MI CUENTA |

Contribución a la identificación etiológica parasitaria en el ganado ovino en la provincia de Cáceres

Influencia del cambio climático e importancia de las ADSG para el control de los parásitos


Hurtado Preciado, M.A, Serrano Fraile, L.A; González Barquero, D; Almaraz García, J.; Pulido Sánchez, D.A.; Masa Pérez, R.; Ávila Rosado, J.
Departamento de Sanidad Animal. LAJARA®, Servicios Veterinarios, S.L.
Directores técnicos veterinarios agrupaciones de defensa sanitaria ganaderas (ADSG).
Plaza de Triana, 3. Coria (Cáceres). Tel. y Fax: +34 927 501 991
E-mail: lajaracalidad@yahoo.es

La ganadería ovina en la Comunidad Autónoma de Extremadura es de gran importancia en la economía de nuestra región. Cuenta actualmente con un censo de 3,4 millones de reproductoras ovinas, que supone el 20,4% del censo nacional español y el 4,5% del censo dela UE-27(López Gallego, F, 2010).La ComunidadAutónomade Extremadura es la primera productora de ovino de carne a nivel nacional y la primera en la producción regional comunitaria.

Según Cordero, M. et al. (1999) y García, A. et al. (1987), generalmente las infecciones parasitarias son subclínicas, sin aparente alteración de la condición corporal del animal, sin embargo ocasionan una disminución de sus producciones. Son los animales jóvenes los que sufren con más frecuencia los brotes agudos.

La importancia de los parásitos en la sanidad animal, a nivel más o menos profano, es bien conocida como causantes de diferentes sintomatologías y lesiones más o menos aparentes: delgadez progresiva, diarrea, lana erizada, edema submandibular, anemia y muerte (figura 1). Todavía, hoy en día, no se les da a los parásitos la importancia que tienen en su influencia negativa en las diferentes producciones ovinas.

Figura 1. La delgadez es un síntoma típico de una oveja parasitada. (Foto: autores)

No podremos someter a las ovejas a programas de reproducción para aumentar sus índices de fecundidad y prolificidad si antes no están libres de parásitos. Estudios realizados por Murray et al. (1971) demostraron que el tratamiento contra nematodos gastrointestinales, aplicados tres semanas antes de la cubrición de las ovejas, mejoraban sustancialmente los índices de prolificidad.

El análisis coprológico de las heces de las ovejas forma parte del Programa Sanitario de las agrupaciones de defensa sanitaria ganaderas (ADSG) de Extremadura; diríamos, aún más, es el principio o la base de dicho Programa. No podemos pensar en nada más al llegar a una explotación ganadera de animales de abasto si no hemos establecido antes un correcto y sistemático control de los parásitos internos y externos que afectan a dicha ganadería, basado en la coprología y administración de los zoosanitarios antiparasitarios específicos.

Habela, M. et al. (2002) dicen que debido a que la mayoría de los casos las nematodosis gastrointestinales se presentan en ganado ovino de forma subclínica con manifestaciones escasas o nulas de signos de enfermedad, el diagnóstico clínico, a no ser que la sintomatología sea muy evidente, no tiene mucho valor. Por ello, recomiendan realizar además un diagnóstico laboratorial basado en técnicas coprológicas. Por sí solo tampoco es concluyente, sin embargo, en combinación con el anteriormente referido y el estudio de las características epidemiológicas llega a alcanzar un valor aceptable.

Se ha demostrado que muchas especies de parásitos son relativamente inocuas, pero existen también formas parasitarias que pueden producir desde estados patológicos leves hasta la muerte del hospedador. Los efectos de la enfermedad pueden ser diversos y, en muchos casos, representan una combinación de varias causas distintas relacionadas entre sí (Soulsby, 1987).

Entre estas causas, cada vez es más evidente la influencia del cambio climático: la tropicalización que estamos sufriendo, suavizándose las condiciones climáticas, con el aumento de la temperatura media anual, está provocando que los parásitos se multipliquen más rápidamente y presenten activos sus ciclos biológicos durante más tiempo a lo largo del año. Del mismo modo, se ven favorecidos los ciclos vitales de los hospedadores intermediarios de estos parásitos, como insectos, moluscos, etc., con lo que todo repercute en una mayor presencia de estos organismos, y sus efectos, en nuestros animales de abasto.

