MI CUENTA |

La huella de carbono en la producción porcina británica se ha reducido casi un 40 % en los últimos 20 años

Para calcularlo se aplicó la metodología del modelado invertido, en la que los resultados se utilizan retrospectivamente para estimar los insumos.


Una nueva metodología de medición ha revelado que la huella de carbono en la producción porcina británica se ha reducido casi un 40 % en los últimos 20 años.

La investigación, que ha recibido financiación europea, se ha llevado a cabo por el Instituto para la Seguridad Alimentaria Global (IGFS) de la Queen's University de Belfast, en Irlanda del Norte, que extrajo sus conclusiones de datos históricos sobre sistemas ganaderos en Inglaterra, Escocia y Gales. Irlanda del Norte no se incluyó en el estudio, pero se planea extender la metodología allí también en un futuro próximo.

Debido a que los datos sobre los insumos agrícolas eran escasos, se desarrolló una nueva metodología de investigación, llamada modelado invertido, en la que los resultados se utilizaron para estimar los insumos retrospectivamente. 

Presión a la ganadería para reducir la huella de carbono

Los sistemas ganaderos se han visto presionados en todo el mundo para reducir su huella de carbono, y el gobierno del Reino Unido ha establecido un objetivo de ganadería “neutral en carbono” para 2050.

El cálculo de la huella de carbono de una explotación ganadera es una métrica compleja que involucra una gran cantidad de indicadores que incluyen el tipo de combustible que se usa en la granja, cómo se cultiva el suelo, el estilo de manejo de la tierra y los tipos de animales y cultivos que se cultivan. 

Aunque la contribución al impacto ambiental por unidad de carne de los sistemas porcinos es relativamente baja, la carne de cerdo es el tipo de carne que más se produce y consume a nivel mundial y, por lo tanto, contribuye de manera significativa a varias formas de impactos ambientales.

En 2013 se estimó que la contribución total de los sistemas porcinos a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) fue de 668 millones de toneladas de CO2, aproximadamente el 10 % de las emisiones de GEI producidas por los sistemas ganaderos en general.

Además, se considera que los sistemas porcinos son los principales contribuyentes a la acidificación y eutrofización del medio ambiente debido a las emisiones de nitrógeno y fósforo del almacenamiento y esparcimiento del estiércol. 

Una caída general en el sector porcino

En este nuevo estudio se evidenció una caída general en la huella de carbono en todo el sector de la cría de cerdos, que se desglosó, para los cerdos criados en interior y exterior, respectivamente, a reducciones del 37,0 % y 35,4 % para el potencial de calentamiento global (comúnmente conocido como huella de carbono ; 21,2 % y 16,4 % para el potencial de acidificación terrestre; 22,5 % y 22,3 % para el potencial de eutrofización de agua dulce; y 15,8 % y 16,8 % para uso agrícola de la tierra.

El estudio muestra que el papel de la alimentación animal es fundamental para el impacto ambiental de las granjas de cerdos, que representan entre el 75 y el 80 % de la huella de carbono.

Por lo tanto, los cambios en los ingredientes de los piensos tenían el potencial de alterar significativamente la calificación de carbono de las granjas de cerdos y de la industria en su conjunto. Específicamente, se descubrió que la tendencia creciente de reemplazar la soja importada de América del Sur (que tiene una alta huella ambiental asociada con la deforestación) por cultivos locales como la colza y la harina de girasol para alimentar a los cerdos tiene un efecto mitigador significativo sobre los resultados ambientales.

También se ha hallado que los avances en la nutrición animal y la disponibilidad de piensos han tenido un efecto beneficioso, en particular el aumento de la disponibilidad de enzimas y aminoácidos sintéticos, cuyo precio disminuyó durante el período de tiempo en cuestión. Cuando se añaden a los alimentos como la colza, estos ingredientes suplementarios aumentan la disponibilidad de nutrientes y mejoran el equilibrio alimentario, lo que reduce la excreción de nutrientes en el estiércol y aumenta la productividad animal hasta en un 30 %.

El estudio también muestra que tales suplementos en la alimentación animal ayudaron a reducir los niveles de fósforo en la escorrentía del estiércol de cerdo en más de un 20 %, reduciendo la contribución de los sistemas porcinos a la contaminación del agua dulce.

También se descubrió que los cambios en el rendimiento animal debido a la cría de cerdos más delgados y de crecimiento más rápido, los aumentos en el número de lechones nacidos por cerda por camada y las reducciones en la mortalidad general han contribuido significativamente a reducir el impacto ambiental.

Por ejemplo, se muestra que los avances en la cría de cerdos más delgados y de crecimiento más rápido reducen la huella de carbono en un 20 %. 

Primera vez que se usa un modelo invertido

El director de la investigación, el profesor Ilias Kyriazakis del IGFS,  señaló que cree que es la primera vez que se utiliza un modelo invertido para investigar el impacto ambiental de cualquier sistema ganadero, lo que marca un punto de partida para la investigación en todo el área de la agricultura y el carbono. La investigación se ha publicado en la revista Agricultural Systems

El profesor Kyriazakis comentó: “La razón por la que esta investigación es tan significativa es que muestra un área de la ganadería donde la huella de carbono se ha reducido en los últimos 20 años".. 

“Hoy en día se oye mucho sobre la necesidad de que los ganaderos reduzcan sus emisiones de carbono por el bien del medio ambiente, especialmente en lo que se refiere a la ganadería de carne y leche. Se presta mucha más atención a los sistemas alimentarios de los rumiantes, ya que producen mayores emisiones de GEI", explicó Kyriazakis. 

“Pero creo que hay lecciones importantes que aprender de este estudio, no solo para una mejor gestión ambiental en lo que se refiere a la cría de cerdos, sino potencialmente para todos los sistemas ganaderos. Algunas de las mejoras identificadas en este estudio podrían potencialmente aplicarse a otros sistemas animales, lo que en última instancia ayudaría a encaminar a nuestros sistemas ganaderos en general hacia un modelo de carbono neutral".

Mas noticias

Actualidad Animales de compañia

02 Marzo 2021

02/03/2021

El suplemento Argos-Vetoquinol sobre EDA felina ya está disponible

Actualidad Animales de compañia

01 Marzo 2021

01/03/2021

Ya está disponible online el número de marzo de la revista Argos

Actualidad Porcino

01 Marzo 2021

01/03/2021

Los investigadores estudian la virulencia de las nuevas cepas de peste porcina africana

Actualidad Animales de compañia

01 Marzo 2021

01/03/2021

AMVAC anuncia que Vetmadrid 2021 será íntegramente online

Empresas Animales de compañia

01 Marzo 2021

01/03/2021

El Hospital Veterinario AniCura Aitana crea una unidad cardiorrespiratoria e intervencionista

Noticias de interés

 
 

EVENTOS