MI CUENTA |

Estados Unidos avanza en la investigación sobre sostenibilidad en la industria avícola


(Imagen: Fred Miller, UA System Division of Agriculture)(Imagen: Fred Miller, UA System Division of Agriculture)

Según datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), la industria avícola de carne de EE. UU. es la más grande del mundo, con una producción de nueve mil millones de aves al año. Los antibióticos como promotores de crecimiento (AGP, por sus siglas en inglés) han sido una parte sustancial de ese éxito, pero los principales productores avícolas de EE. UU. ya se estaban alejando del uso de AGP en respuesta a la demanda de los consumidores, y más recientemente una directiva dispuso que se eliminasen en toda la producción avícola estadounidense.

Por ello, el Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura del USDA está destinando un total 90 millones de dólares para proyectos que aborden los desafíos de los sistemas de producción avícola sostenibles. Uno de ellos, dirigido desde la Universidad de Connetticut, recibió diez millones para su proyecto "Programa integrado basado en sistemas para mejorar la sostenibilidad de la producción de aves de corral con restricción de antibióticos", que cuenta con la colaboración de 15 instituciones de investigación en los Estados Unidos, México e India.

Defenderse de los patógenos

Los AGP, explican los investigadores, reducen las poblaciones de patógenos en los pollos. La eliminación gradual de los antibióticos en la producción avícola abre la puerta a mayores cargas de patógenos en las aves. Las cargas más altas de patógenos pueden provocar enfermedades que dañan a los pollos y aumentan las enfermedades transmitidas por los alimentos que pueden afectar a los consumidores.

Para evitarlo, los investigadores llevarán a cabo ensayos para probar la efectividad de nuevos sistemas para administrar fitoquímicos y probióticos para controlar los patógenos transmitidos por alimentos más asociados con las aves de corral, Salmonella y Campylobacter jejuni. Estos dos patógenos son responsables de más de 2 millones de casos de enfermedad en humanos al año, y representan dos tercios del total de casos de gastroenteritis bacteriana confirmados por laboratorio en EE. UU.

Investigaciones anteriores han demostrado que los productos probióticos son alternativas efectivas a los antibióticos, ya que suprimen estos patógenos y ayudan a mantener la salud de las aves. Los fitoquímicos son compuestos vegetales como el timol y el carvacrol del orégano, el trans-cinamaldehído de la corteza de la canela y el eugenol del aceite de clavo.

“La finalización exitosa de esta investigación proporcionará a la industria avícola un control eficaz de patógenos antimicrobianos en pollos de engorde”, afirmó uno de los investigadores. "En última instancia, proporcionará estrategias para mejorar la sostenibilidad a largo plazo a través de una mayor seguridad alimentaria, salud pública, prosperidad económica y una mejor calidad de vida para la producción avícola de pequeña y mediana escala".

Lidiando contra el estrés por calor

Otro de los problemas más complicados de abordar en la salud de las aves de corral con restricción de antibióticos es el estrés por calor, que según los investigadores ocasiona millones de dólares de pérdidas anuales. En este sentido, se están desarrollando dos estrategias para ayudar a lidiar con el estrés por calor de las aves de corral: nutrición y acondicionamiento térmico.

Los probióticos y compuestos fitogénicos que el proyecto está investigando como medio para controlar los patógenos también mejoran la salud intestinal general. Según uno de los investigadores, "si podemos aliviar el estrés, fortalecer la integridad de la barrera intestinal y fortalecer el intestino, tal vez podamos mejorar la salud y el bienestar del ave".

El uso de acondicionamiento térmico para reducir el estrés fisiológico provocado por la temperatura ambiental requiere exponer a los pollitos a altas temperaturas durante un corto tiempo al tercer o cuarto día después de la eclosión. Hacerlo, explican, ayuda a que las aves puedan tolerar las altas temperaturas a medida que maduran.

Así, los investigadores compararán las aves que utilizan el acondicionamiento térmico y el plan de nutrición con las aves bajo prácticas de manejo estándar, un grupo de control, para determinar si una o alguna combinación de ambas estrategias novedosas puede aliviar el estrés por calor y mejorar la salud de las aves. En este caso, en vez de utilizar análisis de sangre se utilizará una técnica nueva y menos invasiva que analiza los niveles de proteína de choque térmico en las plumas.

Igualmente, se utilizarán cámaras de vídeo y un algoritmo de visión para rastrear y analizar el comportamiento de los pollos. “Comer genera calor”, explican. "Si las aves ya están bajo estrés por calor, deben dejar de comer para reducir la temperatura central de su cuerpo y evitar la hipertermia". Y si las aves comen menos, no crecen como deberían y la producción avícola se ve afectada.

La meta de todo esto se reduce a la producción de alimentos, apuntan los investigadores. "La población mundial está creciendo, y para 2050, para satisfacer las necesidades de proteínas humanas, la producción de carne y huevos tendrá que aumentar un 73 por ciento, según un estudio de la FAO".

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

23 Julio 2021

23/07/2021

Lluís Ferrer, Laia Solano y Guadalupe Miró resuelven dudas sobre la leishmaniosis en las charlas Leish Talks de LETI Pharma

Empresas Porcino

23 Julio 2021

23/07/2021

MSD Animal Health lanza la campaña “Las 4 a raya”

Empresas Animales de compañia

23 Julio 2021

23/07/2021

Una nueva plataforma de expertos en osteoartritis canina

Empresas Avicultura

23 Julio 2021

23/07/2021

Recría de pollitas, manejo en aviarios y salud digestiva de las aves, ejes del III Encuentro Profesional de Puesta Alternativa de Nanta

Actualidad Equino

23 Julio 2021

23/07/2021

La EFSA identifica las bacterias resistentes a los antibióticos más relevantes en la medicina equina

 
 

EVENTOS