La figura 2 representa la temperatura media anual (azul) de España peninsular y Baleares para el periodo 1965-2010, apartir de los datos del conjunto reducido de estaciones de referencia. También se presenta la serie suavizada con un filtro loess (en rojo), para que se aprecien mejor las variaciones en periodos de varios años, y la tendencia lineal por ajuste de mínimos cuadrados (en verde).  Se observa a simple vista la tendencia general creciente, en especial desde mediados de los 70 hasta el año 2000. Se puede observar como se ha producido un aumento de temperatura media anual de1,5 ºC, desde los14 ºCdel año1965 alos15,5 ºCdel año 2010.

Figura 2. Evolución de la temperatura media anual en España para el periodo 1965-2010. (Fuente: Agencia Estatal de Meteorología, AEMET).

Material y métodos

A lo largo de ocho años, entre 2004 y 2011, hemos hecho 632 visitas a explotaciones de ganado ovino (con censos comprendidos entre las 50-3000 ovejas). En cada una de estas visitas se recogieron heces de un mínimo de 10 de ovejas adultas (10 gramosde cada una), lo que suma un total de 6.320 muestras de heces. Estas 10 muestras de heces se mezclaban en una misma muestra, para su análisis en conjunto. Las muestras fueron recogidas a lo largo de  todas las estaciones del año.

Las ovejas muestreadas llevaban un mínimo de tres o cuatro meses sin desparasitarse. Todas estas explotaciones están situadas en el noroeste (comarca del Valle del Alagón) y sureste (comarca de Vegas Altas) de la provincia de Cáceres. La mayoría de las ovejas tienen como base genética la raza merina, que se ha cruzado con otras razas: Ile de France, Merino Precoz, Berrichón, Manchega, Castellana… El 97% de estas ovejas muestreadas se encontraban en explotaciones en régimen extensivo de secano, en zonas de la dehesa extremeña. El 3% restante pastan en explotaciones en régimen extensivo de regadío.

Las muestras coprológicas se analizaron mediante las técnicas de flotación y sedimentación, utilizando la cámara de McMaster, (Valcárcel et al., 2009), con la cual obtenemos el número de huevos u ooquistes por gramo de heces analizadas. La mayoría de estos análisis se realizaron en el Laboratorio Regional de Sanidad y Producción Animal dela Junta de Extremadura, sito en Badajoz, y en el laboratorio de LAJARA®, Servicios Veterinarios, S.L., en Coria (Cáceres).

Las muestras de heces eran recogidas por los directores técnicos-veterinarios de las ADSG,  bien directamente del recto de los animales, bien del suelo siempre y cuando estas heces estuvieran recién depositadas y teniendo cuidado de no recoger posibles contaminantes de éstas, como tierra, pajas, hierbas, otros excrementos, etc. Las muestras de heces se recogían en vasos estériles (ANACLINES®), que a su vez se conservaban en refrigeración, hasta su envío al laboratorio.

Resultados y discusión

En nuestras ovejas hemos encontrado cuatro grandes grupos de parásitos: nematodos gastrointestinales y pulmonares (Orden Strongylida), coccidios (género Eimeria), cestodos (género Moniezia) y parásitos hepáticos (Fasciola hepática y Dicrocoelium dendriticum). Los resultados de los aislamientos obtenidos están recogidos en la tabla 1, donde se cuentan el número de explotaciones positivas a los diferentes parásitos aislados y su carga parasitaria, desde el año 2004 al 2011.

Año20042005200620072008200920102011Totales (%)
Explotaciones muestreadas1278041103108424685632 (100)
Explotaciones negativas847145355212435314 (49,68)
Explotaciones positivas totales4373185053212250318 (50,31)
Explotaciones positivas a Strongylida (100-5.200 huevos/g)2956133547131735228 (36,07)
Explotaciones positivas a Eimeria spp. (100-56.000 ooquistes/g)610311713546 (7,28)
Explotaciones positivas a Moniezia spp. (100-12.000 huevos/g)4413232625 (3,95)
Explotaciones positivas a Fasciola hepática y Dicrocoelium dendriticum (100-1.300 huevos/g)8403220524 (3,79)
Explotaciones positivas a Dictyocaulus spp y Muellerius spp. (aislamiento L1)101200015 (0,79)
Explotaciones positivas a Trichuris spp. (100-400 huevos/g)14-5-21821 (3,32)
Explotaciones positivas totales al menos a un tipo de parásito4978185958212355349 (55,22)

Tabla 1. Resultados de los aislamientos parasitológicos realizados en el ganado ovino en el noroeste y sureste de la provincia de Cáceres, en el periodo de tiempo comprendido entre el año 2004 y el año 2011.
Figura 3. Huevos del Orden Strongylida: A (forma de huevo común a muchos géneros), B (huevo de Nematodirus spp). Huevo del Orden Enoplida: C (huevo de Trichuris spp). (Foto: Parásitos y enfermedades parasitarias de los animales domésticos. Fundación Merial. Colin, J. et al., 1998)

Los aislamientos de los huevos de parásitos se produjeron en cualquier época del año.

A lo largo de estos ocho años, podemos observar cómo se siguen aislando parásitos en las heces de las ovejas, en un porcentaje superior al 55% de las explotaciones ganaderas analizadas, y dentro de ellos siguen siendo mayoritarios en cuanto a número de aislamientos los nematodos gastrointestinales del Orden Strongylida, que fueron aislados en el 36,07% de las explotaciones muestreadas.

Nuestro propósito no era el diagnóstico definitivo, hasta el nivel de especie parasitaria, ya que a efectos prácticos nos podría bastar con conocer el Orden taxonómico para poder elegir un tratamiento eficaz. Ver si podíamos llegar rápidamente a estos niveles de identificación, si visualizábamos los típicos y “patognomónicos” huevos de los géneros Nematodirus  spp. o Trichuris spp. (figura 3, B y C respectivamente). Para la identificación de la mayoría de los huevos de Strongylida (figura 3, A) sería necesario su coprocultivo para que se transformaran en larvas, con las cuales ya podríamos identificar el género o la especie de este Orden.

Pertenecientes, también al Orden Strongylida, y dentro de la Familia Dictyocaulidae, fueron aislados en un pequeño porcentaje de las explotaciones muestreadas ( 0,79%) los nematodos pulmonares Dictyocaulus filaria y Muellerius capillaris. El diagnóstico de estos parásitos se realizó mediante la visualización en las heces de las larvas de primer estado, o la visualización de los adultos en los pulmones tras la necropsia (figura 4).

Figura 4. Adultos de Dictyocaulus filaria en los pulmones de un cadáver. (Foto: autores)

A los parásitos del Orden Strongylida le siguió, y muy de lejos, en cuanto a número de aislamientos (7,28% de las explotaciones analizadas), los protozoos del género Eimeria spp.

El tercer grupo de parásitos descubiertos, en cuanto a aislamientos, presentes en el 3,95% de las explotaciones estudiadas, corresponden al género Moniezia.  Es fácil detectar a simple vista los anillos grávidos de Moniezia expanza y Moniezia benedeni en las heces de las ovejas parasitadas por estas especies (figura 5).

Figura 5. Heces de oveja con anillos grávidos de Moniezia. (Foto: autores)

Otro grupo de parásitos aislados en menor cantidad (3,79%) son los hepáticos, Fasciola hepatica y Dicrocoelium dendriticum, casi siempre aislados en ovejas que pastan en terrenos o parcelas de regadío o con gran humedad. En la figura 6, se pueden ver dos hígados de ovejas con abundantes cicatrices causadas por Fasciola hepatica. Una vez que extraímos los hígados salieron de éstos gran cantidad de fasciolas adultas. 

Figura 6. Hígados parasitados por Fasciola hepática, con abundantes ejemplares adultos del parásito.

En un estudio parasitológico realizado en Extremadura, Reina et al. (1991) aislaron en mayores porcentajes (43,45%) coccidios del género Eimeria spp. Pero en nuestro estudio el porcentaje más elevado de aislamientos ha correspondido a los nematodos gastrointestinales del Orden Strongylida (36,07 %); dichos autores obtuvieron un 28,36 % de aislamientos de este Orden. 

Respaldiza et al. (1998), en un total de 4164 ovinos de 343 explotaciones ganaderas de diferentes zonas de Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura y Murcia, obtienen una prevalencia de un 71,03% de parásitos de la Familia Trichostrongylidae. Ambos resultados concuerdan con los obtenidos por nosotros, a excepción de la prevalencia del 17,8% de animales del primer estudio que tenían Dicrocoelium dendriticum.

Mientras que en los estudios de Reina et al. (1991) aíslan en mayor número de explotaciones coccidios del género Eimeria, nosotros aislamos en un mayor número de explotaciones nematodos gastrointestinales del Orden Strongylida, coincidiendo con  Respaldiza et al. (1998). Estas diferencias pueden estar justificadas, en cierta medida,  por el hecho de que solo recogimos heces de ovejas adultas; sabemos que la mayoría de los coccidios afectan a animales muy jóvenes.

El cambio climático también podría ser responsable en el hecho de aislar ahora mayor porcentaje parásitos del género Strongylida que hace 13 o 14 años. Sabemos que este género engloba a un gran número de especies parasitarias, caracterizadas por tener las denominadas “fases larvarias quiescentes” (Soulby, 1987).  Es decir, sus fases larvarias pueden quedar inactivas o semi-inactivas (hipobióticas) en el interior de sus hospedadores definitivos, hospedadores intermedios o en las heces cuando las características climáticas (temperatura, humedad relativa, pluviometría…) y fisiológicas del hospedador definitivo no son las adecuadas (se activan con la depresión inmunitaria). El aumento de la temperatura media anual entre 1 y2 ºCdebido al cambio climático (figura 2) y, por consiguiente, el hecho de tener menos días al año con temperaturas por debajo de los 9-10 ºCestá favoreciendo la actividad vital y ciclos biológicos más repetitivos a lo largo de todas las estaciones del año de estos parásitos del Orden Strongylida.

El desarrollo y supervivencia de las larvas de estos parásitos dependen, sobre todo, de la temperatura y la humedad. Las bajas temperaturas retrasan el desarrollo, que se detiene por debajo de 9 ºC, y producen alta mortalidad. Las larvas son capaces de desarrollarse en pequeño número si la humedad relativa oscila entre 70 y 100%. (Cordero et al., 1999).

Conclusiones

Hemos podido comprobar en este trabajo que ciertos parásitos siguen manteniéndose en la zona estudiada a lo largo de los años, con un predominio de los parásitos gastrointestinales y, dentro de ellos, de los nematodos del Orden Strongylida, seguidos de los coccidios del género Eimeria.

Podemos decir que el análisis coprológico de las heces de las ovejas es un buen método inicial para identificar y controlar los parásitos intestinales y pulmonares más frecuentes que afectan a esta especie animal.

Es evidente que nuestras explotaciones ganaderas siguen teniendo un problema básico, los parásitos. Si no somos capaces entre todos, ganaderos, técnicos veterinarios y administración, de instaurar unas medidas estructuradas, continuas y específicas, no tendrá mucho sentido hablar de mejora de la alimentación, mejora de índices de conversión, técnicas reproductivas, selección racial, etc. Y además, este problema parasitario se podría estar agravando debido al cambio climático. Nos tememos que, a partir de ahora, vamos a tener que estudiar el crecimiento y expansión del binomio simbiótico parásitos-cambio climático, así como sus posibles repercusiones en la ganadería, agricultura y economía españolas.

Si hemos visto con este trabajo que en más del 50% de las explotaciones analizadas se detectan parásitos que están reduciendo las diferentes producciones (carne, leche, lana), podemos concluir de una forma muy burda que hay más del 50% de las explotaciones ganaderas, en las zonas analizadas, que no son todo lo rentables que podrían llegar a ser. Nos daría miedo calcular porcentajes de pérdidas sobre las más de 3 millones de ovejas que tiene nuestra comunidad, ya sólo un 1%...  

