MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

Ceva presenta 87 pósteres y 6 comunicaciones orales volcadas en la prevención

De esta manera, el laboratorio ha hecho públicos los últimos resultados de sus múltiples investigaciones internas y de los estudios llevados a cabo con colaboradores externos.


Una vez más, Ceva ha tenido un papel destacado en el ESPHM. Por una parte, con su apoyo como Gold Sponsor a la celebración del simposium y por otra, con la presentación de 87 pósteres y seis comunicaciones orales con estudios liderados por la compañía. De estos, señalar que 10 han sido realizados en España. Ceva renueva de esta forma su compromiso con los veterinarios especialistas de porcino. 

A destacar entre todas estas investigaciones el gran número de resultados positivos conseguidos con Forceris® (gleptoferron y toltrazuril inyectables) a partir de varios estudios de campo y experimentales. Estos beneficios están respaldados por encuestas realizadas recientemente sobre prevalencia de Cystoisospora suis y deficiencia de hierro en lechones recién nacidos.

En el terreno de las enfermedades infecciosas, el servicio Ceva Lung ProgramTM (CLP) ha continuado monitorizando la incidencia y el impacto de las infecciones por M. hyopneumoniae (M.hyo) y A. pleuropneumoniae (A.p) a nivel nacional y europeo. Por otra parte, con relación a la influenza porcina, se ha demostrado cómo la vacunación con la gama Respiporc impacta en los parámetros de rendimiento en las granjas.

Del mismo modo, se han elaborado patrones epidemiológicos de infecciones entéricas como salmonelosis o diarrea neonatal debida a E. coli o Cl. perfringens, y se han presentado numerosos ensayos con Circovac® (PCV2), Hyogen® (M.hyo) y DUO™, una combinación lista para mezclar, Coglapix® (A.p.), Progressis® (PRRSv), Respiporc® Flu3, Respiporc® FLUpan H1N1 (SIV), Enteroporc COLI AC® (E. coli y Clostridium perfringens), Salmoporc® (Salmonella Typhimurium) y Ecoporc Shiga® (E. coli Stx2e), confirmando su eficacia e indicando diversas estrategias de vacunación.

Mayor GMD y peso al destete con un solo tratamiento frente a coccidiosis y anemia

De las comunicaciones presentadas por la delegación española de Ceva, hay que resaltar los estudios realizados por el Servicio Técnico Porcino de la compañía junto con colaboradores de universidades y empresas para evidenciar los beneficios de la prevención conjunta de la coccidiosis y de la anemia ferropénica en lechones mediante una combinación inyectable por vía intramuscular de gleptoferrón y toltrazurilo (Forceris®).

Así, por ejemplo, en un estudio con 280 camadas de una granja con una incidencia contrastada de diarrea por Cystoisospora suis se comparó el tratamiento con Forceris® frente a la administración de gleptoferrón intramuscular y toltrazurilo oral por separado (C. Casanovas y cols.). Como resultado, el grupo Forceris® consiguió un aumento significativo del peso al deteste (PD) de 0,239 kg/lechón, que se explica por la reducción de la diarrea, en especial durante las primeras dos semanas de vida, aunque también se ha descrito que es posible que el rendimiento del crecimiento de los animales infectados por C. suis sin signos clínicos (diarrea) disminuya durante la lactación. Con relación a la mortalidad, no se observaron diferencias entre los dos grupos.

En la misma línea, varios ensayos en explotaciones comerciales llegaron a las mismas conclusiones. Así, en una prueba con 28 camadas, Maiquez y cols. demostraron que el tratamiento con Forceris® aumentó significativamente el PD (+ 380 g) y la Ganancia Media Diaria (GMD) (+20 g/día) durante el periodo de ensayo en comparación con los lechones tratados con toltrazurilo oral. 

Otro estudio con 48 camadas junto con la Universidad de Zaragoza (L. E. E. Udvarhelyi y cols.), constató que el PD y la GMD de los lechones fueron significativamente superiores en el grupo Forceris® (PD 6,25 ± 1,74; GMD 0,217 ± 0,08) frente al grupo tratado con toltrazurilo oral (PD 5,91 ± 1,66; GMD 0,197 ± 0,07), por lo que la administración de Forceris® representa en estos estudios una estrategia eficiente para mejorar la calidad de los lechones al destete.

Por último, una tercera prueba con 71 camadas (C. Molina y cols.), que fue presentada de manera presencial en el congreso, concluyó que la media de la ganancia total de peso (GT) y la GMD fueron significativamente superiores en el grupo Forceris® (GT 4,16 ± 1,18; GMD 0,184 ± 0,05) en comparación con el grupo tratado con toltrazurilo oral (GT 4,06 ± 1,40; GMD 0,180 ± 0,06), por lo que la administración de Forceris® representó una práctica eficiente.

Abordaje integral de las patologías respiratorias

PRRS: estabilización combinando vacunas vivas e inactivadas

El estudio presentado por C. Agüero y cols, ha tratado de arrojar luz sobre el efecto de los distintos protocolos de vacunación de las cerdas frente al PRRSV, que suelen basarse en la combinación de vacunas vivas modificadas e inactivadas para mantener la inmunidad frente a esta patología y la estabilidad de la granja. Sin embargo, hay pocos datos relativos al efecto de estos protocolos combinados sobre la viremia en los lechones.

De esta manera, en una explotación en dos fases con 2.800 cerdas, manejo semanal e inestable a PRRS que presentaba un brote de esta enfermedad, se vacunó a toda la granja con dos dosis de una vacuna viva modificada y, cuatro semanas más tarde, con una vacuna inactivada (Progressis®). Posteriormente, se administró otra dosis de vacuna inactivada cuatro semanas antes del parto.

El primer lote de lechones negativos a PRRS al destete coincidió con el primer lote de nacidos de cerdas vacunadas con la vacuna inactivada en ciclo. A partir de este momento, todos los lechones al destete de los seis lotes posteriores muestreados fueron negativos a PRRS, lo que confirmó la estabilidad de la granja frente al PRRSv. 

Por tanto, estos resultados indican que el programa de vacunación basado en la combinación de vacunas vivas modificadas e inactivadas puede ser una estrategia valiosa para la estabilización del PRRS en una granja porcina comercial y para aumentar la inmunidad de los lechones recién nacidos frente al virus durante las primeras semanas de vida.

Vacunación eficaz de cerdas y lechones para el control de las infecciones tempranas de PCV2

S. Oliver y cols. estudiaron durante dos años el efecto de un programa de vacunación en cerdas y lechones frente a PCV2 en un contexto de infección temprana de los lechones, partiendo de dos granjas en las que solo se vacunaban los lechones al destete con una vacuna elaborada con una subunidad de PCV2.  En estas explotaciones se detectaron lechones virémicos a las 6 y 9 semanas de edad (granja A) y a las 6 semanas (granja B) por lo que se inició un nuevo programa de vacunación con Circovac® en cerdas y lechones: cerdas, una dosis (2 ml) al final de la lactación; lechones, 0,5 ml al destete hasta la llegada de los primeros lechones nacidos de cerdas vacunadas. Al mismo tiempo, se evaluó la dinámica de la infección por PCV2 en los lechones nacidos de cerdas vacunadas a las 3, 6 y 9 semanas de edad, así como los niveles de anticuerpos maternos frente al PCV2 a las 3 y 5 semanas de edad en el primer lote de lechones nacidos de las cerdas vacunadas. 

Los primeros lechones nacidos de cerdas vacunadas presentaban niveles más altos de anticuerpos a las 3 semanas de edad que aquellos nacidos de cerdas no vacunadas. A las 5 semanas de edad se detectó un descenso en el nivel de anticuerpos, por lo que se decidió vacunar a esa edad a los lechones nacidos de las cerdas vacunadas. A partir de ese momento, no se encontraron muestras positivas a PCV2 a las 3, 6 o 9 semanas de edad en ninguno de los muestreos realizados durante el estudio. Por tanto, este protocolo de vacunación de cerdas y lechones con Circovac® ha demostrado ser una herramienta eficaz para el control de las infecciones tempranas por el PCV2.

