MI CUENTA | REGISTRARME
PortalVeterinaria

El virus del Nilo Occidental reaparece en España y pone en guardia a la cabaña equina

Se han detectado cuatro focos en septiembre, tres en Andalucía y uno en Extremadura


La Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (RASVE) del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha confirmado la aparición este mes de septiembre cuatro nuevos focos de Fiebre del Nilo Occidental en caballos en España, tres de ellos en Andalucía y otro más en Extremadura.

El 23 de septiembre de 2015 se han declarado los tres focos andaluces, con sendos caballos infectados en Guillena (Sevilla) y Vejer de la Frontera y Benalup-Casas Viejas (Cádiz). Dos días después se ha declarado la infección de otro animal en Navalvillar de Pela, en la provincia de Badajoz. Desde 2010 vienen apareciendo focos de la enfermedad cada año en España. El año pasado el número ascendió a ocho, de los cuales uno se declaró en Castilla-La Mancha y siete en Andalucía.

La aparición de nuevos focos cada año en la península Ibérica demuestra que el virus continúa en circulación en la población de aves silvestres de Europa, que constituyen el reservorio de la enfermedad. Además, los mosquitos transmisores están ampliamente distribuidos por todo el continente, todo lo cual hace especialmente importante concienciar al propietario de caballos de la necesidad de protegerlos frente a esta enfermedad.

La fiebre del Nilo Occiental es de declaración obligatoria y no tiene tratamiento

La fiebre del Nilo Occidental es una enfermedad de declaración obligatoria, incluida en la lista la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Está causada por el virus del mismo nombre (West Nile virus, WNV, en inglés) y se transmite a través de la picadura de mosquitos del género Culex.

Los principales síntomas de esta patología en los équidos son pérdida de apetito, depresión, tropezones, contracción muscular, parálisis parcial, visión disminuida, presión de la cabeza, rechinar de dientes, marcha confusa, convulsiones, vueltas en círculos e incapacidad para ingerir y debilidad (habitualmente en los miembros posteriores y a veces seguida de parálisis). También puede darse fiebre y llega a producir la muerte de los animales.

La única forma de controlar esta enfermedad es la prevención de su aparición mediante la vacunación de los caballos y la aplicación de tratamientos repelentes y desinfectantes que acaben con los vectores que la transmiten. No hay tratamientos específicos.

El momento idóneo para la vacunación es al inicio de la primavera cuando el aumento de las temperaturas propicia una mayor llegada de mosquitos vectores de la enfermedad, lo cual incrementa el riesgo de transmisión. El otoño, según una nota de prensa emitida por Zoetis, es cuando hay que revacunar a los animales que recibieron su dosis en primavera o, en todo caso, iniciar la vacunación de los caballos no protegidos para evitar que se contagien.

La Junta de Andalucía ha editado un tríptico que se puede descargar gratuitamente (clic aquí) para informar a ganaderos y veterinarios de las cuestiones clave acerca de la fiebre del Nilo Occidental.

Mas noticias

Evaluación del pronóstico de una traqueostomía permanente

Mantienen vivo el cerebro de un cerdo horas después de su muerte

Proyecto SMART broiler: la apuesta de McDonald's por el bienestar animal

Determinación de la dosis de midazolam para la coinducción con alfaxalona en gatos

“La sociedad no es consciente de que la vacunación ayuda a prevenir enfermedades que se transmiten a las personas”

Noticias de interés

EVENTOS