MI CUENTA | NEWSLETTER

La reproducción y las migraciones afectan a la dinámica de las enfermedades


Peste porcina, rabia, gripe aviar, etc. son enfermedades que cuando surgen en poblaciones de vida silvestre a menudo también afectan a los animales de granja y a los humanos. Aun así, sus causas y la dinámica de su propagación suelen ser complejas y no se comprenden totalmente.

Un equipo de científicos del Helmholtz Centre for Environmental Research (UFZ), el Friedrich Loeffler Institute (FLI) y la University of Potsdam, bajo la dirección del Leibniz Institute for Zoo and Wildlife Research (Leibniz-IZW), llevó a cabo este estudio*.

Cédric Scherer (Leibniz-IZW) explica a ScienceDaily que "estudios como este ayudan a descubrir las dinámicas temporales y espaciales de enfermedades como la peste porcina clásica y que los resultados se pueden usar para encontrar las posibles causas de algunas epidemias así como medidas para prevenir nuevas infecciones y brotes”.

Zona de estudio

Los investigadores llevaron a cabo un análisis de datos a largo plazo de un brote de peste porcina clásica (PPC) en jabalíes que ocurrió entre 1993 y 2000 en el estado federal alemán de Mecklemburgo-Pomerania Occidental.

Análisis de datos

Gracias a la minuciosa recogida de datos a largo plazo por parte de las autoridades de Mecklenburg-Vorpommern durante el brote, ha sido posible investigar las diferencias temporales y espaciales en la diseminación de la PPC.

Los autores del estudio analizaron los datos en las distintas fases de diseminación y, por otro lado, a nivel de individuos y de términos municipales.

Resultados sorprendentes

Los patrones estacionales de la difusión de enfermedades varían de forma extrema. Stephanie Kramer-Schadt, quien lidera el proyecto Leibniz-IZW, comenta que “curiosamente, a nivel de regional la infección es más probable que ocurra en otoño y en invierno mientras que si se examina a los jabalíes de forma individual las infecciones se suelen dar en primavera durante la época de partos” y añade que “asumimos que esto es debido al incremento de actividad en otoño e invierno. En particular, la búsqueda de parejas de apareamiento y la escasez de alimentos conducen a cambios de ubicación más frecuentes y, por lo tanto, probablemente permitan la propagación de la enfermedad más allá de los límites de la región”.

Por otro lado, y en contra de lo que se ha interpretado hasta ahora, la densidad de jabalíes en una zona no es decisiva. El epidemiólogo Hans-Herrmann Thulke (UFZ) explica que “este hallazgo es comprensible ya que en prácticamente todas las zonas hay más jabalíes de los necesarios para la propagación de enfermedades infecciosas”.

El caso de la PPC

La PPC es una infección viral que afecta tanto a cerdos domésticos como a jabalíes. A pesar de que los síntomas son parecidos, los agentes patógenos de la PPC y la peste porcina africana (PPA) no guardan relación en el curso de la enfermedad. Los brotes de PPC de larga duración que afectan a jabalíes suelen acabar infectando también a cerdos domésticos. Este paso a animales de producción puede causar grandes pérdidas económicas ya que se tienen que sacrificar todos los cerdos domésticos de forma urgente y, además, se cierran fronteras.

Con el objetivo de limitar la diseminación de la PPC entre los jabalíes, se podrían usar cebos de vacunación y/o la caza de jabalíes para reducir su densidad. Pero, aunque se ha discutido en numerosas ocasiones la opción de reducir la densidad a un mínimo teórico como medida de control, este estudio demuestra que después de un brote el factor que tiene más influencia es la tasa de contacto entre animales y no la densidad. Esta tasa de contacto incrementa debido a cambios en los patrones de movimiento y esto hace que la enfermedad pueda persistir durante años. Con el objetivo de prevenir esta persistencia de la enfermedad en próximos brotes, el foco de atención se debería poner en reducir la ratio de contactos entre grupos de jabalíes.

Conclusiones

Los resultados de este estudio destacan la importancia de investigar los patrones de riesgo de infección tanto a nivel individual como de zona para entender la persistencia a largo plazo de las enfermedades en animales silvestres y para ayudar a la hora de realizar acciones de manejo.
Además, los autores destacan que explorar diferentes tipos de agregaciones temporales de los datos ayuda a revelar patrones estacionales importantes que, de lo contrario, podrían quedar enmascarados.

Por lo tanto, se sugiere que las regiones libres tienen un mayor riesgo de infección debido a los cambios en los patrones de movimiento, básicamente durante la época de apareamiento (octubre e invierno), lo que revela la importancia de focalizar las intervenciones en individuos, estaciones del año y zonas de territorio en caso de nuevos brotes.



*Scherer C, Radchuk V, Staubach C, et al. Seasonal host life‐history processes fuel disease dynamics at different spatial scales. Journal of Animal Ecology, 2019. doi: 10.1111/1365-2656.13070.

Mas noticias

Cambios de comportamiento en perros con epilepsia idiopática

Grupo Asís regala un lote de sus productos en el Congreso AVEPA-SEVC

Modelo de clínica veterinaria: Urgencias

El Grupo intersindical veterinario da sus razones para no apoyar la manifestación del 17 de noviembre

Nutreco firma un acuerdo para adquirir el negocio de piensos compuestos de Cargill en Portugal

Noticias de interés

EVENTOS