MI CUENTA |   
¿Todavía no estás registrado?

“Debemos hacer comprender a la población que nuestro gran trabajo es alimentar a la humanidad”

Con motivo del Congreso Anual de la Asociación Mexicana de Veterinarios Especialistas en Cerdos (AMVEC) su presidente, José Antonio Padilla Pérez, comenta algunos aspectos sobre el sector porcino en México.


José Antonio Padilla Pérez es el presidente de la Asociación Mexicana de Veterinarios Especialistas en Cerdos (AMVEC).José Antonio Padilla Pérez es el presidente de la Asociación Mexicana de Veterinarios Especialistas en Cerdos (AMVEC).

La Asociación Mexicana de Veterinarios Especialistas en Cerdos (AMVEC) ha celebrado del 12 al 15 de julio su LIV Congreso Anual. Su presidente, José Antonio Padilla Pérez, comenta algunos aspectos sobre este importante encuentro, y también sobre la situación del sector porcino en México, así como de los veterinarios especialistas en él. 

México tiene un papel relevante en la producción porcina en el continente americano. ¿Puede hacernos un rápido resumen de las principales cifras del sector en su país? 

La porcinocultura está en el segundo lugar dentro del Producto Interior Bruto del país. Pero aunque representamos cerca del 3 % del PIB más bien tenemos déficit de producción, y necesitamos importar carne para alimentar a toda la población. Aun así, hay empresas que tienen oportunidad de exportar carne de cerdo, a mercados como Japón, que demanda piezas muy diferenciadas, y también algo a España. A través de Opormex tenemos convenios que facilitan el comercio.

¿Han afectado al sector cuestiones como la pandemia de COVID-19, o la guerra de Ucrania?

Definitivamente están afectando, la pandemia cambió el flujo de los insumos. Hay productos que vienen de China y la pandemia obligó a cerrar varios mercados y a detener la producción de granja. Y no hablamos de la guerra, que ha provocado un aumento en los costes de la materia prima.

En México tenemos un gran problema con la inflación, que está en un 12 %, y aquí dependemos de lo que diga el señor dólar. Necesitamos granos para alimentar a los cerdos, y dependemos de las cosechas de los Estados Unidos y de Argentina. En esto, afortunadamente, no somos muy dependientes de Ucrania.

En su opinión, ¿cuáles cree que son los retos de futuro del sector del porcino?

El mayor reto que tenemos es el bienestar animal, hay que convencer a la población de que a los cerdos se les trata bien, que los criamos de las mejores maneras para que produzcan. Es así: si un animal no es bien tratado no produce, el cerdo retrasa el crecimiento y las hembras no crían bien. Somos una industria que vive de los parámetros de producción, si no los alcanzamos deja de haber negocio, y si el animal sufre o es maltratado esos parámteros se rompen y se producen pérdidas.

Los animalistas nos están atacando de más por esta parte del bienestar animal, pero no comprenden que al fin y al cabo como veterinarios del sector porcino contribuimos a alimentar a la población. La producción industrializada no cría mascotas, y nuestro gran trabajo es ese, alimentar a la humanidad.

En este sentido, ¿cómo ha sido la trayectoria de la Asociación que usted preside? ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la profesión veterinaria dedicada al porcino en su país?

Nuestra asociación tiene 54 años, y desde su fundación ha ido creciendo. Nuestro reto principal es capacitar al gremio veterinario (le decimos gremio porque somos como una familia), y prepararlos ante las situaciones que surgen desde la actualidad, pendientes de las enfermedades y de la tecnología que aparecen. Por ejemplo, la asociación se prepara ante la amenaza de pandemias. En España tienen la PPA en los países de alrededor, y aquí la tenemos en República Dominicana, estamos a un brinco de que un turista nos traiga una sorpresa. Por eso, estamos capacitando a gente en contacto con las autoridades de Sanidad del Gobierno. Sabemos que es importante hacer equipo y ya está formado, pendientes de que no llegue a darse un brote de PPA, que sería algo desastroso.

¿Desde cuándo celebra AMVEC su congreso? ¿Cuál ha sido su evolución en el tiempo?

El congreso se celebra desde 1968. Comenzó con la participación de 50 o 60 personas, y hoy tenemos inscritos cerca de 1.700 participantes, aunque pueden llegar a ser alrededor de 2.000 personas, porque invitamos a las familias, nos gusta convivir todos juntos como la familia de AMVEC. Hay que tener en cuenta que esto no es un trabajo, es un hobby, yo no percibo dinero por presidir la asociación, es por altruismo.

El congreso ha tenido sus altibajos, la COVID nos obligó a hacer una pausa, ahora lo retomamos y estamos muy contentos. Al principio eran charlas en una sola sesión, y ahora se celebran cinco sesiones múltiples por especialidad para que el veterinario elija. No todos los asistentes quieren aprender lo mismo, así que se separa por interés del médico veterinario. Tenemos un comité científico y lanzamos una encuesta digital para que los socios nos digan qué temas creen que son interesantes, 

Las empresas ofrecen también talleres de trabajo, y hay además sesiones orales para dar apoyo a los estudiantes de licenciatura y posgrado que deseen hacer publicaciones científicas. Y ofrecemos talleres para veterinarios que llegan como principiantes a las granjas con tips sobre cómo iniciarte en el trabajo.

Hemos pensado también en los veterinarios que se quieren ir a trabajar a otros países, para que sepan cómo seguir los pasos correctamente, con la ayuda de especialistas internacionales. Hay quien dice que así estamos facilitando mano de obra al extranjero pero no es así, es una decisión que cada quien toma.

El congreso está certificado, y cada una de las charlas cuenta como horas de capacitación a quien asiste.

¿Cuáles son los principales temas que se van a tratar en el congreso de este año?

La temática es muy diversa, con múltiples secciones y magistrales venidos de todo el mundo, lo mejor es ver los temas en la página web. Todo el contenido se está grabando, un total de 146 presentaciónes que suponen 90 horas certificadas como conferencias.

A esto se suman los precongresos de las empresas, que pueden dar una temática de contenido científico obviamente presentando su tecnología, producto o innovación, pero que son también información y capacitación para los que asisten. Hay que recordar que este evento no se sostiene solo por la cuota del visitante, sino por aportaciones de la industria en la zona de exhibición, porque el congreso es también un punto de negocios.

La idea es que cuando vienes al congreso de AMVEC te puedas ir llevándote un conocimiento práctico que sirva para resolver el problema que traes. Si hablas con un ponente que te resuelve lo que te preocupaba, ya es un éxito. No hace falta que te sirva todo lo que se puede ver en el congreso.

¿Se preocupan también por los estudiantes?

Sí, damos becas para estudiantes a través de la universidad porque sabemos que ellos no tienen los fondos para inscribirse, preferentemente a alumnos que estén cursando materias de porcino. Lo hacemos para que se enamoren de AMVEC, y de la capacitación,  

¿En México también la mayoría de los estudiantes de Veterinaria prefieren animales de compañía?

Tristemente es así. Tengo colegas que me dicen que cuando hicieron opcional la asignatura de porcino, solo seis de 46 alumnos la pidieron. Es triste porque los veterinarios de porcino estamos alimentando a las personas, y no se está vendiendo de esta manera: los veterinarios no quieren saber de cerdos, y caen aquí después de intentarlo en otras especialidades. Nos queda mucho por hacer, y dentro del congreso tenermos un curso de buenas prácticas en producción porcina que da certificación como especialista ante el Gobierno.

¿Cómo está en general la profesión veterinaria en México?

Aquí en México ser veterinaro no significa ser exitoso monetariamente. Los veterinarios lo son por amor a la profesión, a la camaredería, pero no por el incentivo económico. Pero es que el veterinario está mal entendido por la sociedad, es triste que nos vean simplemente como alguien que inyecta a un perro o cuida una vaca, cuando estamos en un montón de áreas. 

De hecho hemos pensado arrancar una campaña, “Dignificar al médico veterinario”, porque es triste que a un médico de humana lo reconozcan mientras dicen que un veterinario huele a corral, cuando estudié todas las temáticas igual que en la carrera de medicina. Vimos un vídeo en España que nos inspiró para la campaña, y decidimos que tenemos que dignificar a los veterinarios y informar a la población de que proveemos a la socidad de carne saludable, y cuidamos la salud pública.

Mas noticias

Actualidad Salud pública

23 Septiembre 2022

23/09/2022

Las falsas creencias sobre seguridad alimentaria perjudican la salud de los europeos

Actualidad Salud pública

23 Septiembre 2022

23/09/2022

Los veterinarios reivindican una vez más su destacado papel en la salud pública

Artículos Animales de compañía

23 Septiembre 2022

23/09/2022

Cinco consejos para ayudar a que los propietarios comprendan los costes de la atención veterinaria

Empresas Animales de compañía

23 Septiembre 2022

23/09/2022

Urano inaugura su nuevo laboratorio en la localidad portuguesa de Sintra

Empresas Animales de compañía

23 Septiembre 2022

23/09/2022

Acana, patrocinador oficial de Mascoting

 
 

CURSOS

 
 

EVENTOS