La existencia de las agrupaciones de defensa sanitaria ganaderas y sus directores técnicos-veterinarios estaría más que justificada si fueran la herramienta que disminuyera a niveles mínimos la parasitación que padecen nuestros animales. Con este tipo de estudios empezamos a saber los tipos de parásitos que afectan a nuestras ovejas. Ahora nos quedaría la siguiente fase: controlarlos y reducirlos a niveles mínimos.

Bibliografía

AGENCIA ESPAÑOLA DE METEOROLOGÍA (AEMET). www.aemet.es  
COLIN, J.  1998. Parásitos y Enfermedades Parasitarias de los animales domésticos. Fundación Merial.
CORDERO DEL CAMPILLO, M y ROJO VAZQUEZ, F. 1999. Parasitología Veterinaria. McGRAW-HILL-INTERAMERICANA.
GARCÍA PÉREZ, A.; JUSTE JORDÁN, RA. 1987. Helmintos parásitos de la oveja en el País Vasco. Revista Ibérica de Parasitología. Vol. extraordinario: 105-113.
HABELA. M.,  REVILLA, R.G., CORCHERO, E., FRUTO, J.M. Y PEÑA, J. 2002. Nematodos Gastrointestinales en Ovino. Mundo Ganadero. 145: 50-55.
LÓPEZ GALLEGO, F. 2010. Análisis de tendencia del censo Ovino en Extremadura en la Reforma Intermedia de la PAC.
MURRAY, J., LEANING, W.H.D. y MARTIN, C.A. 1971. Pre-mating anthelmintic of ewes and its effects on lambing performance. N.Z.Vet.J. 19: 1-4.
REINA, D., BREÑA, M., HABELA, M.A. y NAVARRETE, I. 1991. Parasitofauna de rumiantes menores en Cáceres. Mundo Ganadero. 7: 34-44.
RESPALDIZA CARDEÑOSA, E. y RESPALDIZA FERNÁNDEZ, E. 1998. Prevalencia y Problemática más frecuente en el ganado lanar y cabrío que padece Trichostrongylosis. Producción ovina y caprina. 23: 337-340.
SOULSBY, E. J. L. 1987. Parasitología y enfermedades parasitarias en los animales domésticos. 7 ª Ed. Nueva Editorial Interamericana. MEXICO.
VALCARCEL, F., ROJO, F.A., OLMEDO, A.S., ARRIBAS, B., MARQUEZ, L. y FERNANDEZ, N. (2009). Atlas de Parasitología Ovina. Editoral Servet.

Agradecimientos
Queremos agradecer a la Dirección General de Explotaciones Agrarias de la Junta de Extremadura, y concretamente a su Servicio de Sanidad Animal por su atención constante y por su apoyo técnico. En especial, queremos dar nuestro más sincero agradecimiento, al Dr. Veterinario José Marín Sánchez Murillo, responsable técnico del Departamento de Parasitología del Laboratorio Regional de Sanidad y Producción Animal de la Junta de Extremadura.
Y a todos aquellos ganaderos, socios de las ADSG, que colaboraron y colaboran interesadamente, con el objetivo de mejorar el estado sanitario de su cabaña ganadera.

Mas noticias

Eventos Agenda

16 Octubre 2021 - 17 Octubre 2021

16/10/2021 - 17 Octubre 2021

11th Veterinary Forum on Companion Animal Medicine

Actualidad Animales de compañia

15 Octubre 2021

15/10/2021

“Queremos contribuir de forma significativa con la creciente profesionalización del sector”

Actualidad Animales de compañia

15 Octubre 2021

15/10/2021

La fibrosis pulmonar idiopática del Westie podría tener nuevas opciones de tratamiento

Empresas Rumiantes

15 Octubre 2021

15/10/2021

No te pierdas el webinar de MSD Animal Health “Nunca bajes la guardia frente a los coccidios”

Empresas Rumiantes

15 Octubre 2021

15/10/2021

El papel de los ácidos grasos procedentes del aceite de palma en la alimentación animal

 
 

EVENTOS