MI CUENTA | NEWSLETTER

Biodiversidad y tuberculosis, una mezcla peligrosa


El debate científico actual aborda si la riqueza de especies en las comunidades animales puede:

  • Moderar negativamente la transmisión de patógenos y el resultado de la enfermedad, conocido como efecto de dilución.
  • Beneficiar la emergencia de la enfermedad por asociaciones comunitarias más diversas: efecto de amplificación.

El resultado puede no depender exclusivamente de los patrones de biodiversidad de las especies hospedadoras, pero puede depender de la composición específica de los hospedadores y vectores del reservorio y su ecología. Las interacciones huésped-patógeno han dado lugar a variaciones en la virulencia, transmisibilidad y especificidad de los parásitos. De la misma manera, se espera que la importancia de los factores relacionados con la exposición del huésped o las compensaciones de la historia de vida varíe.

Algunos estudios han afirmado que los ecosistemas saludables en realidad pueden ser más ricos en diversidad de parásitos y biodiversidad, incluso a escala global, y esto se asocia con un mayor riesgo de patógenos zoonóticos; mientras que otros argumentan que la preservación de los ecosistemas intactos y su biodiversidad endémica generalmente deberían reducir la prevalencia de enfermedades infecciosas.

Un breve repaso sobre el CMT

La tuberculosis (TB) causada por miembros del complejo Mycobacterium tuberculosis (CMT) afecta a una amplia gama de especies de mamíferos susceptibles.

La infección por TB presenta una serie de particularidades:

  • Generalmente se desarrolla en infecciones crónicas.
  • Persistencia a largo plazo en poblaciones.
  • Baja inmunidad inducida.

Por lo tanto, el CMT puede inducir un periodo de infecciosidad en el que se produce el contacto directo entre individuos, lo que puede favorecer la transmisión tanto por contacto directo como indirecto. Sin embargo, el papel de las especies de vida silvestre a menudo se ha evaluado en estudios de especies individuales, descuidando los efectos de múltiples hospedadores y la estructura de la comunidad en la dinámica de CMT. Por lo tanto, se necesitan estudios que adopten una perspectiva comunitaria para comprender mejor el efecto complejo de la estructura del ganado y las poblaciones de vida silvestre en los escenarios de transmisión de CMT.

Objetivo

En este estudio*, los investigadores de Visavet y del grupo SaBio del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) se propusieron establecer la correlación entre la riqueza de especies hospedadoras y la competencia de toda la comunidad para mantener y transmitir la TB en escenarios gestionados de la España mediterránea.

Material y métodos

El estudio se realizó en 45 fincas de caza y granjas de ganado extensivo del sudoeste de España. Esta zona, compuesta por bosques/matorrales mediterráneos intercalados con dehesas, tiene una alta densidad ungulada.

Mediante encuestas de campo se cuantificó la prevalencia de TB en hospedadores ungulados y se establecieron patrones de composición de especies hospedantes, ensamblaje y abundancia de especies. Las especies unguladas susceptibles a la TB causada por CMT en dicha zona son el jabalí, el ciervo, el gamo y el ganado bovino.

Se utilizó un sistema de patógenos que afectan a múltiples huéspedes ya que es adecuado para abordar cuestiones relacionadas con el ensamblaje porque proporciona ensamblajes replicados y un gradiente de riqueza de huéspedes (en este caso, de una a cuatro especies).

Resultados

Se detectó un aumento del 46 % en la competencia de la comunidad para transmitir y mantener la TB (transmisión realizada) en conjuntos más ricos con tres o cuatro especies (promedio ± DE, 18,96 ± 9,63) en comparación con los estados donde solo hay una especie (10,29 ± 2,87; p = 0,046).

Sin embargo, ningún efecto en la competencia de la comunidad se relacionó con las tasas de abundancia del huésped (p = 0,252).

Conclusiones

En este estudio, se demuestra que la riqueza ungulada de las especies hospedadoras se correlaciona con una mayor competencia de la comunidad para mantener y transmitir patógenos del CMT en áreas de la España mediterránea.

Por lo tanto, se debe considerar las variaciones naturales y artificiales en las historias de vida de los patógenos y las comunidades anfitrionas para caracterizar el impacto de la biodiversidad en la salud de diversos grupos de comunidades humanas y animales.

Próximos pasos

Dado que la mayoría de los enfoques que evalúan la epidemiología y la transmisión de patógenos compartidos solo involucran especies de una o dos parejas, se necesita más investigación para comprender mejor la dinámica de la infección de los conjuntos comunitarios completos, al menos en enfermedades crónicas como la tuberculosis y en comunidades de animales no naturales.

En resumen, si hay un argumento para redireccionar los escasos recursos de conservación o salud pública, es fundamental comprender si la relación entre la biodiversidad y el riesgo de enfermedad es tan general como se ha sugerido. Sin embargo, según los autores, no tenemos conocimiento de ninguna evaluación formal del efecto de dilución. Si no existe una relación directa entre la biodiversidad y el riesgo de enfermedad zoonótica, los enfoques integrados para el control de la enfermedad pueden requerir una comprensión más detallada de la ecología de transmisión de un patógeno específico, vector y especie hospedadora.

Porcat pide que el jabalí sea considerado una plaga

Una de las especies que intervienen en el CMT es el jabalí y, recientemente, desde Porcat se ha pedido su nombramiento como una especie de plaga y que se establezcan políticas de reducción de la población debido al aumento exponencial que la población de jabalí ha sufrido en los últimos años en toda Europa. Sus poblaciones se han ido adaptando a la actividad humana y actualmente están presentes en áreas muy cercanas a zonas urbanas, incrementando así su población.
La caza es una actividad que ha tendido a la baja en los últimos años, y no es suficiente para evitar el crecimiento de la población se jabalíes. Actualmente el jabalí se considera una especie cinegética y, por tanto, está regulada por la ley de caza pero la actividad cinegética no es suficiente para regular la población, aunque se favorezca o se potencie.



*Host Richness Increases Tuberculosis Disease Risk in Game-Managed Areas. Barasona JA, Gortázar C, de la Fuente J y Vicente J. Microorganisms 2019, 7(6), 182. doi: 10.3390/microorganisms7060182.

Mas noticias

Eventos Agenda

31 Marzo 2020 - 01 Abril 2020

31/03/2020 - 01 Abril 2020

London Swine Conference

Empresas Salud pública

31 Marzo 2020

31/03/2020

Anecpla recuerda que las empresas de sanidad ambiental realizan servicios esenciales

Actualidad Porcino

31 Marzo 2020

31/03/2020

Los datos demuestran que la ganadería no es la principal contaminante en España

Actualidad Rumiantes

31 Marzo 2020

31/03/2020

¿Pueden infectarse los animales de producción con el coronavirus?

Noticias de interés

EVENTOS