Reducción eficaz de las lesiones por neumonía enzoótica

A pesar de los últimos avances, el complejo respiratorio porcino (CRP) sigue siendo una importante causa de pérdidas económicas para las granjas. La neumonía enzoótica provocada por M. hyopneumoniae se reconoce como parte fundamental de este complejo patológico y da como resultado un importante descenso del rendimiento de los animales.

En esta ocasión, un estudio comparativo trató de evaluar la eficacia de distintas vacunas comerciales frente a M. hyopneumoniae en relación con la prevalencia y extensión de lesiones pulmonares compatibles con neumonía enzoótica observadas tras el sacrificio de cerdos vacunados. El estudio se llevó a cabo desde enero de 2016 hasta octubre de 2021. Mediante la metodología del Ceva Lung Program (CLP), se puntuaron en matadero un total de 2.174 lotes y 344.966 pulmones de diferentes granjas españolas en las que se administraron 10 vacunas comerciales distintas frente a M. hyopneumoniae y entre las que se encontraba Hyogen®

Así, en comparación con cerdos vacunados con otras vacunas monodosis, de dos dosis o monodosis con dos antígenos, el grupo Hyogen® mostró un menor porcentaje de pulmones afectados por lesiones compatibles con neumonía enzoótica, un menor porcentaje de superficie afectada de todos los pulmones, un menor porcentaje de superficie afectada de los pulmones neumónicos y menos pulmones con cicatrización de forma estadísticamente significativa (p < 0,001). Por tanto, en este estudio, Hyogen® mostró ser más eficaz en la reducción de las lesiones pulmonares que el resto de vacunas examinadas.

Vacunación de cerdas frente a gripe A para reducir la mortalidad en transición

El virus de la gripe A (IAV) es uno de los principales patógenos implicados en el CRP. No existe mucha información sobre el efecto de la vacunación de las cerdas en el control de la infección por IAV en lechones al destete y en la mortalidad en la transición. De esta manera se inició un ensayo en una granja de 800 cerdas en dos fases (reproductoras y transición) en la que no se vacunaba frente al IAV. Se confirmó la infección por IAV en los lechones en transición, caracterizando el aislado como subtipo H1huN2. El programa de vacunación consistió en dos dosis (de 2 ml cada una) de Respiporc Flu3 con un intervalo entre inyecciones de 3 semanas y vacunaciones posteriores en sábana cada 4 meses. 

Como resultado se pudo comprobar que la mortalidad media en transición fue significativamente menor en el periodo en que las cerdas comenzaron a vacunarse con Respiporc Flu3 (3,82 % ± 0,02) en comparación con el periodo anterior (5,28 % ± 0,03) (p = 0,008). También se hallaron diferencias significativas en el consumo de antibióticos (5,46 mg/PCU frente a 3,69 mg/PCU).

De esta manera, se puede concluir que la vacunación de las cerdas frente al IAV fue una herramienta eficiente para reducir significativamente la mortalidad y el consumo de antibióticos durante la transición.

Acceso a los estudios

Para consultar los estudios pulse aquí.

Mas noticias

Actualidad Animales de compañía

29 Julio 2022

29/07/2022

La crioterapia utiliza temperaturas bajo cero para tratar neoplasias

Empresas Porcino

29 Julio 2022

29/07/2022

Acciones formativas sobre el PRRS en 11 ciudades de toda España

Actualidad Rumiantes

29 Julio 2022

29/07/2022

El 80 % del espacio expositivo de Sepor está ya confirmado a falta de tres meses para la feria

Actualidad Actualidad Veterinaria

29 Julio 2022

29/07/2022

Una investigación señala cinco zonas “muy prometedoras” para la reintroducción del lince ibérico

Actualidad Animales de compañía

28 Julio 2022

28/07/2022

Comprender a perros y gatos puede prevenir el desgaste de las relaciones

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS