MI CUENTA |

Estatus actual de la distribución de la dirofilariosis animal y humana en España y Portugal

Se denominan dirofilariosis a las infecciones causadas por los nematodos del género Dirofilaria


Alicia Diosdado [1], Fernando Simón [1], Rodrigo Morchón [1], Alberto Montoya-Alonso [2], Elena Carretón [2], Javier González-Miguel [1]*
1. Laboratorio de Parasitología, Facultad de Farmacia, Universidad de Salamanca.
2. Laboratorio de Medicina Interna, Facultad de Medicina Veterinaria, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
*Correspondencia:

Javier González-Miguel
Laboratorio de Parasitología, Facultad de Farmacia, Universidad de Salamanca.
C/ del Licenciado Méndez Nieto s/n, 37007, Salamanca, España.
Tel. +34 923294535, Fax +34 923294515, e-mail: jglez@usal.es
Imágenes cedidas por los autores

Con el nombre genérico de dirofilariosis se denomina a las infecciones causadas por los nematodos del género Dirofilaria, principalmente Dirofilaria immitis y Dirofilaria repens. Es una parasitosis de transmisión vectorial que afecta primariamente a cánidos y félidos domésticos y silvestres (McCall et al., 2008). Las personas residentes en o que visitan zonas donde la enfermedad es endémica en los perros también pueden resultar infectadas, por lo que la dirofilariosis se considera una zoonosis. Los responsables de la transmisión son diversas especies de mosquitos culícidos pertenecientes, principalmente, a los géneros Culex, Aedes y Anopheles (Simón et al., 2012).

Figura 1. Distribución de la dirofilariosis canina causada por Dirofilaria immitis en España y Portugal basada en los últimos datos de prevalencias provinciales publicados.

Factores responsables de la distribución de la dirofilariosis

Puesto que el desarrollo del ciclo vital de los mosquitos vectores está íntimamente ligado al agua y requiere una temperatura diaria elevada, el clima y sus variaciones son determinantes en la distribución de la dirofilariosis (Simón et al., 2012). En general, el riesgo más elevado de dirofilariosis aparece en zonas tropicales, semitropicales y templadas que presentan una temperatura media elevada durante todo o parte del año y una alta humedad, proporcionada por la existencia de precipitaciones abundantes o por su proximidad a masas de agua o cultivos de regadío (Simón et al., 2014).

Por otra parte, en las últimas décadas la dirofilariosis (en especial la causada por D. repens) está experimentando en Europa una expansión desde los países históricamente endémicos del Mediterráneo, hacia el centro y norte del continente, donde no había sido detectada previamente (Genchi et al., 2011). Esta modificación en el patrón de distribución se atribuye no solo al cambio climático, sino también a causas antropogénicas. Actividades humanas como la creación de áreas de regadíos y su poblamiento, el creciente hábito de adopción de mascotas y su traslado de áreas endémicas a otras libres del parásito, en muchos casos sin controles adecuados, y la ausencia de profilaxis generalizada en muchas áreas son algunos de los factores que están contribuyendo a la tendencia expansiva de la dirofilariosis en nuestro continente (Simón et al., 2012), y probablemente en otras partes del mundo. No obstante, la actividad humana no se traduce siempre en un aumento de la prevalencia de la dirofilariosis.

La desparasitación rutinaria de los perros con complejos medicamentos que incluyen productos activos contra microfilarias y contra vermes redondos en general, así como la utilización creciente de insecticidas en urbanizaciones y campos de cultivo, pueden estar contribuyendo a la disminución de la prevalencia en algunas zonas sin perseguir específicamente la eliminación de la dirofilariosis (datos propios no publicados).

Dirofilaria immitis en España y Portugal

D. immitis es el agente causante de la dirofilariosis cardiopulmonar canina y felina y de la dirofilariosis pulmonar en humanos. Existe riesgo potencial de transmisión de D. immitis en toda la península Ibérica y en las islas, aunque su nivel varía considerablemente de unas áreas geográficas a otras (Simón et al., 2014). No obstante, el conocimiento de la existencia de dirofilariosis cardiopulmonar canina en España y Portugal es relativamente reciente en comparación con otros países de nuestro entorno. La primera denuncia llevada a cabo por Ruiz-Prieto (1934) refirió la presencia de D. immitis en un perro de Córdoba y a partir de entonces se fueron sucediendo nuevos casos entre los años 50 y 70 del pasado siglo, recogidos por Gómez-Bautista y Rojo-Vázquez (1990). Todos ellos estuvieron relacionados con casos esporádicos por hallazgo fortuito de los vermes en perros muertos a los que se les practicó la necropsia. El estudio de la distribución de la enfermedad comenzó con el trabajo de Guerrero et al. (1989), que incluyó gran parte del territorio español, aunque algunas provincias quedaron sin estudiar y en otras se analizaron muy pocas muestras. En la actualidad, el número de provincias/distritos analizados en España y Portugal ha aumentado, pero continúan existiendo territorios sin estudiar y, probablemente, algunos en los que no se han detectado infecciones no han sido correctamente muestreados. Además, si tenemos en cuenta que el parásito puede ser muy frecuente en unas zonas pero estar ausente en otras muy próximas, como consecuencia de diferencias ambientales drásticas, los datos registrados por provincias no representan la situación epidemiológica real.

Los estudios epidemiológicos, tanto los que incluyen zonas extensas como los locales, muestran que la prevalencia canina de D. immitis es mayor en las islas, en zonas costeras de la Península y en regiones interiores próximas a masas de agua o áreas de regadío, que además presentan una temperatura media-elevada durante periodos de duración variable.

Territorio peninsular

En el territorio peninsular las prevalencias medias por provincias/distritos varían entre 0,85 % y 36,7 % (Guerrero et al., 1989; Ortega-Mora et al., 1991; Morchón et al., 2012; Alho et al., 2014; Vieira et al., 2014 y 2015; Maia et al., 2015a; Montoya-Alonso et al., 2015) (figura 1). Sin embargo, como se ha mencionado anteriormente, las prevalencias pueden ser muy diferentes entre zonas muy próximas, como se observa en algunas áreas de las que se dispone de datos tanto provinciales como locales. El caso más representativo es el del Delta del Ebro, en donde se han referenciado prevalencias del 35,8 % y 26 % (Anguera-Galiana, 1995; Rodes, 2006), mientras que la media provincial es de 0,85 % (Solano-Gallego et al., 2006) (figura 2A). Por lo general, en las aglomeraciones urbanas la dirofilariosis presenta prevalencias muy bajas, a diferencia de lo que ocurre en zonas periurbanas o rurales con elevada población, que cuentan con urbanizaciones y/o con campos de regadío.

En estas zonas, la población canina suele ser elevada, está más expuesta a la picadura de los mosquitos y, en muchos casos, la profilaxis no está generalizada. Existen datos concordantes con esta situación en la provincia de Salamanca (capital 0 %, regadíos del río Tormes 18 %) (datos propios no publicados) (figura 2B), Madrid (capital 0,6 %, regadíos del Tajo/Jarama 6,8 %) (Guerrero et al., 1989 y 1992) y Barcelona (capital 0 %, regadíos del Bajo Llobregat 12,8 %) (Aranda et al., 1998; Montoya-Alonso et al., 2015) (figura 2C). Sin embargo, también se ha observado la situación opuesta, con prevalencias mucho mayores en el casco urbano de una capital respecto de la existente en su provincia o distrito. Tal es el caso de Figueira da Foz, perteneciente al distrito de Coimbra, en la parte central de Portugal. En esta ciudad, la prevalencia de D. immitis es del 27,3 %, mientras que en el conjunto del distrito de Coimbra se sitúa en el 8,8 % (Vieira et al., 2014). Este hecho se debe, probablemente, a que se trata de una ciudad costera que posee amplias zonas verdes, y está atravesada por el río Mondego, lo que favorece el desarrollo de las poblaciones de vectores en zona urbana.

Islas

Otro hábitat particular lo constituyen las islas (Baleares, Madeira y Canarias), cuyas temperaturas son moderadas/altas y en las que el ambiente marino es responsable de una elevada humedad. En el pasado se detectaron prevalencias significativamente altas (superiores al 50 % en Gran Canaria) (Montoya et al., 2011), si bien los datos disponibles indican que las prevalencias actuales se encuentran entre 19 y 30 % (Araujo, 1996; Rodes, 2006; Montoya-Alonso et al., 2016) (figura 1).

En Tenerife y Gran Canaria este descenso se ha debido a la aplicación generalizada de profilaxis en los perros de compañía, si bien la prevalencia se mantiene en niveles del 40 % en los podencos canarios, que no están sometidos a medidas preventivas (Montoya-Alonso et al., 2010). Sin embargo, no podemos generalizar la situación en las islas de un mismo archipiélago en función de los datos referentes a alguna isla en particular. Las islas Canarias se han considerado área hiperendémica de dirofilariosis cardiopulmonar durante años, aunque solo se disponía de datos de Tenerife y Gran Canaria. Recientemente se ha realizado un estudio en el que se incluyeron todas las islas del archipiélago canario, y en el que se han encontrado grandes diferencias entre las distintas islas e incluso entre distintas zonas dentro de una misma isla. En el Hierro y Lanzarote no se encontró el parásito; en Fuerteventura la prevalencia canina no alcanzó el 2 %, se sitúa alrededor del 16 % en La Palma y en La Gomera, y está en torno al 20 % en Gran Canaria y Tenerife. Estas diferencias se deben tanto a características climáticas como demográficas particulares de cada isla.

En general, la infección es más frecuente en zonas templadas que tienen una humedad elevada proporcionada por los vientos alisios, la presencia de estanques abiertos para el almacenamiento de agua, típicos de algunas islas y/o la proximidad a la costa (figura 2D). Por otra parte, en la isla de El Hierro, en la que existen las condiciones ambientales favorables antes señaladas pero donde existe una baja población de mascotas y con poco intercambio con otras islas, no existe D. immitis (Montoya-Alonso et al., 2016).

Figura 2. Ejemplos representativos de la influencia de factores locales en la distribución y prevalencia de la dirofilariosis canina en España: Delta del Ebro (Tarragona) (A); Salamanca (B); Barcelona (C); Gran Canaria (D). En esta última las flechas indican la localización de estanques abiertos en los que se almacena el agua. Imágenes tomadas de Google Earth, Image © 2016 DigitalGlobe.

Infecciones por Dirofilaria immitis en gatos y animales silvestres

Aunque el gato es un hospedador más resistente y menos adaptado que el perro, también es susceptible a D. immitis. En el gato la carga parasitaria es más baja, la vida media de las filarias adultas es menor y no suele aparecer microfilaremia, de manera que su papel como reservorio es muy limitado (Venco, 2007). Todo ello, junto con las características clínicas particulares de la dirofilariosis felina, dificulta el diagnóstico de la enfermedad en este hospedador, por lo que son muy escasos los datos epidemiológicos referentes a gatos. A pesar de ello, cada vez son más frecuentes las denuncias en zonas en las que existe dirofilariosis canina. En España, investigaciones recientes realizadas en las islas Canarias y Barcelona muestran unas prevalencias de 18,1 % y 11,47 %, respectivamente (Montoya-Alonso et al., 2014 y 2016). En Portugal, en un estudio que incluyó varios distritos se han detectado prevalencias que varían entre el 5 y el 19 % (Maia et al., 2015c; Vieira et al., 2015).

Por lo que se refiere a las infecciones en reservorios silvestres, solo se ha denunciado la presencia de D. immitis en un lobo en Lugo (Segovia et al., 2001) y algunos casos esporádicos en zorros en Salamanca y Barcelona (Mañas et al., 2005; Simón-Vicente, com. pers.) Sin embargo, el dato más revelador de la extensión de D. immitis en reservorios silvestres, así como de la influencia de las condiciones ambientales en su infección, fue aportado por Gortázar et al. (1994), que encontraron prevalencias del 32 %, 1,7 % y 0 % en zorros de los regadíos del Ebro, de zonas de secano y de montaña de la provincia de Zaragoza, respectivamente.

Infecciones por Dirofilaria repens

D. repens es la especie causante de la dirofilariosis subcutánea/ocular tanto en animales como en humanos. Dado que es transmitida por las mismas especies de mosquitos, los factores de riesgo que determinan su distribución son idénticos a los descritos para la otra especie. No obstante, la detección de D. repens en la península Ibérica fue muy posterior a la de D. immitis. Los primeros casos datan de los años 90 (Rojo-Vázquez et al., 1990), mientras que en Portugal hasta el año 2015 no fue hallado el primer caso autóctono de dirofilariosis subcutánea, descrito en un perro procedente del oeste del Algarve (Maia et al., 2015b).

Los estudios iniciales llevados a cabo en la costa mediterránea mostraron una prevalencia muy baja (alrededor del 1 %) en las provincias de Málaga y Cádiz (Rojo-Vázquez et al., 1990), pero más recientemente, en un estudio llevado a cabo en perreras de Alicante y Elche se encontraron prevalencias del 84,6 % y del 37,1 %, respectivamente. Sin embargo, la prevalencia en perros de las mismas zonas que acudían a consulta veterinaria fueron solamente del 5,1 % y 2,6 % (Cancrini et al., 2000).

La dirofilariosis humana en España

En el hospedador humano, tanto D. immitis como D. repens causan nódulos benignos, pulmonares y subcutáneos respectivamente, que pueden confundirse con carcinomas pulmonares o cutáneos, con la consiguiente alarma para el paciente, en ocasiones acompañada de intervenciones quirúrgicas innecesarias, muy agresivas en el caso de los nódulos pulmonares (Simón et al., 2009). Existen muy pocas denuncias de casos clínicos, todos ellos en España. Se han diagnosticado ocho casos pulmonares atribuidos a D. immitis (seis en Salamanca y dos en las islas Canarias) y otros ocho subcutáneos/oculares causados por D. repens en diversas provincias de la zona mediterránea (Simón et al., 2012). No obstante, los estudios seroepidemiológicos muestran una alta tasa de contacto de D. immitis con el hospedador humano ya que el 20 % de los individuos residentes en áreas de endemia canina presentaron diversos isotipos de anticuerpos específicos anti-D. immitis (Simón et al., 1991; Espinoza et al., 1993). No existen estudios similares en relación con D. repens.

Estos estudios, a pesar de ser escasos, muestran dos hechos de importancia: la existencia de dirofilariosis humana en la población española, y la frecuencia de las infecciones, aunque muchas de ellas no deriven en alteraciones clínicas.

Conclusiones

Tanto España como Portugal son países con condiciones favorables para la transmisión de la dirofilariosis. Las predicciones basadas en modelos GIS y los datos empíricos obtenidos por encuestas epidemiológicas son concordantes e indican que la dirofilariosis tiene una distribución discontinua, con áreas fuertemente endémicas en las islas, costas y áreas interiores con regadíos. Existen drásticas diferencias entre áreas muy cercanas cuyas condiciones ambientales difieren claramente. Además, el comportamiento humano respecto del manejo de las mascotas tiene también una fuerte influencia en la distribución, en la prevalencia y en los cambios que estas experimentan.

Hasta el momento, D. repens se ha detectado solamente en la costa mediterránea española, Islas Baleares y un caso en el sur de Portugal, y no se ha experimentado la expansión fulminante que se ha constatado en Europa. A pesar de su escasez, los datos sobre dirofilariosis humana documentan firmemente el riesgo zoonótico existente en España y Portugal. Una búsqueda de casos más intensa probablemente revelaría tasas de infección y de casos clínicos mucho más elevadas que las existentes actualmente.

El análisis retrospectivo de los datos epidemiológicos muestra que donde se ha aplicado la profilaxis en las poblaciones caninas las prevalencias disminuyen claramente. Sería necesario que estas medidas se aplicaran de manera generalizada, ya que esto reportaría un beneficio no solamente desde el punto de vista veterinario, sino que también contribuiría a la disminución del riesgo de infección en humanos.

Bibliografía

Alho, A.M., Landum, M., Ferreira, C., Meireles, J., Gonçalves, L., de Carvalho, L.M., Belo, S., 2014. Prevalence and seasonal variations of canine dirofilariosis in Portugal. Vet. Parasitol. 206, 99-105.
Anguera-Galiana, M., 1995. La dirofilariosis canina en el Delta del Ebro. Med. Vet. 12, 242-246.
Aranda, C., Panyella, O., Eritja, R., Castella, J., 1998. Canine filariasis. Importance and transmission in the Baix Llobregat area, Barcelona (Spain). Vet. Parasitol. 77, 267-275.
Araujo, A.M., 1996. Canine and human Dirofilaria immitis infections in Portugal. Parassitologia Rev. 38, 366.
Cancrini, G., Allende, E., Favia, G., Bornay, F., Antón, F., Simón, F., 2000. Canine dirofilariosis in two cities of southeastern Spain. Vet. Parasitol. 92, 81-86.
Espinoza, E., Cordero, M., Muro, A., Lorente, F., Simón, F., 1993. Anti-Dirofilaria immitis IgE: seroepidemiology and seasonal variation in an exposed human population. Trop. Med. Parasitol. 44, 172-176.
Genchi, C., Mortarino, M., Rinaldi, L., Cringoli, G., Traldi, G., Genchi, M., 2011. Changing climate and changing vector-borne disease distribution: The example of Dirofilaria in Europe. Vet. Parasitol. 176, 295-299.
Gómez-Bautista, M., Rojo-Vázquez, F., 1990. Dirofilariosis canina y humana en España. Med. Vet. 7, 71-74.
Gortázar, C., Castillo, J. A., Lucientes, J., Blanco, J. C., Arriolabengoa, A., Calvete, C., 1994. Factors affecting Dirofilaria immitis prevalence in red foxes in north-eastern Spain. J. Wildl. Dis. 30, 545-547.
Guerrero, J., Rojo, F., Ródenas, A., 1989. Estudio de la incidencia de la enfermedad del gusano del corazón en la población canina española. Med. Vet. 6, 217-220.
Guerrero, J., Ducos de la Hitte, J., Genchi, C., Rojo, F., Gómez-Bautista, M., Carvalho Valera, M., 1992. Update on the distribution of Dirofilaria immitis in dogs from southern Europe and Latin America. En: Proceedings of the Heartworm Symposium ‘92, Soil, M. D. (Ed.). American Heartworm Society, EEUU, pp. 31-37.
Maia, C., Coimbra, M., Ramos, C., Cristóvao, J.M., Cardoso, L., Campino, L., 2015a. Serological investigation of Leishmania infantum, Dirofilaria immitis and Angiostrongylus vasorum in dogs from southern Portugal. Parasit. Vectors 8, 152.
Maia, C., Lorentz, S., Cardoso, L., Otranto, D., Naucke, T.J., 2015b. Detection of Dirofilaria repens microfilariae in a dog from Portugal. Parasitol. Res. 115, 441-443.
Maia, C., Ramos, C., Coimbra, M., Cardoso, L., Campino, L., 2015c. Prevalence of Dirofilaria immitis antigen and antibodies to Leishmania infantum in cats from southern Portugal. Parasitol. Int. 64, 154-156.
Mañas, S., Ferrer, D., Castellà, J., Maria López-Martín, J., 2005. Cardiopulmonary helminth parasites of red foxes (Vulpes vulpes) in Catalonia, northeastern Spain. Vet. J. 169, 118-120.
McCall, J.W., Genchi, C., Kramer, L.H., Guerrero, J., Venco, L., 2008. Heartworm disease in animals and humans. Adv. Parasitol. 66, 193-285.
Montoya-Alonso, J.A., Carretón, E., Juste, M.C., Mellado, I., Morchón, R., Simón, F., 2010. Epidemiological survey of canine heartworm disease on the island of Gran Canaria (Canary Islands - Spain) between 2000 and 2008. Vet. Parasitol. 173, 165-168.
Montoya-Alonso, J.A., Carretón, E., Corbera, J.A., Juste, M.C., Mellado, I., Morchón, R., Simón, F., 2011. Current prevalence of Dirofilaria immitis in dogs, cats and humans from the island of Gran Canaria, Spain. Vet. Parasitol. 176, 291-294.
Montoya-Alonso, J.A., Carretón, E., García-Guasch, L., Expósito, J., Armario, B., Morchón, R., Simón, F., 2014. First epidemiological report of feline heartworm infection in the Barcelona metropolitan area (Spain). Parasit. Vectors 7, 506.
Montoya-Alonso, J.A., Carretón, E., Simón, L., González-Miguel, J., García-Guasch, L., Morchón, R., Simón, F., 2015. Prevalence of Dirofilaria immitis in dogs from Barcelona: Validation of a geospatial prediction model. Vet. Parasitol. 212, 456-459.
Montoya-Alonso, J.A., Carretón, E., Morchón, R., Silveira-Viera, L., Falcón, Y., Simón, F., 2016. The impact of the climate on the epidemiology of Dirofilaria immitis in the pet population of the Canary Islands. Vet. Parasitol. 216, 66-71.
Ortega-Mora, L.M., Gómez, M., Rojo-Vázquez, F.A., Ródenas, A., Guerrero, J., 1991. A survey of the prevalence of canine filariasis in Spain. Vet. Med. 11, 63-68.
Rodes, D., 2006. Últimos datos epidemiológicos sobre filariosis canina. Argos 79, 52.
Rojo-Vázquez, F.A., Valcárcel, F., Guerrero, J., Gómez, M., 1990. Prevalencia de la dirofilariosis canina en cuatro áreas geográficas de España. Med. Vet. 7, 297-305.
Segovia, J.M., Torres, J., Miquel, J., Llaneza, L., Feliu, C., 2001. Helminths in the wolf, Canis lupus, from north-western Spain. J. Helminthol. 75, 183-192.
Simón, F., Muro-Alvarez, A., Cordero-Sánchez, M., Martín-Martín, J., 1991. A seroepidemiologic survey of human dorofilariosis in Western Spain. Trop. Med. Parasitol. 42, 106-108.
Simón, F., Morchón, R., González-Miguel, J., Marcos-Atxutegi, C., Siles-Lucas, M., 2009. What is new about animal and human dirofilariosis? Trends Parasitol. 25, 404-409.
Simón, F., Siles-Lucas, M., Morchón, R., González-Miguel, J., Mellado, I., Carretón, E., Montoya-Alonso, J.A., 2012. Human and animal dirofilariasis: the emergence of a zoonotic mosaic. Clin. Microbiol. Rev. 25, 507-544.
Simón, L., Afonin, A., López-Díez, L.I., González-Miguel, J., Morchón, R., Carretón, E., Montoya-Alonso, J.A., Kartashev, V., Simón, F., 2014. Geo-environmental model for the prediction of potential transmission risk of Dirofilaria in an area with dry climate and extensive irrigated crops. The case of Spain. Vet. Parasitol. 200, 257-264.
Solano-Gallego, L., Llull, J., Osso, M., Hegarty, B., Breitschwerdt, E., 2006. A serological study of exposure to arthropod-borne pathogens in dogs from northeastern Spain. Vet. Res. 37, 231-244.
Venco, L., 2007. Heartworm (Dirofilaria immitis) disease in dogs. En: Genchi, C., Rinaldi, L., Cringoli, G. (Eds.), Dirofilaria immitis and D. repens in dog and cat and human infections. Rolando Editore, Naples, Italy, pp. 117-125.
Vieira, A.L., Vieira, M.J., Oliveira, J.M., Simoes, A.R., Diez-Baños, P., Gestal, J., 2014. Prevalence of canine heartworm (Dirofilaria immitis) disease in dogs of central Portugal. Parasite 21, 5.
Vieira, L., Silvestre-Ferreira, A.C., Fontes-Sousa, A.P., Balreira, A.C., Morchón, R., Carretón, E., Vilhena, H., Simón, F., Montoya-Alonso, J.A., 2015. Seroprevalence of heartworm (Dirofilaria immitis) in feline and canine hosts from central and northern Portugal. J. Helminthol. 14, 1-5.

Mas noticias

Articulos Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Nuevo protocolo quimioterapéutico para el linfoma multicéntrico o mediastínico felino de alto grado

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Calier dona 50 ordenadores para apoyar la formación de jóvenes durante el curso 2020-2021

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

Grupo Zendal convoca la II edición de los Internacional Zendal Awards

Empresas Animales de compañia

30 Julio 2020

30/07/2020

El Vet Symposium 2020 de Royal Canin tendrá formato de streaming

Actualidad Porcino

30 Julio 2020

30/07/2020

Desarrollan un nuevo método que detecta más fácilmente el virus de la PPA

Noticias de interés

 
 

EVENTOS