MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

“Nuestro ministro debería haberse asesorado mejor por los facultativos sanitarios que salvaguardan toda la cadena alimentaria”

El Sindicato Veterinario Profesional de Asturias se suma a las críticas a Alberto Garzón y pide que rectifique por unas declaraciones que considera que parten de prejuicios y desconocimiento.


José Fernández Romojaro, presidente del Sindicato Veterinario Profesional de Asturias.José Fernández Romojaro, presidente del Sindicato Veterinario Profesional de Asturias.

El Sindicato Veterinario Profesional de Asturias (Sivepa) afirma que las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, publicadas en el periódico británico The Guardian el pasado 26 de diciembre, son "profundamente prejuiciosas, realmente injustas para todo un sector, y que denotan un gravísimo desconocimiento sobre el sistema productivo ganadero español, siendo absolutamente impropias de un cargo de tal responsabilidad. Antes de hacerlas, nuestro ministro debería haberse asesorado mejor por parte de los facultativos sanitarios que salvaguardan toda la cadena alimentaria del campo a la mesa, que no son otros que los médicos veterinarios".

Del mismo modo, el sindicato señala que lo primero que debería haber valorado es la “necesidad” de este sistema productivo, "ya que nunca debemos olvidar que la producción intensiva es la que permite optimizar costes de tal manera que las familias de menores ingresos puedan permitirse consumir regularmente alimentos de origen animal como leche, huevos, carne de cerdo, de pollo o, los más afortunados, de ternera incluso. Todavía viven españoles que saben lo que era no poder consumir estos productos nada más que, con suerte, en contados festivos señalados".

Sivepa recuerda al ministro que la importante parte de la vigilancia en salud pública que se encarga de la seguridad alimentaria, no incluye solo que los alimentos sean sanitariamente seguros, nutritivos y saludables, sino que también que estén disponibles en cantidad suficiente para toda la población, incluyendo las capas más desfavorecidas de la sociedad. A día de hoy, añade, esto no es viable sin la producción intensiva. "Si la eliminamos en España y en la UE, tenderemos que comprar estos productos de terceros países que produzcan intensivamente sin las garantías de bienestar y calidad que exige Europa, o convertiremos la carne, huevos, leche, etc., en artículos para ricos, como ya lo fueron en otros tiempos".

La contaminación

En cuanto a la contaminación que generan estos sistemas, el Sindicato Veterinario Profesional de Asturias explica que "la actividad ganadera se regula de la misma forma que se regula cualquier otra actividad industrial. Las ganaderías, sea cual sea su régimen de explotación, deben contar con informes pertinentes de impacto económico, social y ambiental antes de que se apruebe su instalación, y la opinión pública debe de saber que en toda la producción de alimentos, no solo en el caso de la carne en España, está sujeta a elevados estándares de calidad que establece la UE".

Los controles se realizan de manera homogénea y en todos los estados miembros por igual, siendo además estos controles, auditados por inspectores comunitarios. "Así, con la valoración simplista que se hace respecto a la producción ganadera intensiva, sin tener en cuenta su regulación y necesidad social, tendríamos que plantearnos de la misma manera prohibir también los aviones, el turismo, los coches, las grandes industrias o incluso la calefacción en invierno, entre otros", añade Sivepa.

La calidad de la carne

También ha querido aclarar Sivepa el concepto de calidad de la carne, y distinguir entre la calidad del sabor y la calidad de la carne respecto al cumplimiento de la ley en cuanto a garantías sanitarias y nutricionales. "Las características organolépticas de la carne en los diferentes sistemas de explotación no son las mismas, pero no hay que olvidar que hay muchos otros factores que influyen en la calidad del sabor tanto o más que el sistema productivo, como son la raza, la edad, la alimentación, el transporte, el sacrificio, la cantidad de grasa, la pieza de la que procede la carne, el grado de maduración, el tipo de corte de la carne, la manipulación posterior o los tratamientos que haya recibido, entre otros. No siempre es cierto que la calidad organoléptica de la carne sea inferior en un sistema productivo intensivo".

En cuanto a la calidad sanitaria y nutricional "no hay nada que discutir, está supervisada rigurosamente por los facultativos veterinarios en toda la cadena, y el sistema intensivo cumple la normativa europea que es la más celosa, exigente y restrictiva del planeta en aspectos de higiene de la explotación, identificación animal, alimentación animal, residuos y contaminantes del producto, etc. Específicamente, además, el control sanitario de zoonosis y otras enfermedades es más riguroso en este sistema intensivo ya que todo el ambiente está más controlado".

Sivepa advierte de que no existen diferencias entre la calidad de la carne que se consume en España y la que se exporta. "Lo que sí sería cierto que podría mejorar esta calidad haciendo que ningún caso particular se escape a los controles, es aumentar la plantilla de facultativos veterinarios oficiales, que es claramente insuficiente para la cantidad y calidad de controles que se exigen a día de hoy. Así, decir que España exporta carne de mala calidad porque posee explotaciones intensivas, es una falacia de negativas consecuencias".

Maltrato animal

"En cuanto a la afirmación de que los animales son 'maltratados', aunque a mucha gente le resulte chocante, el bienestar animal es una de las partes fundamentales de la sanidad animal, y ésta, a su vez, es un aspecto fundamental de la Salud Pública. Es decir, la vigilancia del bienestar animal forma parte de la vigilancia en Salud Pública, y es por eso que es una competencia que está dentro de la cartera de servicios del Comisario de Salud de la UE y no de ningún otro", comenta Sivepa.

"Cuando hay maltrato animal, tarde o temprano y de una manera u otra, aparecen problemas de salud pública", añade al respecto el sindicato veterinario. "Y claro está, el médico veterinario es el facultativo sanitario competente y responsable de la parte de la salud pública que incluye la sanidad animal y, por tanto, el único competente en valorar si un animal está siendo maltratado o no, o cuál es su grado de bienestar, tal y como ha ratificado una reciente sentencia del Tribunal Supremo al respecto (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Quinta, Sentencia núm. 1457/2021)".

La UE cuenta con normativa muy extensa de obligado cumplimiento sobre aspectos de bienestar animal e incluso de cómo se deben hacer los diferentes controles oficiales, tal y como recuerda Sivepa. "Así, hay que decir que, salvo que una explotación intensiva escape al control veterinario oficial por escasez de facultativos o mediante alguna otra argucia, NO existe maltrato animal, porque no se permiten prácticas de maltrato". Si se detectan se sancionan y se corrigen, e incluso, si es necesario, se cierra la explotación.

Por otra parte, agregan, el grado de bienestar animal incide directamente en la producción y el rendimiento económico de las explotaciones, por lo que muchos productores van más allá de las exigencias de la UE en el bienestar de sus animales para mejorar su productividad en lo que se denomina sistema Welfare Quality. "Así, decir que los animales son maltratados porque provienen de explotaciones intensivas es incierto y muy perjudicial para el sector".

"Otra cosa", prosigue el sindicato, "es que queramos elevar científica y profesionalmente los cánones de bienestar animal que nos hemos impuesto legalmente para estas explotaciones, que en la UE son los más elevados del mundo. Esto podría ser factible poco a poco, y de hecho las exigencias de bienestar animal en la UE están continuamente evolucionando hacia mejor. Pero esto no significa que, para salvaguardar con celo un bienestar animal idealizado por organizaciones y cargos con muy buena voluntad pero poco rigor científico y profesional, tengamos que eliminar la producción intensiva, ya que tendríamos que socavar los ya dañados parámetros de “bienestar del animal humano” quitando de la mesa de las familias con menos renta carne, leche, huevos, etc".

La importancia de la industria cárnica

Además, recuerda, la industria cárnica es la cuarta más importante en España con una cifra de negocio de más de 27.000 millones de euros, lo que se traduce en el 2.4 % del PIB, y la ganadería no solo es la principal actividad de muchas regiones españolas, sino que también ayuda a fijar la población a las zonas rurales.

Por eso, desde el Sindicato Veterinario Profesional de Asturias consideran que las palabras del ministro "contribuyen a un injusto desprestigio internacional de todo un sector, moviéndose entre el prejuicio, el desconocimiento, la falacia, la falta de rigor y la irresponsabilidad; por lo que sería necesario, y de agradecer, un acto de responsable y sabia rectificación al respecto".

Mas noticias

Actualidad Equino

05 Julio 2022

05/07/2022

El sector equino en España genera 7.392 millones de euros y mantiene 149.863 puestos de trabajo

Actualidad Animales de compañía

04 Julio 2022

04/07/2022

“La oftalmología veterinaria tiene hoy medios diagnósticos muy interesantes, siguiendo muy de cerca la humana”

Artículos Rumiantes

04 Julio 2022

04/07/2022

Las mastitis son las protagonistas de la edición del mes de julio en Albéitar

Empresas Rumiantes

04 Julio 2022

04/07/2022

Veterinarios de toda España se desplazan a Menorca para conocer su sistema de producción de vacuno de leche

Actualidad Animales de compañía

04 Julio 2022

04/07/2022

Nuevas guías para el cuidado de gatos inapetentes y con sondas de alimentación

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS