al MAGRAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), a la Dirección General de Salud Pública y al Centro Nacional de Epidemiología.

Asimismo, la Subdirección General de Sanidad Exterior lo comunicará a los servicios de salud pública, y el MAGRAMA lo comunicará a los servicios de sanidad animal de la comunidad autónoma afectada (ver cuadro a continuación).

  1. Declaración oficial del caso por parte de las autoridades competentes a través de los cauces establecidos por la normativa en vigor.
Definiciones relacionadas con la rabia
  • Caso probable: animal que haya estado en contacto con un caso confir­mado o tenga sintomatología clínica compatible. Se considerarán los ante­cedentes de viaje a países en los que la rabia es endémica y las mordeduras por murciélago.
  • Caso posible: animal que ha estado en contacto con un caso probable.
  • Caso sospechoso: bajo este término, se engloban los casos posibles y los probables.
  • Caso confirmado: animal con confirmación por laboratorio.
  • Foco: zona en la que aparece un animal rabioso (abarcará como mínimo, al término municipal donde haya aparecido al caso).
  • Periodo de observación animal: se incluyen 14 días desde que se produce la agresión.
  • Periodo de investigación epidemiológica: se incluyen 20 días antes de la muerte de un animal positivo.
NOTA:
Con fecha 10/09/2014 (DOE nº 174), la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía de la Comunidad Autónoma de Extremadura, publicó el DECRETO 207/2014, de 2 de septiembre, sobre vigilancia y control de la rabia en la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Mas noticias

Manejo de lesiones del carpo en gatos

Pere Ordis durante la presentación de la sesión.

Hipra presenta Inmeva, la nueva vacuna inactivada frente a los abortos por Chlamydia y Salmonella en ovino

Ventajas de la colecistectomía en el tratamiento del mucocele de la vesícula biliar

Acuerdo entre MSD Animal Health y la Asociación Nacional de Charolés

Galactooligosacáridos in ovo para paliar los efectos del estrés por calor en pollos de engorde

Noticias de interés

EVENTOS