MI CUENTA |

Los datos demuestran que la ganadería no es la principal contaminante en España


Tal y como publica Dicyt en su página web, un estudio desarrollado por investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV), pertenecientes al Centro de Tecnologías Físicas.

Este trabajo se enmarca dentro de la investigación llevada a cabo por el grupo LARS-UPV de la UPV, en la que participan los investigadores Elena Sánchez García, Itziar Irakulis Loitxate y Luis Guanter.

Su trabajo se centra en el desarrollo de técnicas de teledetección para la monitorización global de emisiones de gases a la atmósfera.

¿Cómo se ha llevado a cabo el estudio sobre la reducción de la contaminación durante el confinamiento?

Para ello, el equipo de la UPV ha analizado imágenes satelitales de la misión Sentinel-5P del programa Copernicus de la Agencia Espacial Europea (ESA) y ha comparado datos de dos periodos:

  • Del 10 al 14 de marzo.
  • Del 15 al 20 de marzo.

A partir de estos datos, han generado una serie de mapas que muestran las concentraciones de dióxido de nitrógeno en algunas de las principales ciudades españolas.

¿Qué resultados se han obtenido?

Los resultados demuestran que los niveles de concentración del dióxido de nitrógeno (NO2), uno de los principales responsables de la contaminación del aire, han disminuido una media del 64 % en las principales ciudades españolas tras las medidas decretadas para la lucha contra el COVID-19. 

Por ciudades, la reducción ha sido de un: 

  • 83 % en Barcelona. 
  • 76 % en Castellón. 
  • 73 % en Madrid. 
  • 68 % en Alicante. 
  • 66 % en Bilbao. 
  • 65 % en Gijón. 
  • 64 % en Valencia. 
  • 55 % en Málaga. 
  • 52 % en Zaragoza. 
  • 36 % en Sevilla. 

Aunque la variabilidad atmosférica (vientos y precipitación) puede afectar los números calculados para cada ciudad, el efecto debido a las medidas impuestas por el Gobierno relativas a la limitación de la movilidad de los ciudadanos y a la actual situación de confinamiento es dominante. 

Según destacó Elena Sánchez-García, investigadora del grupo Land and Atmosphere Remote Sensing (LARS-UPV) del Centro de Tecnologías Físicas de la UPV, el NO2 es un importante indicador de la calidad del aire. “Altas concentraciones de este gas pueden afectar al sistema respiratorio y agravar ciertas patologías. Además, este gas está relacionado con la formación de lluvia ácida”, apuntaba. 

“Tal y como se ha comprobado en el caso de Wuhan (China), o el Norte de Italia, nuestro estudio constata cómo las medidas de confinamiento y reducción de actividad económica se han traducido en una clara disminución de la contaminación atmosférica en todo el país”, añadió Sánchez-García. 

Entonces... ¿Qué pasa con la ganadería?

Desde Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, y ante los datos publicados por este estudio de la UPV en los que se destaca una reducción de emisiones en los últimos 15 días, se ha hecho público un comunicado en su página web que señala que esto demuestra que el sector agroalimentario no es el mayor responsable de la contaminación atmosférica y resaltan que la reducción del 64 % ha tenido lugar mientras la agricultura y la ganadería han seguido su actividad.

El NO2, cuya fuente principal es el transporte - representa un 82,3 % del total de las emisiones estatales - afecta muy directamente a la calidad del aire, principalmente de las ciudades, por la aglomeración de vehículos.

Además del NO2, el transporte emite el 99,2 % del dióxido de azufre (SO2) en España, un potente contaminante atmosférico producido por la combustión de combustibles fósiles. 

Asimismo, el transporte representa el 26,1 % del total de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) estatales – particularmente en forma de dióxido de carbono (CO2) -, las cuales contribuyen significativamente al calentamiento global y mantienen un ritmo ascendente desde 2012. 

Por su parte, el sector agrario, emite el 11,6 % de las emisiones de GEI, menos de la mitad de lo que emite el sector transporte y con una función estratégica en el suministro de alimentos. 

Además, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que establece la senda de reducción de emisiones para los próximos 10 años, contempla una reducción de emisiones para el sector agrario de un 12 % para 2030 respecto a 1990, mientras que para el transporte se limita a un escaso 2,5 %. 

“Esta crisis debe hacernos reflexionar sobre las prioridades de reducción de emisiones en el largo plazo y de los sectores que deben afrontar más esfuerzos” insisten desde Unión de Uniones. “El sector agroalimentario estatal cumple con una labor fundamental como es la de producir alimentos para la población, por lo que deben marcarse objetivos realistas que no comprometan dicha labor” concluyen. 

Mas noticias

Productos Animales de compañia

30 Octubre 2020

30/10/2020

Frontline Tri-Act lanza el manual Control integral de la leishmaniosis canina

Actualidad Animales de compañia

30 Octubre 2020

30/10/2020

“La estrategia para el futuro es claramente la digitalización de nuestros cursos”

Productos Animales de compañia

30 Octubre 2020

30/10/2020

Sure Petcare presenta Animo, el monitor de comportamiento y actividad para perros más innovador del mercado

Articulos Animales de compañia

30 Octubre 2020

30/10/2020

Claves para el manejo de la dermatitis atópica

Actualidad Avicultura

30 Octubre 2020

30/10/2020

La producción de huevos de granjas sin jaulas aumenta en todo el mundo

Noticias de interés

 
 

EVENTOS